Haití

UNICEF construye centros de tratamiento para combatir la propagación del cólera en Haití

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-2279/Dormino
Dos trabajadores preparan un puesto de tratamiento del cólera en el centro de salud Gheskio de Puerto Príncipe, la capital de Haití. UNICEF brinda apoyo a varios centros similares.

Por Benjamin Steinlechner

L’ESTÈRE, Haití, 4 de noviembre de 2010 – Conforme la tormenta tropical Tomas avanza en su ominoso recorrido hacia Haití, la posibilidad de que pudiera cobrar fuerza y convertirse en un huracán plantea una amenaza importante para la atribulada nación insular. Con más de un millón de personas que viven en campamentos temporales y un brote de cólera que en estos momentos se abre paso hacia el norte, Tomas – cuya llegada a Haití se espera para el viernes – podría empeorar dramáticamente una situación de por sí extrema.

En anticipación al posible huracán se están llevando a cabo los preparativos para tratar de mitigar los destrozos potenciales que provoque Tomas.

Sentada sobre la cama de la tienda de campaña donde se recupera su hijo, Godson Noel, Igenice Merceda sostiene la mano del niño y frunce el ceño mientras un médico cambia el suero intravenoso conectado a la mano de Godson Noel.

La tienda de campaña que funciona como hospital es muy calurosa, en parte debido a la gran cantidad de personas que hay en su interior. En la cama vecina a la de Godson Noel, una niña semiconsciente murmura presa de un sueño febril.

“Traje a mi hijo hoy porque había comenzado a vomitar y tenía diarrea”, explica Merceda. “Tuvimos que venir en una mototaxi. Cuando llegamos, mi hijo estaba a punto de perder el conocimiento”.

Alto riesgo de infección

Godson Noel y su madre se encuentran en una de las tres tiendas de campaña temporales que instaló un equipo médico cubano que colabora con las autoridades de salud locales en el tratamiento de las personas afectadas por un brote de cólera. UNICEF reemplazará esas instalaciones provisionales con un Centro de tratamiento del cólera de carácter permanente que funcionará en el hospital comunal, distante unas dos horas por automóvil al norte de Puerto Príncipe.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-2277/Dormino
Un trabajador de la Cruz Roja de Haití muestra a un grupo de estudiantes la manera más adecuada de lavarse las manos como parte de una campaña de prevención del cólera que se lleva a cabo en Puerto Príncipe.

“Todos los días llegan al hospital unos 80 pacientes con síntomas de cólera, pero no tenemos suficiente espacio para alojarles”, apunta el Dr. Narciso Ortiz. “El cólera es una enfermedad altamente contagiosa, y es imprescindible aislar a las personas infectadas de los demás pacientes”.

Sin embargo, en el hospital, que consiste en un solo edificio de dimensiones reducidas, no es posible poner en cuarentena a los pacientes de cólera.

“Tratamos de mantener separados a los pacientes albergándolos en estas tiendas de campaña, pero eso no es suficiente”, añade el Dr. Ortiz. “Corremos grave riesgo de que otras personas se contagien, tanto otros pacientes como los integrantes del personal del hospital”.

Tiendas de campaña completamente equipadas

Un equipo de UNICEF compuesto por doctores y especialistas en cuestiones logísticas llegó el pasado fin de semana al hospital para dar respuesta a los problemas planteados. En cooperación con los contingentes de Bolivia y Ecuador de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), el personal de UNICEF cubrió de tierra un pequeño pantano adyacente al edificio del hospital, para que el CTC cuente con cimientos firmes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-2277/Dormino
Una sesión sobre la prevención del cólera en Puerto Príncipe, la capital de Haití, durante el desarrollo de una campaña en la que también se difunden conocimientos acerca del lavado de manos con jabón, el consumo de agua potable y los métodos adecuados de gestión y eliminación de los desperdicios.

“Sobre estos cimientos se erigirán 10 tiendas de campañas de 40 metros cuadrados cada una, donde se alojarán los potenciales pacientes de cólera que recibe diariamente el hospital”, explica Frank Kashando, coordinador de las labores de UNICEF en el terreno.

“Levantar una tienda de campaña parece una tarea fácil. Sin embargo, cuando se trata de instalar 10 tiendas de campañas con toda clase de equipos médicos el trabajo se hace más complicado”, agrega Kashando. Las tiendas de campaña, que contarán con todos los elementos médicos necesarios y un sistema de suministro de agua y saneamiento, también tendrá el equipo básico requerido para el tratamiento de los pacientes de cólera.

Atender a más pacientes

“Uno de los principales problemas que tuvimos fue el del suministro de agua al centro de tratamiento del cólera“, señala Kashando. “Pero gracias a una alianza con la Cruz Roja Española, se podrá purificar el agua en el propio hospital. En cuanto a la distribución del líquido, UNICEF suministrará bidones de plástico”.

La 10 tiendas de campaña serán suficientes para tratar diariamente a unos 100 pacientes en condiciones higiénicas, además de brindar a doctores y enfermeras un espacio separado donde podrán descansar y llevar a cabo actividades recreativas.

Frente al pequeño hospital, entretanto, se sigue brindando tratamiento al aire libre a gran número de pacientes. Algunos yacen inconscientes sobre colchones y reciben suero de goteros colgados de las ramas de los árboles.

La importancia de concienciar a la población

“Lo peor en una situación como ésta es no contar con instalaciones adecuadas para prestar ayuda a la población. Con el nuevo CTC será posible reducir en gran medida el peligro de infección en el hospital”, detalla el Dr. Ortiz. “Se trata de un paso importante para impedir que la enfermedad se siga propagando”.

Pese a estos y otros esfuerzos, sin embargo, la respuesta al brote de cólera en Haití no tendrá los efectos deseados a menos que la población esté bien informada acerca de los peligros de infección y de las medidas de prevención que puede tomar. UNICEF y sus aliados trabajan para mejorar las estrategias de concienciación e información pública, de manera que se puedan prevenir nuevas infecciones y que los trabajadores de la salud puedan dedicarse a tratar a quienes ya están enfermos.


 

 

Búsqueda