República Democrática del Congo

Se pone en marcha en la República Democrática del Congo una campaña inédita de distribución de mosquiteros

Imagen del UNICEF: DR Congo, Bed nets
© UNICEF video
En Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, varios trabajadores cargan mosquiteros tratados con insecticida en barcazas que los transportarán por el río Congo hasta las regiones más distantes del país.

Por Eva Gilliam

KISANGANI, República Democrática del Congo, 1 de octubre de 2009 - El hijo de Mikala Mobanda, de cuatro años de edad, sufre fiebres y ausencia de apetito desde hace varios días. El niño está aletargado y se queja de varios dolores. En esta región de la Provincia Oriental de la República Democrática del Congo, donde el paludismo tiene carácter endémico y afecta a casi todos los niños, los síntomas no dejan lugar a dudas.

Vea el VÍDEO

Tras someterse a diversas pruebas, el niño es tratado con medicamentos antipalúdicos. Aunque probablemente mejorará en el plazo de una semana,  muy probablemente regresará al centro sanitario antes de un mes.

Los expertos en temas sanitarios calculan que todos los niños y niñas menores de cinco años de la República Democrática del Congo sufren entre seis y 10 ataques de paludismo por año. Eso equivale a un total de unos 100 millones de episodios de esa enfermedad por año, si no más, en todo el país. Anualmente, unos 90.000 niños y niñas congoleños mueren de paludismo y muchos más quedan huérfanos debido a que esa enfermedad debilita y termina por causarles la muerte a sus padres.

Dificultades para prevenir la enfermedad

Los hospitales y centros sanitarios de las comunidades como las de la Provincia Oriental reciben constantemente nuevos casos de paludismo.

Leon Faliala, enfermero, trata a muchos pacientes todos los días en el centro sanitario Umoja ubicado en un suburbio de Kisangani, la capital de la Provincia Oriental. Faliala afirma que las labores de prevención son muy necesarias en esta región, pero que se trata de medidas difíciles de llevar a la práctica.

Imagen del UNICEF: DR Congo, Mosquito nets
© UNICEF DR Congo/2009
Las barcazas cargadas con mosquiteros se preparan para zarpar de Kinshasa con rumbo a Kisangani. El cargamento forma parte de una vasta campaña de distribución de mosquiteros tratados con insecticida para combatir el paludismo en todo el territorio de la República Democrática del Congo.

“Exhortamos a los habitantes a que empleen mosquiteros y eliminen las aguas estancadas de sus viviendas, pero no es fácil”, explica Faliala. “Los mosquiteros no son baratos, ¿y quién puede evitar la acumulación de agua durante la temporada de lluvias?”.

Una empresa muy ambiciosa

A pocos días del comienzo de la temporada de lluvia, UNICEF y varios aliados, como  UNITAID y el Programa Mundial de Alimentos, dirigen la distribución de unos 5,5 millones de mosquiteros en todo el país. Los mosquiteros han sido tratados con insecticida y reducen el peligro de contagio del paludismo.

Los responsables de la campaña se proponen dotar de tres mosquiteros a cada hogar del país.

“Este es un momento muy emocionante para nosotros”, dice Pierrette Vu Thi, Representante de UNICEF en la República Democrática del Congo. “Se trata de una empresa muy ambiciosa que presenta graves retos desde el punto de vista logístico. Sin embargo, la estamos llevando a cabo”.

Retos logísticos

El 18 septiembre, varias barcazas de grandes dimensiones partieron de Kinshasa con rumbo a las provincias Oriental y Maniema con un cargamento de 2,2 millones de mosquiteros. La distribución de esos mosquiteros presenta graves retos logísticos, ya que, entre otras cosas, la provincia Oriental tiene una extensión similar a la de España, y muy pocos caminos.

“Otro factor de gran importancia es el estado del tiempo”, comenta Pierre Singa, un marinero congoleño que forma parte de la tripulación que impulsa las barcazas río arriba. “Se pueden producir averías y hasta hundimientos”.

UNICEF y sus aliados locales se preparan para llevar a cabo la distribución domiciliaria de los mosquiteros una vez que lleguen a Kisangani, y a asegurarse de que los habitantes los empleen de manera adecuada.

La misión justifica el esfuerzo

Pese a que los mosquiteros tratados con insecticida no son suficientes para erradicar el paludismo, sirven para reducir en gran medida la amenaza que representa esa enfermedad para los niños y niñas. Las investigaciones demuestran que cuando se emplean los mosquiteros tratados con insecticida de manera correcta y constante, por cada 1.000 niños que duermen anualmente bajo su protección, seis se salvan de morir por causas relacionadas con la enfermedad.

“Creemos que esta movilización y la distribución de los mosquiteros tratados con insecticida puede marcar una diferencia real”, afirma Vu Thi. 

“Se trata de una misión que justifica el esfuerzo”, agrega Singa. “Siento que estoy haciendo algo por mi pueblo, ayudándole a combatir el paludismo”.


 

 

Vídeo (en inglés)

18 de septiembre de 2009:
En Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, varios trabajadores cargan mosquiteros tratados con insecticida en barcazas que los transportarán por el río Congo hasta las regiones más distantes del país.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda