Congo

La lucha contra el paludismo sobre rieles: Los ferrocarriles del Congo ayudan a UNICEF a distribuir 300.000 mosquiteros

Imagen del UNICEF
© UNICEF Congo/2007
Emelienne Raoul, Ministra de Salud, Política Social y Asuntos de la Familia del Congo, despide a un tren que transporta 300.000 mosquiteros tratados con insecticida que donó el gobierno del Japón.

Por Sarah Crowe

POINTE NOIRE, República del Congo, 13 de agosto de 2007 – Todo comenzó con una plaga de mosquitos trasmisores del paludismo y un voluminoso cargamento de mosquiteros tratados con insecticida, producto de una generosa donación. Todo esto en un país con pocos caminos pavimentados y una población necesitada en zonas inaccesibles dominadas por fuerzas rebeldes.

En esas circunstancias surgió la brillante idea de aprovechar los trenes, que constituyen la única manera de llegar desde el puerto de Pointe Noire, en la costa atlántica del Congo, a su ciudad capital, Brazzaville, distante 600 km por tierra.

Tras varias semanas de preparativos, finalmente se cargaron ocho vagones con 300.000 mosquiteros. En la estación de Pointe Noire, construida en estilo art deco, el tren engalanado con banderas y estandartes esperó la señal de partida rodeado de altos funcionarios. La Ministra de Salud, Política Social y Asuntos de la Familia, Emelienne Raoul, se puso una gorra blanca de maquinista e hizo sonar el pito del tren para dar comienzo a la histórica travesía.

La causa del mayor número de muertes infantiles

El viaje de dos días de duración de ese tren especial a través del Congo tuvo carácter histórico. El primer paso de ese viaje fue la transferencia de los mosquiteros a los vagones en el puerto, seguido por el desplazamiento del convoy a distintos puntos del país donde se fueron traspasando los mosquiteros a camiones que esperaban en las estaciones.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Congo/2007
En Pointe Noire, varios trabajadores cargan un tren con mosquiteros que serán distribuidos en el Congo.
UNICEF pudo poner en marcha esa campaña contra el paludismo, que es la principal causa de mortalidad infantil en ese país africano, gracias a donaciones del gobierno del Japón y el Fondo de los Estados Unidos en pro del UNICEF, además de la colaboración  de la empresa nacional de ferrocarriles.

La campaña constituyó el primer paso del acopio preventivo de mosquiteros en los diversos distritos sanitarios del Congo con vistas a la próxima realización de los Días Nacionales de Salud de la Niñez, una importante campaña integrada de suministro de suplementos de vitamina A, vacunación y eliminación de parásitos, así como de distribución de mosquiteros. El tren antipalúdico también ayudó a informar y crear conciencia en la población acerca de una campaña programada para octubre, mediante la cual se distribuirá medio millón de mosquiteros con el propósito de que prácticamente todos los niños y niñas menores de cinco años cuenten con esa protección.

El paludismo nos exige una lucha constante

“Se trata de una idea realmente original”, manifestó la Sra. Raoul. “La distribución de los mosquiteros por tren indica que nos tomamos muy en serio la lucha contra el paludismo”.

“Por supuesto, los mosquiteros son solamente un aspecto de esa campaña”, continuó diciendo la funcionaria, quien recalcó también la necesidad de educar a la población sobre el empleo correcto de los mosquiteros, así como sobre la importancia de la fumigación con insecticidas en las viviendas y zonas aledañas, el mejoramiento del saneamiento ambiental y el tratamiento inmediato de los niños y niñas que contraen el paludismo.

“El paludismo nos exige una lucha constante, de manera que lo más importante es tratar de matar a las larvas antes de que infecten a las personas”, añadió la Sra. Raoul.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Congo/2007
Un bebé congolés duerme bajo la protección de un mosquitero. Sin embargo, en el Congo miles de niños y niñas mueren anualmente de paludismo debido a que no cuentan con esa protección.
Una alianza estratégica

Desde el tren, en el que viajaban policías armados para proteger el cargamento y el personal durante el cruce de la región de Pool, controlada por los rebeldes, se divisaban en algunas curvas cerradas restos metálicos que daban testimonio de descarrilamientos previos. Menos visibles eran las señales de la gran cantidad de muertes ocurridas durante el tendido de las vías, en los días de la ocupación colonial francesa.

“Resulta paradójico que este ferrocarril, cuya construcción costó 20.000 vidas en el decenio de 1920, se use ahora para salvar vidas”, manifestó el Dr. Koen Vanormelingen, Representante de UNICEF en el Congo.

“La distribución de esos mosquiteros representó un reto enorme, ya que si lo hubiéramos hecho por medios tradicionales habríamos tardado un año en transportarlos”, agregó el Dr. Vanormelingen. “De manera que se nos ocurrió la idea de entablar una alianza estratégica con la compañía ferroviaria y el gobierno nacional”.

La protección de todos los niños

Una visita a cualquier hospital o clínica congolesa, donde abundan los casos de paludismo pediátrico, sirve para comprender la necesidad de esa ambiciosa alianza. Según la oficina de UNICEF en el Congo, apenas un 5% de las mujeres embarazadas y de los niños y niñas menores de cinco años duermen bajo la protección de los mosquiteros tratados con insecticida. El paludismo es la principal causa de la morbilidad y mortalidad infantil del país, así como la mayor causa de la anemia peligrosa de las embarazadas, que a su vez causa peso bajo al nacer.

En las estaciones ferroviarias de Dolisie y Nkayi se entregaron algunos mosquiteros directamente a la mujeres embarazadas y madres de niños y niñas de corta edad. Las mujeres quedaron altamente sorprendidas porque se trató de mosquiteros que no requieren que se les trate nuevamente con insecticida por cinco años.

“Los mosquiteros que podemos comprar en el mercado no están impregnados como éstos, de manera que nuestros niños siguen corriendo peligro de contagiarse el paludismo”, explicó Arlette Boungou, de 28 años de edad, que llevaba en sus brazos a Marie-Loure, su hija de 18 meses de edad. “Con estos mosquiteros que hemos recibido estamos seguros y protegidos”.

El recorrido del tren antipalúdico, que cruzó ríos y rápidos, atravesó bosques tropicales y recorrió las vastas sabanas para llegar hasta la populosa y animada Brazzaville, demostró que las campañas de protección de todos los niños y niñas contra las enfermedades prevenibles marchan sobre rieles y acercó a la población del Congo a la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.


 

 

Vídeo (en inglés)

13 de agosto de 2007:
Sarah Crowe, corresponsal de UNICEF, informa sobre una alianza estratégica del organismo internacional con el sistema de ferrocarriles del Congo a fin de distribuir eficazmente mosquiteros en todo el país.

 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda