República Centroafricana

La República Centroafricana establece la erradicación de la poliomielitis como prioridad nacional

Imagen del UNICEF
© UNICEF CAR/2012
Leonie Gnapelet, con tres de sus seis hijos en su hogar de Bangui (República Centroafricana). Ella se ha asegurado de que todos sus hijos estén vacunados contra la poliomielitis.

La Semana mundial de la inmunización se celebra del 21 al 28 de abril de 2012. Las oficinas de UNICEF en todo el mundo participan en campañas de inmunización y concienciación acerca de la importancia de las vacunas para la supervivencia infantil. UNICEF adquiere el mayor número de vacunas en el mundo para los países más pobres del planeta y ha suministrado vacunas a niños y niñas durante más de 50 años.

Por Linda Tom

BANGUI, República Centroafricana, 20 de abril de 2012. A las 7 de la mañana de un domingo, el cento de salud de Mamadou-Mbaiki es un hervidero de actividad. Las vacunas contra la poliomielitis se meten en cajas herméticas junto con bolsas de refrigeración. Los equipos de vacunación –compuestos por un practicante, un especialista en movilizacion social y un voluntario– se preparan para salir y empezar temprano el último día de la campaña nacional, de tres días de duración, de vacunación contra la poliomielitis.

Durante la campaña, los equipos se reparten de casa en casa y por escuelas, estaciones de tren, iglesias, mezquitas y cualquier lugar donde pueda haber niños. Vacunan a todos los niños y niñas que encuentran contra el virus de la poliomielitis.

“Mi hijo ni siquiera lloró cuando lo vacunaron. Es un chico espabilado", dijo con orgullo Leonie Gnapelet, después de que su hijo de tres años recibiera la vacuna. "Tengo dos hijos y cuatro hijas y ahora todos están vacunados. Conozco las ventajas de la inmunización porque recibí formación como cuidadora infantil".

La movilización social es crítica

Si bien no todos los padres y madres están convencidos de los beneficios de la vacuna contra la polomielitis. Los rumores de que la vacuna hará caer enfermos a los niños hizo que dos progenitores del vecindario de Gnapelet rechazaran que a sus hijos se les inmunizara.

“Después de vacunar a mi hijo, él contrajo diarrea y tuve que llevarle a la clínica. Me cuesta 1.000 francos CFA (aproximadametne 2 dólares estadounidenses) para la consulta del médico y luego también necesité comprar medicinas", explicaba uno de los padres. Mientras que un pequeño porcentaje de niños padecen efectos secundarios, los beneficios de la inmunización compensan los riesgos, aunque la persistente desinformación y la falta de acceso a los servicios de salud contribuyen al rechazo de la vacuna.

La poliomielitis puede ser mortal o deja a una persona paralítica y es altamente contagiosa. En los barrios populosos como el de Gnapelet, el rechazo a la vacunación puede poner en peligro no sólo a una persona dentro de la comunidad sino también a las demás.

Imagen del UNICEF
© UNICEF CAR/2012
Los hijos de Leonie Gnapelet frente a su casa en Bangui (República Centroafricana). Un hijo de Gnapelet de tres años de edad (delante) acaba de recibir la vacuna oral contra la poliomielitis.

La movilización social es crucial para el éxito de la campaña de vacunación. UNICEF participa junto a jóvenes, medios de comunicación y la comunidad, los dirigentes políticos y líderes religiosos para que haya más conciencia de la campaña, además de garantizar que los progenitores y los cuidadores comprendan los beneficios de la inmunización.

“Necesitamos presentar los datos a los padres", afirmó Claudine Madazou, que administra vacunas en Bangui. "Tenemos que ir de puerta en puerta y ayudar los progenitores a comprender los riesgos que comporta dejar a sus hijos sin vacunar. Yo vivo también en esta zona, por lo que todos estos son mis vecinos. Puedo hacerlo porque vivo aquí".

Los agentes del sector privado también desempeñan un papel clave. Las compañías de telefonía móvil del país -Azur, Telecel, Orange y Moov- envían mensajes SMS gratuitos a todos sus clientes con las novedades sobre la campaña de la poliomielitis y los instan a asegurarse de que sus hijos estén vacunados.

Una prioridad nacional

Estos esfuerzos son una respuesta a los cuatro casos de poliomielitis registrados en el país durante 2011, que impuslaron al gobierno a declarar una emergencia nacional con la erradicación de la poliomielitis en el mayor nivel de importancia.

El país es particularmente vulnerable a la propagación de la enfermedad, pues comparte numerosas fronteras con países por donde el virus todavía está en circulación. Además, los años de conflicto e inseguridad han destruido gran parte de las infraestructuras en las zonas afectadas, dejando incluso los servicios de salud más básicos fuera del alcance de la mayoría de 4,4 millones de habitantes que conforman la población centroafricana.

Incluso en la capital, los centros de salud están sobresaturados, gran parte del equipo médico está desfasado y el suministro de medicinas y personal capacitado es escaso. En consecuencia, se estima que morirán en el país 159 niños de cada 1.000 antes de cumplir su quinto cumpleaños, principalmente debido a enfermedades que se pueden prevenir tales como el paludismo, las infecciones respiratorias, la desnutrición y el sarampión.

Las prioridades inmediatas estriban en garantizar campañas de inmunización nacionales continuas y en fortalecer las rutinas de inmunización para proteger contra el brote de la enfermedad. Más aún, resulta necesario poner en práctica métodos efectivos e innovadores para garantizar, que los servicios de salud son accesibles para todas las comunidades, con un énfasis especial puesto en las poblaciones de difícil acceso en las zonas que viven o han vivido el conflicto.

“Todos necesitamos que nos enseñen los riesgos de las enfermedades como la polio. Nuestra falta de conocimiento es lo que impide que los centrafricanos progresen", afirmó Gnapelet.


 

 

Búsqueda