Burkina Faso

Una nueva vacuna brinda protección contra la meningitis en Burkina Faso

Imagen del UNICEF
© UNICEF Burkina Faso/2010/Bkonaté
Varias familias esperan en fila ante un puesto de vacunación en Burkina Faso para recibir la nueva vacuna de la meningitis, que protege durante unos 10 años contra esa enfermedad.

Por Bouréima Konaté

BANFORA, Burkina Faso, 30 de diciembre de 2010 -  Las aldeas de Dègue Dègue y Nofesso se encuentran a 60 kilómetros al este y sur, respectivamente, de la ciudad de Banfora, situada en la región occidental de Burkina Faso. A principios de diciembre de 2010, las familias de ambas comunidades se agolparon frente a los centros de salud de sus aldeas para recibir la nueva vacuna contra la meningitis.

La vacuna, conocida como MenAfriVac, se aplica a los niños, niñas y jóvenes de 1 a 29 años, y ofrece protección contra la enfermedad durante 10 años. Los pobladores de la región se enteraron de la existencia de esa vacuna y de sus efectos benéficos mediante una vasta campaña en la que se emplearon medios de difusión y comunicación personal. Tras recibir esa información, los habitantes hicieron todos los esfuerzos posibles por recibir la vacuna.

Una vacuna contra una “enfermedad grave”

Mamina, una mujer de 37 años de edad, acudió al centro de salud de la aldea de Dègue Dègue en compañía de sus dos hijos, de siete meses y tres años de edad, respectivamente. Mamina sabía que sólo uno de los dos podía recibir la nueva vacuna, debido a que el otro aún no había cumplido un año. “El que se vacunó es mi hijo Binta, y eso me hace muy feliz”, dijo Mamina. “La meningitis es una enfermedad grave que puede causar la muerte. Afortunadamente, mi hijo estará protegido 10 años contra esa enfermedad”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Burkina Faso/2010/Bkonaté
Binta sonríe tras ser inmunizado. “La meningitis es una enfermedad grave que puede causar la muerte”, comenta Mamina, la madre del niño. “Afortunadamente, mi hijo estará protegido durante 10 años contra esa enfermedad”.

Mamina ha sido testigo de los devastadores efectos de esa enfermedad potencialmente mortífera y contó la historia de un vecino de 21 años de edad que murió de meningitis hace dos años. Mamina tiene otros dos hijos, de 8 y 10 años, que fueron vacunados en la escuela.

“Debido a mi edad, yo no puedo participar en esta campaña”, añadió la mujer. “Pero lo importante es que mis hijos han recibido la vacuna”.

Sambo, de 27 años, vive en la aldea de Nofesso, cerca de la frontera de Burkina Faso con Côte d’Ivoire. Sambo esperó turno junto a un grupo de mujeres y niños en edad de recibir la vacuna. “Sé que la meningitis es una enfermedad peligrosa”, señaló. “La vacuna constituye la única manera de protegernos. Tanto yo como mis dos esposas y mis cuatro hijos hemos recibido la vacuna. Ahora, toda mi familia está protegida contra la meningitis”.


 

 

Búsqueda