Angola

Angola cambia el curso en la lucha contra la poliomielitis

Por Suzanne Beukes

UIGE, Angola, 8 de agosto de 2012. En la aldea nororiental de Uige, Ricardo Monteiro (26 años) va de camino al trabajo en su silla de ruedas. Ricardo tiene poliomielitis, que según dice contrajo cuando la familia vivía en la frontera con la República Democrática del Congo durante la guerra civil en Angola.

VÍDEO (en inglés): 5 de agosto de 2012. La corresponsal de UNICEF, Suzanne Beukes, informa sobre un gran triunfo de la salud pública en Angola.  Véalo en RealPlayer

 

Al no sentirse querido por su familia, Ricardo abandonó su casa rumbo a Uige y encontró empleo en el negocio de la metalurgia Mundo Albert. "Me llevó un tiempo encontrar a alguien que quisiera darme trabajo", afirmó Ricardo. Aunque Ricardo sólo terminó hasta el octavo grado en la escuela, es una persona brillante y con ganas de aprender un oficio para ganar dinero y volver a estudiar. "El año que viene estudiaré. Mi sueño es ser enfermero y por supuesto sé que lo conseguiré por la fuerza que tengo dentro de mí".

La historia de Ricardo pasará afortunadamente al pasado. Angola conmemora un año sin poliomielitis. Se trata de un gran hito para un país que derrotó inicialmente a esta enfermedad en 2001 pero que ha sufrido casos repetidos de poliomielitis proveniente del exterior desde 2005.

Atender a todos y cada uno de los niños

La provincia de Uige lo ha hecho bien en la lucha contra la poliomielitis. La permeable frontera con la República Democrática del Congo y la República del Congo significa que esta enfermedad contagiosa, transmitida a través de agua y alimentos contaminados, puede pasar inadvertida mientras las personas se desplazan de país en país. Las autoridades que colaboran con UNICEF, la OMS y otros aliados han establecido puntos de control en las fronteras para garantizar que las personas que entran y salen estén vacunadas.

Mediante las campañas contra la poliomielitis llevadas a cabo en 2012, la cifra de niños no vacunados en la provincia ha caído al 3% (desde el 10% en 2011). Según Lucrecia Pedro Miguel, supervisora provincial de inmunización en Uige, estos resultados positivos proceden de "una mejora del comportamiento de las personas originada en las campañas de la polio, de la participación comunitaria y las rutinas de vacunación".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2012
Ricardo Monteiro (26 años) aprende a soldar puertas y ventanas. Contrajo la poliomielitis cuando tenía tres años. Está resuelto a ganar dinero para acabar su educación y estudiar para ser enfermero.

En la capital del país, Luanda, atender a todos los niños en los laberínticos asentamientos improvisados en expansión supone un reto importante. El comité independiente de supervisión, un grupo de expertos sobre poliomielitis, calificó a Luanda "un hogar natural para la polio". Koenraad Vanormelingen, representante de UNICEF en Angola, afirmó que "Luanda es un caldo de cultivo para las enfermedades infecciosas como la poliomielitis y el cólera porque casi una cuarta parte de la población vive aquí, así que hay problemas de saneamiento y agua, así como hacinamiento".

Los voluntarios comunitarios a la cabeza

En Cazenga, uno de los municipios luandeses azotados por la pobreza, los voluntarios comunitarios están a la cabeza en la tarea de garantizar que los niños reciben sus vacunas contra la poliomielitis y que sus familias llevan una vida más sana. Un programa dirigido por Pastoral da Criança, con apoyo de UNICEF, la OMS y otros aliados, selecciona y capacita a los dirigentes comunitarios para supervisar la salud de las familias en estas zonas. Cada voluntario está a cargo de diez familias, que acuden a revisiones médicas y reciben vacunas.

“La gran contribución efectuada por Pastoral da Criança", señalaba Enedir Rosa Correa, coordinadora de la Pastoral da Criança en Cazenga, "es que estas madres no tienen ningún problema en ir a las casas para hablar con los progenitores sobre por qué es importante para los niños estar vacunados". Prosigue: "a las familias se les enseña que el niño tiene derecho a recibir las vacunas, ir a los centros de salud y tener una vida saludable".

No se trata sólo de vacunas

Según la madre Teresa Joaquim, su hijo Evanda de tres años no estaría vivo hoy de no ser por la intervención de la voluntaria de la comunidad Cecilia Domingues. Cuando Cecilia oyó que el niño estaba muy delgado y enfermo, fue a visitarlo y se quedó impresionada al ver que padecía desnutrición grave. Lo remitió inmediatamente a una clínica donde permaneció unos días y luego entregó a Teresa sales de rehidratación, además de enseñarle a preparar comidas nutritivas a partir de ingredientes locales fáciles de obtener. "Si no hubiera sido por Cecilia", comentaba Teresa, "no sé donde estaría yo hoy".

Imagen del UNICEF
© © UNICEF Angola/2012
Cecilia Domingues Sebastião es una voluntaria de comunidad de Pastoral da Criança en Angola. Administra vacunas durante las campañas de vacunación contra la poliomielitis y también monitoriza la salud de las familias de su zona.

Además de las vacunaciones rutinaras y la atención médica básica, Cecilia también enseña a las familias sobre buenas prácticas de higiene. Según dice, la situación ha mejorado en la zona desde que el grupo inició a trabajar aquí hace seis años. "Durante la guerra había muchas enfermedades y muertos aquí. Desde que comencé con Pastoral, he aprendido y las cosas han vuelto a la normalidad", dijo.

Mediante el fortalecimiento de la calidad de las campañas de vacunación, la ampliación y mejora de los servicios rutinarios de vacunación, la aplicación de un mejor control fronterizo y la mejora en el acceso a los servicios de agua y saneamiento en los hogares, Angola está en la senda hacia la erradicación de la poliomielitis. Deben pasar tres años sin haber registrado ningún caso de poliomielitis para que se considere a Angola un país sin esta enfermedad.

“Agradecemos profundamente el compromiso de los funcionarios de gobierno locales, provinciales y nacionales, la sociedad civil, los aliados internacionales, el sector privado y los medios de comunicación, que han desempeñado todos un papel en el logro de este hito significativo", manifestó Evelise Joaquina da Cruz Frestas, Viceministra de salud.

 


 

 

Búsqueda