Angola

Al instaurar la inscripción gratuita de los nacimientos, Angola defiende el derecho de los niños a la identidad jurídica

Por Steve Felton

PROVINCIA DE CUNENE, Angola, 10 de agosto de 2010 – En una provincia meridional de Angola donde reina la pobreza y las tasas de alfabetización son bajas, las madres están aprendiendo rápidamente acerca de la inesperada importancia de un documento sencillo, la partida de nacimiento.

VÍDEO (en inglés): Steve Felton, de UNICEF, informa desde Angola sobre la inauguración de la inscripción gratuita en el registro civil de todos los niños y niñas menores de cinco años.

 

Sin ese certificado, los niños y niñas como Launa, la hija de cinco años de Euginia Mwashivange, tendrán problemas para matricularse en la escuela, para recibir sus vacunas, para casarse, para votar y hasta para recibir un entierro adecuado.

Problemas para inscribir los nacimientos

Después de 30 años de conflicto armado, Angola vive un período de paz. Al contrario que muchos niños en el pasado reciente de Angola, Launa disfruta hoy de acceso a la educación escolar y espera asistir a clases el año próximo. sin embargo, para eso deberá obtener su certificado de nacimiento.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Felton
En el hospital Cazenga de Luanda, la capital de Angola, varias mujeres esperan turno en fila para que sus hijos sean vacunados e inscritos en el registro civil.

Sin ese documento, la niña seguirá teniendo problemas. A la familia de Launa también le resulta difícil conseguir una ficha médica para la niña, donde conste que ha sido vacunada contra la poliomielitis, el tétanos, el sarampión y otras enfermedades. Debido a que el alumbramiento de la niña se produjo en el hogar de la madre, su nacimiento no fue inscrito oficialmente.

En la provincia de Cunene y en Luanda, la capital de Angola, hay cientos de niños y niñas que tienen el mismo problema que Launa. Las razones por las cuales aún carecen de documentos de identidad son variadas. Con frecuencia, se debe a que el viaje desde algunas zonas rurales apartadas hasta el hospital o la oficina gubernamental más cercana dura un día o más, o a que las filas para ese tipo de trámites son muy largas, o a que el proceso puede demorar varias horas. En otros casos, los propios progenitores carecen de documentos de identidad y, con frecuencia, los niños son hijos de padres ausentes o desconocidos.

Iyaloo Tuyenikelao, oficial de desarrollo comunitario que trabaja con una organización de autoayuda de la provincia de Cunene que recibe apoyo de UNICEF, le pregunta a Mwashivange dónde está el padre de Launa y por qué no está ayudando. Mwashivange le explica que sus empleadores le han destinado a otra zona y que rara vez visita a su familia. Pese a que trabaja en la policía, rara vez les envía dinero, de manera que a la madre le resulta prácticamente imposible conseguir los 1.600 kwanzas (equivalentes a 17 dólares estadounidenses) que cuesta la inscripción del nacimiento de la niña.

Activistas comunitarios

Para resolver el grave problema de los niños indocumentados de Angola, el Gobierno nacional aprobó recientemente una ley que estableció la inscripción gratuita de los nacimientos de los niños menores de cinco años en las maternidades.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Felton
Delfina Vizanni espera en fila para inscribir el nacimiento de su hija Sylvia en el hospital Cazenga de Luanda, Angola.

Step in CARE, una organización no gubernamental aliada de UNICEF, ayuda a los habitantes del municipio de Kwanyama mediante la presentación de las inscripciones de los nacimientos directamente al Ministerio de Justicia, con el fin de acelerar el proceso. João Tchite Culo, coordinador de Step in CARE en la capital de la provincia de Cunene, aplica una estrategia bidireccional. Por una parte, dedica la mitad de su tiempo a fortalecer los sistemas administrativos locales y por otra trabaja directamente en la comunidad, donde brinda capacitación a organizadores como Tuyenikelao para que puedan redactar documentos oficiales y, cuando resulte necesario, realizar trámites y gestiones ante los funcionarios gubernamentales.

Los organizadores también reciben capacitación en materia de movilización social, para que puedan fomentar en las comunidades un grado de unidad que les permita analizar y presentar sus problemas de manera tal que se puedan hallar soluciones.

Propagar el mensaje

Los trabajadores comunitarios también difunden el mensaje acerca de la inscripción de los nacimientos de otras maneras. Por ejemplo, mediante las representaciones teatrales improvisadas que ofrece la compañía Grupo Teatro Oprimido en el mercado central de Luanda, donde se congregan multitudes para comprar y vender verduras y prendas de vestir usadas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Felton
Una madre espera turno para inscribir el nacimiento de su criatura en el hospital Cazenga, en Luanda, Angola.

Las representaciones del grupo tienen un mensaje simple: es necesario inscribir el nacimiento de los bebés, no cuesta nada y tiene una importancia fundamental para su futuro. Al mismo tiempo que difunde ese mensaje esencial, la compañía teatral brinda información acerca de temas relacionados con la salud y la protección de los niños, incluidos aquellos sobre los peligros de las drogas ilícitas, el trabajo infantil, el embarazo adolescente y la violencia doméstica.

El Gobierno de Angola también participa en la difusión de esos mensajes ya que ha enunciado sus “11 compromisos con los niños”, entre los que figura la inscripción de los nacimientos. Los compromisos también tienen como objetivo proteger el derecho de todos los niños a tener nombre, lo que, a su vez, protege su futura existencia e identidad jurídica.

Muy cerca del mercado, en el hospital Cazenga, las madres esperan turno para que sus hijos sean vacunados. Una de las oficinas del hospital está dedicada exclusivamente a la inscripción de los nacimientos. Gracias a la capacitación que recibió el personal, las madres tienen conciencia de la importancia de inscribir a sus hijos y saben cuáles son los documentos que deben presentar. En Luanda, los enormes avances en materia de concienciación pública sobre el registro de los nacimientos están a la vista. El desafío consiste ahora en lograr un cambio similar en Cunene y otros puntos más apartados del país.


 

 

CRC @ 20

Búsqueda