HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

ORIENTE MEDIO Y ÁFRICA DEL NORTE Yemen

© UNICEF/NYHQ2009-1732/Brekke

Unas familias esperan tiendas de campaña y suministros en el campamento de Al-Mazrak, en Hajja, al norte del país. Los combates entre el gobierno y los rebeldes han desplazado a más de 175.000 personas, de las cuales un 80% son niños y mujeres.

Cuestiones críticas para la infancia y las mujeres

El recrudecimiento del conflicto armado en la gobernación septentrional de Sa’ada a mediados de 2009 dio lugar a una situación de emergencia humanitaria aguda que probablemente se agravará a principios del 2010 como resultado del ciclo constante de desplazamiento, la desaparición de los medios de subsistencia y el desgaste adicional de los mecanismos mediante los cuales se hace frente a la situación, que ya estaban muy exigidos. Los niños, niñas y mujeres constituyen un 70% de la población afectada. El conflicto también se está expandiendo a las gobernaciones vecinas de Al-Jawf, Amran y Hajjah, en las que el acceso de la población a los servicios básicos, como los de salud, nutrición, agua, saneamiento y educación, se reduce cada vez más debido a los efectos de la destrucción de la infraestructura y del retiro forzado del personal de las organizaciones humanitarias de las zonas de combate. Debido a ello, los niños, niñas y mujeres que viven en las zonas de conflicto —así como los que han sufrido desplazamiento— se encuentran en una situación de vulnerabilidad extrema. Las tensiones cada vez más agudas que se registran en las gobernaciones meridionales de Abyan, Al-Dhale y Lhajj, donde se concentra la mayor oposición al gobierno, han dado lugar a la interrupción de los servicios de salud y educación, lo que aumenta particularmente la vulnerabilidad de los niños y niñas de esas regiones.

Acción humanitaria planificada para 2010

En 2010, UNICEF colaborará con el Gobierno de Yemen, las otras organizaciones de las Naciones Unidas y las ONG aliadas a fin de dar respuesta a las necesidades de más de 175.000 personas desplazadas debido al conflicto, así como a centenares de miles de pobladores yemenitas indirectamente afectados por el conflicto, como las comunidades anfitrionas que han perdido parcialmente el acceso a los servicios básicos, como los de agua, suministro de alimentos y atención de la salud. UNICEF —que dirige los grupos temáticos para el agua, saneamiento e higiene y para la nutrición; codirige el grupo para la educación; y preside el subgrupo para la protección del infancia— concentrará sus esfuerzos en garantizar que los niños y niñas tengan acceso a la atención de la salud, y los servicios de nutrición, agua potable, saneamiento adecuado e higiene, así como en la creación de oportunidades en materia de educación y la toma de medidas que conduzcan a la creación de ámbitos que brinden más protección a los niños y niñas. A continuación, los resultados que UNICEF espera obtener mediante sus intervenciones de emergencia:

Salud y nutrición: Se ampliarán los servicios básicos de atención de la salud a fin de que beneficien a unos 180.000 niños y niñas y a unas 300.000 mujeres que viven en campamentos de desplazados y en comunidades anfitrionas. Eso se logrará, principalmente mediante el empleo de clínicas móviles de difusión. El grupo temático para la nutrición, que encabeza UNICEF, elaborará un sistema eficaz de vigilancia del estado nutricional de los niños y niñas menores de cinco años afectados por los conflictos armados y brindará su apoyo a la gestión de la desnutrición aguda basada en la comunidad.

Agua, saneamiento e higiene: Gracias a la construcción y rehabilitación de sistemas de suministro de agua e instalaciones sanitarias, entre ellos los de las escuelas y establecimientos de atención de la salud, se prestarán servicios de suministro de agua y saneamiento acordes con las normas Sphere a 70.000 personas alojadas en campamentos para desplazados y a otras 60.000 que se encuentran en comunidades anfitrionas. UNICEF y sus aliados de ese grupo temático distribuirán también botiquines de higiene y continuarán fomentando las prácticas de higiene adecuadas en los campamentos, escuelas y comunidades anfitrionas.

Educación: Unos 305.000 niños y niñas afectados por los conflictos, así como los que se encuentran albergados en comunidades anfitrionas, obtendrán acceso a la educación escolar en espacios de aprendizaje provisionales y escuelas rehabilitadas mediante fondos suministrados por UNICEF. Gracias a la colaboración de UNICEF con las autoridades de educación locales, los maestros recibirán capacitación en materia de apoyo psicosocial e integración de los estudiantes en las escuelas y participarán en programas de aprendizaje acelerado. De esa manera se aumentará y mejorará la capacidad de los docentes de responder más eficazmente a las necesidades de los niños y niñas afectados por los conflictos.

Protección de la infancia: Los niños y niñas afectados por los conflictos tendrán acceso a los servicios de apoyo psicosocial como resultado de la creación de espacios acogedores para los niños y de redes de protección de la infancia basadas en la comunidad que se crearán con la colaboración de la organización Save the Children. También se prestarán servicios de localización y reunificación de las familias a unos 2.000 niños y niñas separados o no acompañados, mientras que unas 110.000 personas obtendrán los beneficios de las actividades de concienciación acerca de la reducción de los riesgos relacionados con los conflictos, como la explotación, la violencia y los accidentes que involucren munición sin estallar.

Resumen de las necesidades de emergencia de UNICEF para cumplir con los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia en 2010
Sector USD
Salud 2.257.000
Nutrición 5.050.000
Agua, saneamiento e higiene 6.376.000
Educación 3.300.000
Protección de la infancia 2.026.000
Total 19.009.000