HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

ORIENTE MEDIO Y ÁFRICA DEL NORTE Sudán

© UNICEF/NYHQ2007-0862/Cranston

Una niña asiste a clase en Juba, la capital del sur de Sudán. UNICEF sigue centrándose en la mejora de acceso a la educación en el sur de Sudán y apoya asistencia para 4,7 millones de personas afectadas por el conflicto en Darfur.

Cuestiones críticas para la infancia y las mujeres

Unos 4,7 millones de habitantes del Sudán sufren las consecuencias del conflicto en la región de Darfur, y otros 2,7 millones han sido desplazados1, entre ellos unos 137.000 que fueron desplazados por primera vez o nuevamente en la primera mitad de 2009. En marzo del 2009, el Gobierno del Sudán revocó la autorización para que 16 ONG aliadas trabajaran en el país, lo que afectó profundamente las operaciones humanitarias en Darfur. Sin dejar de abogar por el retorno de las ONG expulsadas, las demás organizaciones que llevan a cabo operaciones humanitarias han realizado grandes esfuerzos para satisfacer las necesidades más urgentes de la población afectada, que fueron enumeradas en una evaluación conjunta de las Naciones Unidas y el Gobierno. Aparte de la situación en Darfur, que ha tenido amplia difusión mundial, las inundaciones y sequías aumentan el grado de vulnerabilidad de los niños, niñas y mujeres en otros sitios del país, especialmente en la región oriental, donde están en aumento la inseguridad alimentaria, la desnutrición aguda y los brotes de enfermedades, además de agravarse la falta de servicios sociales. También han estallado conflictos armados en varios puntos del Sudán Meridional, lo que ha empeorado sensiblemente la situación en materia de seguridad en esa región. Asimismo, las elecciones anunciadas para febrero de 2010 y la demarcación de límites en las zonas fronterizas de transición podrían convertirse en factores desencadenantes de situaciones de inseguridad.

Acción humanitaria planificada para 2010

Mientras continúa dando respuesta a las necesidades inmediatas de ayuda humanitaria en las regiones más afectadas por las situaciones de emergencia, UNICEF brindará apoyo a las intervenciones iniciales de recuperación, a fin de facilitar el retorno y la reintegración de las personas desplazadas y los refugiados, especialmente los niños vulnerables, así como la reconciliación de las comunidades. Por tratarse del organismo al frente de los grupos temáticos para el agua, saneamiento e higiene; y la educación (junto a Save the Children), así como del subgrupo para la protección de la infancia; además de presidir junto a la Organización Mundial de la Salud el grupo para la nutrición, durante 2010 UNICEF desempeñará un papel fundamental con respecto a la implantación progresiva del enfoque de gestión por grupos de las Naciones Unidas, mediante el cual se fortalecerán la coordinación e implementación de las respuestas de emergencia. Al mismo tiempo, la creación de capacidad de los aliados nacionales será uno de los componentes principales de las actividades de todos los sectores. A continuación, los resultados que UNICEF espera obtener mediante sus intervenciones de emergencia:

Salud y nutrición: UNICEF brindará respuesta inmediata ante los niveles extremadamente elevados de desnutrición aguda mediante el apoyo a la alimentación terapéutica y otros servicios pertinentes. UNICEF y sus aliados también llevarán a cabo campañas de inmunización contra la poliomielitis, el sarampión, el tétanos y la meningitis, y reforzarán los servicios de atención de la salud primaria y de emergencia dirigidos a 9,4 millones de niños, niñas y mujeres vulnerables. También se seguirán distribuyendo mosquiteros tratados con insecticida de larga duración, suplementos de vitamina A y otros micronutrimentos.

Agua, saneamiento e higiene: Se suministrará suficiente agua potable y saneamiento adecuado a un millón de personas desplazadas que se encuentran albergadas en campamentos y zonas de reasentamiento. También se fomentarán las prácticas higiénicas en los campamentos, las escuelas y las comunidades anfitrionas por medio de actividades de educación y mediante la distribución de botiquines de higiene a unos 2,5 millones de habitantes del Sudán, incluso niñas y niños.

Educación: En el Sudán Septentrional, unos 425.000 niños, niñas y maestros afectados por el conflicto armado participarán en las labores escolares en instalaciones financiadas por UNICEF, mientras que en el Sudán Meridional se hará hincapié en el aumento del acceso a la educación primaria y a los programas de instrucción acelerados de unos dos millones de alumnos (de los cuales un 40% está constituido por niñas). A tal fin, UNICEF suministrará espacios de aprendizaje provisionales y materiales de educación y recreación. También se brindará capacitación a los docentes, funcionarios de administración escolar y personal de organizaciones aliadas dedicadas a la educación en las situaciones de emergencia, a fin de que puedan dar respuesta a las necesidades de los niños y niñas en materia de apoyo psicosocial, reintegración e instrucción acelerada.

Protección de la infancia: En el Sudán Septentrional, unos 250.000 niños, niñas y adolescentes recibirán apoyo psicosocial mediante redes de protección basadas en la comunidad, mientras que unos 700 niños liberados por las fuerzas o agrupaciones armadas tendrán acceso a los servicios de reintegración. Por lo menos el 60% de los niños separados de sus familias, no acompañados o huérfanos, así como unos 5.000 niños y niñas extremadamente vulnerables damnificados por el conflicto en el Sudán Meridional y todos los niños liberados por el Ejército de Liberación Popular del Sudán tendrán acceso a los servicios de apoyo psicológico, entre los que figurará la ayuda a las víctimas de abusos sexuales. A nivel nacional, unos 550.000 habitantes recibirán educación sobre la prevención de las heridas y lesiones provocadas por la munición sin estallar mediante un programa de educación sobre los peligros de las minas terrestres que se pone en práctica en comunidades y escuelas.

VIH/SIDA: Mediante las actividades de comunicación orientadas al cambio del comportamiento se alentará a 1,3 millones de jóvenes sudaneses a adoptar conductas sexuales más seguras. También se ampliarán los programas de prevención de la transmisión del VIH de la madre al hijo a fin de que unas 110.000 mujeres embarazadas dispongan de acceso al examen del VIH, a la orientación psicológica y al tratamiento de la enfermedad.

Artículos no comestibles y coordinación de emergencia: Alrededor de 1,6 millones de personas desplazadas recibirán artículos no comestibles como mantas, láminas de plástico, utensilios de cocina, bidones y materiales para la construcción de albergues. También se llevarán a cabo actividades de creación de capacidad en beneficio de las organizaciones comunitarias y otros aliados en el campo de la preparación para las situaciones de emergencia.

Comunicación y promoción: Unas 750.000 personas desplazadas y repatriadas recibirán información precisa y oportuna que les permitirá tomar decisiones con conocimiento de causa acerca de las opciones que tienen a su disposición al regresar a sus sitios de origen.

Resumen de las necesidades de emergencia de UNICEF para cumplir con los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia en 2010
Sector Programas de zona Total (USD)
Sudán Septentrional USD Sudán Meridional USD
Salud y nutrición 25.706.300 12.267.000 37.973.300
Agua, saneamiento e higiene 31.748.100 12.621.000 44.369.100
Educación 25.874.100 17.469.000 43.343.100
Protección de la infancia 14.116.000 4.500.000 18.616.000
Educación sobre el peligro de las minas terrestres 700.000 500.000 1.200.000
VIH/SIDA 3.239.500 1.950.000 5.189.500
Artículos no comestibles 9.817.200 4.000.000 13.817.200
Comunicación y promoción 1.365.000 500.000 1.865.000
Total 112.566.200 53.807.000 166.373.200

1   Datos suministrados por la  División de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas en julio de 2009.