HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

ASIA Y EL PACÍFICO Sri Lanka

© UNICEF/NYHQ2009-2135/Pietrasik

Mujeres y niños esperan atención médica en el Centro Amanthanavely Gramodaya, en el distrito de Batticaloa. El centro atiende a 3.000 personas, casi todas de la etnia tamil, afectadas por el tsunami de 2004 y los conflictos.

Cuestiones críticas para la infancia y las mujeres

En 2009 llegó a su fin la fase militar del conflicto que mantuvieron durante 26 años el gobierno de Sri Lanka y los Tigres de Liberación de Tamil Eelam. Sin embargo, solamente en 2009 el conflicto dio lugar al desplazamiento de más de 280.000 pobladores, un número que se acerca mucho a los 300.000 habitantes que habían sido desplazados hasta entonces por el prolongado conflicto. Para diciembre de 2009, una tercera parte de esos desplazados permanecía en campamentos mientras que el resto había regresado a sus sitios de origen. Los que regresan tienen frente a sí un futuro incierto, dado que en muchas de las regiones a las que retornan están sembradas con un gran número de minas terrestres, además de contar con infraestructuras de servicios sociales básicos muy deficientes. Se calcula que tanto los desplazados que permanecen en los campamentos como los que regresan a sus lugares de origen dependerán casi completamente de la ayuda humanitaria durante los próximos 6 a 12 meses. Por lo tanto, se requiere con carácter urgente apoyo que haga posible el reasentamiento de los niños, niñas y familias que sufrieron desplazamiento y la prestación de servicios básicos a quienes permanecen en los campamentos.

Acción humanitaria planificada para 2010

En 2010, UNICEF y sus aliados no sólo brindarán apoyo al proceso de reasentamiento en las provincias Septentrional y Oriental de Sri Lanka mediante la realización de operaciones de socorro de emergencia que beneficien tanto a quienes hayan regresado a sus sitios de origen como a las comunidades anfitrionas, sino que seguirán ofreciendo servicios básicos a los pobladores que permanecen en los campamentos. A continuación, los resultados que UNICEF espera obtener mediante sus intervenciones de emergencia:

Salud: En cooperación con el Gobierno y sus aliados de los diversos grupos temáticos, se ofrecerán servicios de atención básica de la salud en las zonas donde la población no disponga de los mismos en la medida de sus necesidades. A tal fin se establecerá un sistema de clínicas móviles de difusión que suministrarán medicamentos esenciales y suplementos de micronutrimentos, y se llevarán a cabo campañas de vacunación ordinaria y suplementaria. Los centros sanitarios localizados en las zonas de conflicto que hayan sufrido daños serán rehabilitados con el propósito de que puedan brindar atención básica de la salud materna y pediátrica.

Nutrición: En cooperación con el Gobierno, el grupo temático para la nutrición, que encabeza UNICEF, fortalecerá las labores de vigilancia del estado nutricional de los niños y niñas menores de cinco años afectados por los conflictos y brindará apoyo a la implementación de un programa integrado de intervenciones en materia de nutrición que aplique un enfoque basado en la comunidad de la gestión de la desnutrición aguda.

Agua, saneamiento e higiene: Mediante la construcción y rehabilitación de los sistemas de suministro de agua potable y saneamiento, entre ellos los de las escuelas y centros sanitarios, UNICEF y sus aliados garantizarán que unos 270.000 pobladores de los campamentos y zonas de regreso afectados por los conflictos armados reciban suficiente agua potable y saneamiento ambiental acorde con las normas Sphere. También se alentarán las prácticas higiénicas adecuadas mediante las actividades de fomento de la higiene y la distribución de botiquines sanitarios en las zonas de regreso, campamentos y escuelas.

Educación: UNICEF se concentrará en brindar acceso a ambientes seguros de educación a unos 90.000 niños y niñas que se encuentran en las zonas de regreso y cuya educación se vio interrumpida por los conflictos armados y el consiguiente desplazamiento. Los niños obtendrán los beneficios directos de la creación de espacios de aprendizaje provisionales, la rehabilitación de las escuelas que resultaron dañadas y el suministro de materiales de aprendizaje, así como, de manera indirecta, de la capacitación que recibirán sus maestros en materia de apoyo psicosocial, estrategias de integración y métodos de educación no estructurada.

Protección de la infancia: Los niños y niñas damnificados por los conflictos armados recibirán apoyo psicosocial gracias a la creación de espacios acogedores para los niños y el fortalecimiento de los sistemas de protección basados en las comunidades. Todos los niños y niñas vulnerables recibirán apoyo, que en especial estará dirigido a quienes quedaron huérfanos o separados de sus familias debido a los conflictos. Con la colaboración de sus aliados, UNICEF prestará ayuda a unos 570 niños y niñas que estuvieron involucrados con las agrupaciones armadas. A tal fin, se llevarán a cabo actividades de apoyo psicosocial, de educación y de reintegración. Todos los desplazados que regresen a sus lugares de origen recibirán educación sobre los peligros de las minas terrestres a fin de reducir al mínimo las probabilidades de que sufran heridas o lesiones debido a esos y otros artefactos bélicos sin estallar.

Resumen de las necesidades de emergencia de UNICEF para cumplir con los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia en 2010
Sector USD
Salud 2.000.000
Nutrición 2.942.500
Agua, saneamiento e higiene 10.432.500
Educación 3.200.000
Protección de la infancia 5.000.000
Total 23.575.000