HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

ASIA Y EL PACÍFICO Pakistán

© UNICEF/NYHQ2009-0685/Ramoneda

Un niño con sus pertenencias en el campamento de Jalozai, en el distrito Nowshera. En 2009, el conflicto entre militantes y fuerzas del gobierno afectó a unos 2,7 millones de personas, muchos de los cuales carecen de servicios sociales básicos.

Cuestiones críticas para la infancia y las mujeres

Se calcula que más de 2,7 millones de personas han sufrido los efectos del conflicto armado en el Pakistán durante 2009. Entre ellos, los más de 1,4 millones de pobladores de la región noroccidental del país que han sido desplazados por los intensos combates entre los militantes armados y las fuerzas gubernamentales. Pese a que algunos de los damnificados han logrado regresar a sus hogares después que el gobierno recuperó el control de la región, la zona ha sufrido daños graves de infraestructura. Muchos de los que regresan cuentan con muy escaso acceso a los servicios sociales básicos y un número elevado de personas aún vive en refugios provisionales. Por otra parte, en una de las regiones más pobres del Pakistán se desarrolla un conflicto armado que ha dejado a medio millón de pobladores amenazados por el fuego cruzado y carentes de servicios adecuados de atención de la salud, alimentación y educación. Esos factores contribuyen al aumento de las tasas de desnutrición, que llegan a un 10% en el caso de los niños y niñas menores de cinco años, y de los brotes de diarrea e infecciones agudas de las vías respiratorias, especialmente entre la población infantil de los campamentos de desplazados y comunidades anfitrionas.

Acción humanitaria planificada para 2010

UNICEF colaborará con el Gobierno del Pakistán, las ONG y los demás organismos de las Naciones Unidas para dar respuesta a las necesidades de 1,2 millones de personas desplazadas que viven en campamentos y comunidades anfitrionas. Además de ello, UNICEF apoyará las labores de recuperación temprana basadas en la comunidad en pro de 1,7 millones de personas afectadas por los conflictos armados. UNICEF, que encabeza los grupos para el agua, saneamiento de higiene, nutrición y educación, así como el subgrupo para la protección infantil, se concentrará en garantizar el acceso a los servicios de salud y nutrición, al agua potable y el saneamiento ambiental y a ámbitos de aprendizaje seguros, así como al fortalecimiento de las redes de protección de los niños y niñas, especialmente cuando se trate de niños que corren peligro de ser reclutado por las agrupaciones armadas o que han sido liberados o dados de baja por éstas. A continuación, los resultados que UNICEF espera obtener mediante sus intervenciones de emergencia:

Salud: Mediante las campañas de vacunación se inmunizará a 1,7 millones de niños y niñas de entre 9 meses y 13 años de edad contra el sarampión en cinco distritos vulnerables, mientras que más de un millón de mujeres en edad de procrear serán vacunadas contra el tétanos y obtendrán mayor acceso a la atención de la salud materna e infantil.

Nutrición: Se ampliará la gestión comunitaria de la desnutrición aguda, de manera que pueda brindarse tratamiento a 211.000 niños y niñas menores de cinco años y a 80.000 mujeres embarazadas o lactantes. UNICEF brindará apoyo a la realización –en colaboración con otros organismos– de encuestas y el empleo de sistemas de vigilancia en las zonas afectadas por los conflictos armados.

Agua, saneamiento e higiene: Alrededor de 1,7 millones de personas que se encuentran en campamentos de desplazados, zonas de regreso y comunidades anfitrionas –incluso alojados en muchas escuelas y establecimientos sanitarios– recibirán servicios adecuados de suministro de agua y saneamiento como resultado de la instalación de sistemas de distribución de agua y de letrinas, así como de la distribución de botiquines de higiene.

Educación: En colaboración con el Departamento de Educación, diversas ONG y asociaciones de padres y maestros, UNICEF se propone lograr que unos 500.000 niños y niñas se matriculen por primera vez en las escuelas o regresen a las aulas. Eso se logrará mediante la rehabilitación de unas 5.000 escuelas primarias que contarán con materiales de aprendizaje adecuados y suficientes y mediante la capacitación de 11.000 maestros en materia de educación en situaciones de emergencia. Esas medidas están dirigidas a mejorar los ámbitos de aprendizaje y a brindar apoyo psicosocial a los niños y niñas que lo requieran.

Protección de la infancia: UNICEF trabajará para proteger a más de 200.000 niños, niñas y mujeres del abuso, la explotación, la trata de personas, la separación y el confinamiento en instituciones públicas mediante la ampliación del acceso a los servicios de protección y reintegración y por medio de la capacitación en materia de apoyo psicosocial del personal de los centros de protección de la infancia y de las ONG especializadas en esos servicios.

VIH/SIDA: UNICEF reducirá el grado de vulnerabilidad y peligro de contagio del VIH en los campamentos y las zonas de regreso mediante la realización de exámenes a las mujeres en dos clínicas pediátricas y diversos puestos sanitarios especializados en la prevención de la transmisión del VIH de la madre al hijo.

Resumen de las necesidades de emergencia de UNICEF para cumplir con los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia en 2010
Sector USD
Salud 22.000.000
Nutrición 15.300.000
Agua, saneamiento e higiene 28.000.000
Educación 25.000.000
Protección de la infancia 10.000.000
VIH/SIDA 100.000
Coordinación 500.000
Total 109.900.000