HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

ÁFRICA OCCIDENTAL Y CENTRAL Níger

© UNICEF/NYHQ2007-2868/Pirozzi

Un niño desnutrido en un centro de alimentación de Maradi. Las tasas de desnutrición aguda son superiores al 10% en gran parte del país y el retraso del crecimiento afecta a la mitad de los menores de 5 años.

Cuestiones críticas para la infancia y las mujeres

El Níger continúa sufriendo un gran número de situaciones de emergencia aguda, como las intensas inundaciones y los brotes periódicos de cólera y meningitis. Además de ello, y pese a que las tratativas de paz que se realizaron en mayo de 2009 pusieron fin a dos años de insurgencia en la región septentrional del país y dieron lugar al reasentamiento de parte de la población desplazada, persisten las tensiones. También representa un grave obstáculo la rehabilitación de la infraestructura de una región que en septiembre de 2009 sufrió los efectos de una enorme inundación que provocó el desplazamiento de más de 100.000 pobladores. En la mayoría de las regiones del Níger las tasas de desnutrición aguda superan el 10%, una marca más alta de lo que se reconoce internacionalmente como un nivel crítico de desnutrición. La mitad de los niños y niñas nigerinos menores de cinco años sufre retraso del crecimiento.

Acción humanitaria planificada para 2010

UNICEF colaborará con el Ministerio de Salud y otros aliados a fin de reducir las tasas de desnutrición aguda y de fomentar las prácticas adecuadas de salud, nutrición e higiene de unos 300.000 niños y niñas. En lo inmediato, UNICEF incrementará su grado de preparación para las situaciones de emergencia. Entre las medidas que tomará al respecto figurará el acopio preventivo de vacunas para niños y niñas menores de cinco años y de otros suministros médicos –además de brindar capacitación en materia de preparación para las emergencias a nivel regional y nacional– con el objetivo de poder responder de manera adecuada a los brotes de enfermedades contagiosas, las inundaciones y el desplazamiento de la población.

Salud: Se crearán reservas de emergencia para cubrir las necesidades médicas de unos 100.000 niños, niñas y mujeres desplazados debido a las inundaciones y los conflictos armados. También se aumentará el grado de preparación para las situaciones nacionales de emergencia sanitaria mediante el almacenamiento preventivo de vacunas suficientes para inmunizar a 1,3 millones de niños y niñas, además de medicamentos y suministros médicos para el tratamiento de los casos de meningitis y cólera. De producirse una epidemia de gripe A (H1N1), se producirán y emplearán materiales y herramientas de comunicación, según lo establecido en el plan nacional de respuesta.

Nutrición: UNICEF continuará al frente del grupo para la nutrición y colaborará con el gobierno, las ONG aliadas, la comunidad y otros organismos de las Naciones Unidas a fin de reducir la tasa de desnutrición aguda a menos del 10% y de disminuir el grado de prevalencia del retraso del crecimiento. Eso será posible mediante la gestión individualizada de los casos de desnutrición aguda grave de unos 50.000 niños y niñas —que representan un 60% de todos los casos del país— y las labores de prevención como la distribución de mantas a unos 250.000 niños y niñas y el fomento de las prácticas de alimentación adecuada de los lactantes.

Agua, saneamiento e higiene: Se contará con suficientes suministros de agua potable, instalaciones sanitarias y botiquines y elementos de higiene para cubrir las necesidades de hasta 50.000 personas que podrían resultar damnificadas por posibles inundaciones o brotes de cólera. El grupo para el agua, saneamiento e higiene, que encabeza UNICEF, también construirá instalaciones sanitarias para garantizar la privacidad y seguridad de las niñas y mujeres y llevará a cabo labores de fumigación de los agentes vectores del paludismo y la meningitis.

Educación: Los niños y niñas de las zonas afectadas de la región septentrional del Níger contarán con acceso a ámbitos seguros de aprendizaje gracias a la reconstrucción de seis escuelas que resultaron destruidas por las inundaciones de septiembre de 2009. UNICEF también ha almacenado de manera preventiva los materiales y elementos necesarios para construir escuelas provisionales en caso de producirse nuevos desplazamientos de la población debido a inundaciones y otros desastres naturales.

Protección de la infancia: Unos 8.000 niños, niñas y jóvenes vulnerables debido al desplazamiento recibirán protección mediante la creación de espacios seguros, la prestación de apoyo psicosocial, la educación sobre los peligros de las minas, otras formas de ayuda a las víctimas y el suministro de productos no alimenticios a 10.000 niños, niñas y mujeres.

Resumen de las necesidades de emergencia de UNICEF para cumplir con los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia en 2010
Sector USD
Salud 2.475.000
Nutrición 14.723.200
Agua, saneamiento e higiene 800.000
Educación 700.000
Protección de la infancia 550.000
Total 19.248.200