HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

WCARO Reportaje sobre Mauritania

© UNICEF Mauritania/2009/Hamidi

Fatma, una voluntaria, enseña a lavarse las manos en un campamento para más de 4.000 personas desplazadas por las inundaciones cerca de Rosso, en la región de Trarza. UNICEF y sus asociados organizan sesiones sobre higiene en el campamento.

FOMENTO DE LA HIGIENE EN UN CAMPAMENTO DE PERSONAS DAMNIFICADAS POR LAS INUNDACIONES

ROSSO, Mauritania, septiembre de 2009 – Cuando las aguas del río Senegal invadieron la ciudad ribereña de Rosso en agosto de 2009, más de 4.000 habitantes de la misma debieron huir de sus hogares y buscar refugio en un campamento de desplazados que se erigió a 7 kilómetros de distancia.

Los damnificados comenzaron a recibir rápidamente ayuda de los pobladores de las aldeas vecinas y de UNICEF y sus aliados. En colaboración con la ONG internacional Médecins Sans Frontières y las autoridades locales, UNICEF instaló de inmediato letrinas en el campamento de desplazados e hizo posible que éstos recibieran jabón, cloro y desinfectantes, además de botiquines de higiene familiar con tabletas de cloro, bidones y otros elementos y utensilios.

A fin de reducir aún más el riesgo de brotes de enfermedades transmitidas por el agua en el campamento, UNICEF y sus aliados organizaron clases de higiene basadas en la comunidad. Una de las participantes fue Fatma, madre viuda que se refugió en el campamento con sus cuatro niños cuando las aguas invadieron el vecindario de Rosso donde vivía la familia.

Los trabajadores comunitarios capacitaron a Fatma y a otros refugiados de los cuatro vecindarios de Rosso para que pudieran difundir eficazmente mensajes sobre las prácticas higiénicas como el lavado de las manos con jabón, el empleo adecuado de las letrinas y las medidas de protección y ahorro del agua. Desde entonces, Fatma ha trabajado de manera incansable para convencer a los integrantes de su comunidad de que adopten prácticas de higiene personal que les protejan a ellos y a sus hijos de las enfermedades transmitidas por el agua. Fatma también se dedica a convencer a sus vecinos de que empleen las nuevas letrinas y de que no practiquen la defecación al aire libre.

Asimismo, Fatma aprendió a fomentar el amamantamiento, una práctica que resulta especialmente importante cuando la situación de desplazamiento reduce o elimina el acceso a la nutrición, a la alimentación adecuada y al agua potable. Por ese motivo, Fatma alienta a las madres de niños y niñas de corta edad que viven en el campamento a que les amamanten a pesar de la situación difícil en que viven. La lactancia exclusiva protege a esos niños, especialmente porque la carencia de agua potable aumenta el riesgo de contaminación y de propagación de las enfermedades transmitidas por el agua. Después de dirigir una sesión sobre higiene en un foro comunitario, Fatma y las demás agentes de capacitación van de tienda de campaña en tienda de campaña transmitiendo a sus ocupantes diversos mensajes que pueden salvar muchas vidas.