HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

ÁFRICA OCCIDENTAL Y CENTRAL Mauritania

© UNICEF/2006/Pirozzi

Una mujer acuna a su niño desnutrido en un hospital de Nuakchot. Los precios y la escasez crónica de alimentos han intensificado las altas tasas de desnutrición aguda entre niños y mujeres.

Cuestiones críticas para la infancia y las mujeres

Las lluvias inusualmente intensas de agosto y septiembre de 2009, sumadas a los sucesivos aumentos de los precios de los alimentos, han exacerbado aún más la crónica escasez de alimentos de Mauritania, especialmente durante la temporada previa a la cosecha (de junio a septiembre). El país tiene niveles de pobreza y de inseguridad alimentaria elevados debido a que la producción agrícola no llega a satisfacer ni la mitad de la demanda de alimentos del país. Además, tras el estallido en agosto de 2008 de la más reciente crisis política nacional, se redujo el suministro de ayuda internacional a Madagascar. Según los cálculos más recientes, el número de pobladores que corren peligro de desnutrición en las 25 regiones con los mayores niveles de inseguridad alimentaria ronda los 220.000, número que incluye a 165.000 niños y niñas menores de cinco años y a 9.000 mujeres embarazadas o lactantes . Uno de los retos mayores que confronta Madagascar consiste en mantener por debajo del 10% las tasas de desnutrición global aguda en las regiones más vulnerables mediante la coordinación de la gestión de la desnutrición aguda con las labores de prevención del retraso del crecimiento de los niños y niñas.

Acción humanitaria planificada para 2010

En 2010, UNICEF colaborará con el Gobierno de Mauritania, los organismos de las Naciones Unidas y las ONG nacionales e internacionales a fin de dar respuesta a las necesidades de unos 30.000 niños y niñas con desnutrición aguda en cinco regiones afectadas por la inseguridad alimentaria, así como prestar ayuda a unos 10.000 habitantes de comunidades afectadas por las inundaciones. También se dará prioridad a las intervenciones de recuperación inicial de unos 20.000 refugiados que retornan del Senegal y Mali, principalmente a las regiones de Brakna, Gorgol, Guidimakha y Trarza. Por estar a cargo de la dirección técnica de los grupos para el agua, saneamiento e higiene; la nutrición; y la educación, así como del subgrupo para la protección de la infancia, UNICEF colaborará con sus aliados a fin de brindar acceso a los servicios de atención básica de la salud y nutrición, al agua potable y al saneamiento ambiental, a la educación de los niños desplazados y a ámbitos que ofrezcan protección a todos los niños y niñas. UNICEF también colaborará con sus aliados locales para incrementar el grado de preparación para las situaciones de emergencias, a fin de dar respuesta a las emergencias de carácter nacional. Uno de los aspectos de esas labores consistirá en generar capacidad de gestión de las futuras situaciones de emergencia. A continuación, los resultados que UNICEF espera obtener mediante sus intervenciones de emergencia:

Salud y nutrición: UNICEF garantizará la coordinación eficaz de las intervenciones de nutrición y brindará apoyo a la elaboración de un sistema de vigilancia del estatus nutricional de los niños y niñas. UNICEF también implementará un programa nacional de supervivencia y desarrollo de los niños que abarcará el tratamiento de la desnutrición grave aguda, el fomento de la alimentación de los lactantes y los niños y niñas de corta edad, la prevención de las carencias de micronutrimentos y las campañas de inmunización.

Agua, saneamiento e higiene: Se garantizará que por lo menos 20.000 personas desplazadas, en su mayoría niños, niñas y mujeres, cuenten con acceso al agua potable mediante la rehabilitación de pozos y la construcción de instalaciones sanitarias en escuelas y hogares. También se llevarán a cabo actividades de promoción y educación sobre las prácticas de higiene en 25 escuelas y otras tantas comunidades.

Educación: Por lo menos 3.000 niños y niñas, entre ellos niños desplazados o que han regresado recientemente a las zonas de reasentamiento, reanudarán su educación escolar en aulas provisionales y tiendas de campaña adquiridas con fondos suministrados por UNICEF. Los niños y niñas también recibirán los materiales de aprendizaje y recreación que necesiten.

Protección de la infancia: Se suministrará apoyo psicosocial y se brindará acceso a servicios sociales básicos a los niños y niñas que hayan sido víctimas de la violencia en el hogar y la explotación o que estén separados de sus padres debido a las inundaciones o a la inseguridad alimentaria. En colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, UNICEF también brindará educación sobre los peligros de las minas terrestres, además de prestar ayuda a las víctimas de esos artefactos en dos regiones del país afectadas por la munición sin estallar.

VIH/SIDA: Por lo menos 10.000 jóvenes y mujeres vulnerables de las regiones afectadas por las inundaciones y de los campamentos de refugiados recibirán información sobre la prevención del VIH/SIDA por medio de campañas de educación y difusión sobre la modificación del comportamiento.

Resumen de las necesidades de emergencia de UNICEF para cumplir con los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia en 2010
Sector USD
Salud 500.000
Nutrición 1.000.000
Agua, saneamiento e higiene 200.000
Educación 350.000
Protección de la infancia 350.000
VIH/SIDA 50.000
Total 2.450.000

1 CERF allocates US$ 2.2 million for emergency nutritional assistance in Mauritania’, Office for the Coordination of Humanitarian Affairs, Press Release, 8 October 2009.