HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

ÁFRICA ORIENTAL Y MERIDIONAL Etiopía

© UNICEF/NYHQ2005-1286/Getachew

Una niña descansa bajo un mosquitero tratado con insecticida en el pueblo de Karo Duss. Unos 270.000 niños sufren de desnutrición aguda grave debido a las malas cosechas, la sequía, las inundaciones y el conflicto.

Cuestiones críticas para la infancia y las mujeres

Se supone que la seguridad alimentaria se deteriorará aún más en 2010 debido al retraso de las lluvias estacionales de 2009, que normalmente ocurren de junio a septiembre, y a la llegada de El Niño, que debía ocurrir a fines de 2009. Esos fenómenos meteorológicos tienen lugar tras varios años de precipitaciones inferiores a lo normal y podrían desencadenar una serie de condiciones de desastre, como sequía, cosechas deficientes, inundaciones, desplazamiento de la población y brotes de enfermedades transmitidas por el agua. Se calcula que como resultado de esos desastres naturales, unos 270.000 niños y niñas menores de cinco años requerirán tratamiento contra la desnutrición aguda grave. También es probable que cinco zonas del territorio etíope de Ogaden, ubicado en la región de Somalia oriental, continúen sufriendo las consecuencias de los conflictos armados. Asimismo, se anticipa que la educación de unos 200.000 niños y niñas se verá interrumpida debido a los efectos combinados de la sequía, las inundaciones y los conflictos armados.

Acción humanitaria planificada para 2010

Al mismo tiempo que continúa actualizando los planes de preparación y respuesta ante las situaciones de emergencia, UNICEF colaborará con el Gobierno de Etiopía, los demás organismos de las Naciones Unidas y otros aliados en la preparación de respuestas combinadas coordinadas a las necesidades humanitarias de más de seis millones de niños y niñas que viven en las zonas afectadas por las sequías, la inseguridad alimentaria y los desastres naturales. UNICEF continuará encabezando los grupos temáticos para la nutrición; la educación; y el agua, saneamiento e higiene, además de participar en los de salud y seguridad alimentaria, a fin de garantizar la preparación y la prestación de ayuda de emergencia, así como detectar y dar respuesta a las brechas y carencias que existan en materia de asistencia en situaciones de emergencia. A continuación, los resultados que UNICEF espera obtener mediante sus intervenciones de emergencia:

Salud: UNICEF brindará respaldo a la creación de capacidad de los sistemas de atención de la salud a largo plazo a nivel nacional mientras prosigue poniendo en práctica intervenciones preventivas y dando respuesta inmediata a los brotes de enfermedades contagiosas, especialmente las que amenazan a los pobladores de las regiones de Somalia y Afar, que son particularmente vulnerables a las sequías y los conflictos. Mediante el empleo de equipos móviles de salud, nutrición, agua, saneamiento e higiene se ampliará el nivel de acceso de la población a los servicios básicos.

Nutrición: El grupo temático para la nutrición, que encabeza UNICEF, elaborará e incrementará de manera progresiva un sistema de vigilancia de la nutrición que hará posible la obtención de información oportuna sobre la situación nutricional de los niños y niñas de todo el país. Mediante intervenciones básicas referidas a la supervivencia infantil se beneficiará a 12 millones de niños y niñas y a 600.000 mujeres embarazadas y lactantes. Al mismo tiempo, se ampliarán los servicios de nutrición para brindar tratamiento a más de un 70% de los niños y niñas que sufren desnutrición aguda grave.

Agua, saneamiento e higiene: Por medio del transporte de agua en camiones cisterna y la rehabilitación o construcción de sistemas de suministro de agua potable se brindará a unas 285.000 personas afectadas por las sequías e inundaciones agua para el consumo en cantidades suficientes y en conformidad con las normas Sphere. Por otro lado, entre 5 y 7,5 millones de personas disfrutarán de los beneficios de las labores de preparación para los posibles brotes de diarrea acuosa aguda, así como de las medidas para combatir ese grave problema de salud.

Educación: Unos 220.000 niños y niñas que abandonaron sus estudios debido a la sequía, las inundaciones y los conflictos podrán reanudar su educación escolar gracias a la construcción de nuevos espacios de aprendizaje provisionales y la rehabilitación de escuelas dañadas. Además, sus maestros recibirán capacitación en materia de educación en las situaciones de emergencia.

Protección de la infancia: Por lo menos 15.000 niños y niñas vulnerables de las regiones más afectadas del país podrán participar en programas de bienestar social orientados a la infancia, que contarán con sistemas de remisión para la gestión de los casos de los sobrevivientes de episodios de violencia basada en género, además de acceso a la atención de la salud.

VIH/SIDA: Las comunidades afectadas por las crisis dispondrán de mayor acceso a una amplia gama de servicios sobre el VIH y de atención de la salud reproductiva, entre ellos los de respuesta ante casos de violencia sexual.

Resumen de las necesidades de emergencia de UNICEF para cumplir con los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia en 2010
Sector USD
Salud 13.200.000
Nutrición 38.000.000
Agua, saneamiento e higiene 11.500.000
Educación 3.460.000
Protección de la infancia 1.800.000
VIH/SIDA 700.000
Total 68.660.000