HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

ÁFRICA ORIENTAL Y MERIDIONAL Eritrea

© UNICEF/NYHQ2008-1649/Pirozzi

Medición del brazo de un bebé durante una sesión de vigilancia del crecimiento en la región de Anseba. La economía precaria, las sequías y la inestabilidad política se suman a la inseguridad y hacen más vulnerables a niños y mujeres.

Cuestiones críticas para la infancia y las mujeres

En Eritrea, un país ubicado en una de las zonas más secas de África y en el que la subsistencia depende del agua que caiga durante la estación lluviosa, las lluvias fueron escasas e impredecibles durante la primera mitad de 2009. La mala situación del país se agravó aún más debido al aumento de los precios de los alimentos, que ha perjudicado profundamente a los medios de subsistencia de muchas familias, provocando el desplazamiento de un número creciente de pobladores y empujando a muchos niños, niñas y mujeres a vivir o trabajar en la calle. Otra consecuencia ha sido el marcado aumento de la desnutrición, y como resultado de ello, el último año el número de pacientes internados en los centros de alimentación terapéutica se multiplicó por seis. Las minas terrestres antipersonal sin estallar continúan representando una grave amenaza en esta nación donde los niños y niñas constituyen casi la mitad de los heridos y muertos causados por las detonaciones de esos artefactos explosivos.

Acción humanitaria planificada para 2010

Además de llevar a cabo diversas labores para reducir los niveles de desnutrición moderada y grave y satisfacer las necesidades de más de un millón de pobladores desplazados y reasentados, de las comunidades anfitrionas y de otros sectores vulnerables de la población, UNICEF se propone aumentar su grado de preparación a fin de brindar respuesta inmediata a las situaciones de emergencia en alianza con el Gobierno de Eritrea, las autoridades locales y los demás organismos de las Naciones Unidas. UNICEF también está al frente de los grupos temáticos para la nutrición; el agua, saneamiento e higiene; y la educación, así como del subgrupo para la protección de la infancia. También participa en los grupos para la salud y la protección. Los programas conjuntos de las Naciones Unidas seguirán satisfaciendo con un enfoque holístico las necesidades de la población de las zonas de reasentamiento. A continuación, los resultados que UNICEF espera obtener mediante sus intervenciones de emergencia:

Salud y nutrición: UNICEF, que está al frente del grupo para la nutrición, dará respuesta a las necesidades de más de un millón de personas —en especial los niños, niñas y mujeres embarazadas o lactantes— a quienes les brindará alimentación terapéutica y suplementaria a fin de prevenir el empeoramiento de su estado nutricional, que ya es deficiente. En 2010 se seguirán llevando a cabo con carácter prioritario las labores integrales de alimentación suplementaria iniciadas en 2009 en Anseba, Gash-Barka y la zona del Mar Rojo Meridional, las tres regiones más afectadas por la sequía.

Agua, saneamiento e higiene: El grupo para el agua, saneamiento e higiene, que conduce UNICEF, confrontará el problema del acceso al agua y el saneamiento ambiental, que afecta a unos 80.000 pobladores de las zonas castigadas por la sequía, así como a los integrantes de las comunidades reasentadas. A tal efecto, construirá y rehabilitará sistemas de provisión de agua y distribuirá suministros de emergencia. El subgrupo para el agua, saneamiento e higiene también mejorará la coordinación de la preparación para las situaciones de emergencia en lo que concierne a la planificación y el acopio preventivo de suministros.

Educación: Unos 4.100 niños y niñas en edad escolar primaria de dos zonas de reasentamiento de desplazados especialmente afectadas tendrán acceso a espacios de aprendizaje seguros, protegidos y acogedores gracias a la construcción de aulas que contarán con instalaciones de saneamiento, depósitos de agua y materiales de aprendizaje que harán posible la reanudación y continuación de su educación escolar.

Protección de la infancia: UNICEF concentrará su atención en las necesidades de unos 2.000 niños y niñas amenazados por la explotación y el abuso como consecuencia de la escasez de alimentos. El apoyo que prestará UNICEF consistirá en la creación de centros de acogida e instalaciones acogedoras para los niños, donde se ofrecerá atención psicosocial, capacitación laboral, servicios de localización de las familias y ayuda para la reunificación de los niños separados o sin acompañantes.

Actividades relacionadas con las minas: La principal preocupación de UNICEF es la seguridad de las personas que viven en las 480 regiones afectadas por las minas terrestres y munición sin estallar. Por medio de cursos escolares y servicios de equipos móviles basados en las comunidades, unos 130.000 alumnos tienen acceso a la educación sobre los peligros de las minas terrestres. Los sobrevivientes de los estallidos de minas terrestres y munición abandonada, entre los que figuran los niños y niñas con discapacidad, se beneficiarán del mayor grado de apoyo psicosocial y capacitación laboral.

Resumen de las necesidades de emergencia de UNICEF para cumplir con los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia en 2010
Sector USD
Salud 4.000.000
Nutrición 13.000.000
Agua, saneamiento e higiene 5.000.000
Educación 1.200.000
Protección de la infancia 800.000
Actividades relacionadas con las minas 800.000
Total 24.800.000