HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

WCARO Reportaje de la República Democrática del Congo

© UNICEF/NYHQ2009-1303/Asselin

Una niña en un refugio del campamento Mugunga para personas desplazadas por la violencia en Goma. UNICEF y sus asociados apoyan espacios seguros para los niños en el campamento, incluidas niñas en peligro de violencia sexual.

ESPACIOS SEGUROS PARA LOS NIÑOS AFECTADOS POR LOS CONFLICTOS ARMADOS

KIVU DEL NORTE, República Democrática del Congo, Septiembre de 2009 – Una mañana cualquiera de un día de semana, un centenar de niños menores de nueve años dibujan en una de las cinco salas de este establecimiento acogedor para los niños ubicado en las afueras de Kivu Septentrional, la capital de la provincia de Goma. Pese a la apariencia de normalidad, éste no es un centro ordinario, ya que funciona en el campamento provisional para desplazados Mugunga II, donde los niños y niñas a menudo dibujan hombres armados incendiando viviendas y escenas de tiroteos o apuñalamiento de civiles, especialmente cuando se trata de niños que llevan poco tiempo en el campamento. Eso se debe a que desde hace tres años la población civil de Kivu Septentrional vive aterrorizada por las actividades de diversas agrupaciones armadas que luchan por el control de la región.

En el centro acogedor para los niños, que constituye un ambiente de aprendizaje seguro donde los niños y niñas del campamento también llevan a cabo actividades recreativas y reciben apoyo psicosocial, se realizan sesiones de terapia artística y otras actividades. Tras participar durante algún tiempo en el programa, los niños y niñas que asisten a las clases de arte, que se desarrollan a la mañana, comienzan a dibujar escenas más normales. Este centro, que es 1 de los 12 que se han creado en zonas con grandes concentraciones de desplazados, está a cargo de Visión Mundial, una ONG aliada de UNICEF.

El proyecto de brindar un espacio seguro y prestar apoyo psicosocial a los niños traumados de los campamentos se puso en marcha a fines de 2007, cuando UNICEF se alió con las ONG Associazione Volontari per il Servizio Internazionale y Visión Mundial para instalar centros juveniles y espacios acogedores para los niños en muchos de los campamentos de desplazados de la región oriental de la República Democrática del Congo. Desde entonces, UNICEF apoya a los espacios acogedores para los niños brindando asistencia técnica y capacitación sobre técnicas de orientación psicosocial a las ONG aliadas.

Desde la inauguración del proyecto, UNICEF y sus aliados notaron que las adolescentes no participaban con regularidad en las actividades de los espacios acogedores para los niños. Ese descubrimiento dio lugar a una investigación más específica sobre las necesidades diversas de los niños y niñas desplazados que se albergan en los campamentos. Una especialista en los asuntos de género en el marco de las situaciones de emergencia de UNICEF realizó un estudio en el que participaron 65 adolescentes de dos campamentos de desplazados. En esos campamentos, los niños, niñas y mujeres suelen correr peligro de ser violados debido a que sus vecinos son desconocidos y a que los integrantes de los grupos armados a veces invaden los campamentos para explotar a sus residentes.

A partir de aquella evaluación, UNICEF y sus aliados han estado llevando a cabo reuniones especiales de debates exclusivamente para niñas, a las que se alienta a que participen y traten los temas que les conciernen. Los grupos de debate son muy importantes porque ayudan a que las niñas confronten las amenazas y las consecuencias de la violencia en sus vidas. En un campamento, varios soldados les exigieron a cuatro niñas que tuvieran relaciones sexuales con ellos, y cuando una de ellas se negó la asesinaron y secuestraron a otra. Las dos niñas restantes, que quedaron profundamente traumatizada por el hecho, se refirieron al mismo durante una reunión de debate con las demás niñas. Eso posibilitó que la facilitadora del grupo, que recibe apoyo de UNICEF, y las demás niñas les ayudaran a crear un ámbito en el que pudieron procesar su duelo, compartir sus sentimientos y recuperarse en parte del trauma. Las integrantes del grupo también se movilizaron para exigir con más firmeza la instauración de un sistema de protección de las niñas.

En colaboración con Save the Children, UNICEF también brinda apoyo a un centro de orientación psicológica para niños y niñas separados de sus familias en el campamento Mugunga II. Una de las personas que recibe apoyo en el centro es una niña de 16 años que quedó embarazada tras ser violada por un hombre de 26. El padre de la niña había sido asesinado por un grupo armado que copó su aldea dos años antes, y su madre murió por una enfermedad seis meses después que la familia se instalara en el campamento, dejando a la niña a cargo de sus cuatro hermanos menores. Cuando quedó embarazada, el hombre que la había violado le propuso que se casaran y le dijo que también mantendría a sus hermanos menores. La adolescente aceptó inicialmente el ofrecimiento porque no veía otra manera de mantenerse a ella misma y a sus hermanos.

Save the Children se enteró de su caso y los trabajadores sociales le explicaron que no tenía obligación de casarse con el hombre que la había violado. La organización está tratando de localizar a los tíos y tías de los niños con el propósito de que algún familiar se haga cargo de los menores. Además, la niña recibe atención médica y psicosocial y espera poder alejarse del campamento en los próximos meses.

Entre enero y agosto de 2009, más de 66.000 niños participaron en las actividades de los espacios acogedores para los niños de Kivu Septentrional. La Oficina de UNICEF en la República Democrática del Congo continuará colaborando con Associazione Volontari per il Servizio Internazionale, Save the Children, Visión Mundial y otras ONG aliadas para garantizar que los niños desplazados tengan acceso a actividades de recreación, juegos y grupos de debate en los que puedan disfrutar de un cierto nivel de normalidad durante su permanencia en los asentamientos provisionales.