HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE Colombia

© UNICEF/NYHQ2009-1801/Markisz

Un trabajador social del gobierno busca niñas adolescentes en la calle por la noche en un barrio pobre de Medellín. El largo conflicto, las profundas desigualdades y los altos niveles de violencia siguen afectando negativamente a los niños.

Cuestiones críticas para la infancia y las mujeres

El conflicto armado interno de Colombia, que se desarrolla desde hace 40 años y es uno de los más prolongados de la historia latinoamericana, recrudeció en 2009, agravando así la crisis humanitaria que padece el país. No sólo se multiplicaron los ataques y enfrentamientos entre el ejército y los grupos armados ilegales sino que en diversas regiones han aparecido nuevas agrupaciones armadas, lo que con frecuencia ha dejado un saldo de civiles muertos y heridos. Además de ello, durante los primeros nueve meses del año más de 350.000 personas resultaron desplazadas o damnificadas por las inundaciones, los desprendimientos de tierra y las tormentas violentas. Entre los sectores de la población más gravemente afectados por esas crisis y desastres naturales figuran los niños, especialmente los de de las poblaciones marginadas, como la afrocolombiana y la indígena. En grado creciente, esos niños y niñas son víctimas del desplazamiento y los accidentes con munición sin estallar, además de vivir amenazados por el reclutamiento por parte de agrupaciones armadas y otras formas de explotación, como la violencia por razón de género.

Acción humanitaria planificada para 2010

En 2010, UNICEF dará respuesta a las necesidades humanitarias de 270.000 niños, niñas y mujeres afectados por el conflicto interno y los desastres naturales. Esa respuesta requerirá la participación de nueve organismos de las Naciones Unidas, diversas ONG internacionales, la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea, el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Federación Internacional de la Cruz Roja. UNICEF comparte de manera rotativa la dirección del grupo temático sobre los servicios básicos con el Programa Mundial de Alimentos y la Organización Mundial de la Salud/Organización Panamericana de la Salud, y es responsable de la dirección de los subgrupos para el agua, saneamiento e higiene y la educación. A continuación, los resultados que UNICEF espera obtener mediante sus intervenciones de emergencia:

Salud y nutrición: En forma coordinada con la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, UNICEF garantizará que unos 35.000 niños, niñas y mujeres afectados por los desastres naturales, el confinamiento forzado y el desplazamiento cuenten con acceso a los servicios básicos de salud y nutrición mediante el empleo de la estrategia de gestión integrada de las enfermedades infantiles y neonatales. Asimismo, y en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos, UNICEF garantizará que unos 15.000 niños indígenas de la región del Pacífico que han sido desplazados o que carecen de acceso a los servicios sanitarios debido a la violencia armada reciban alimentación suplementaria.

Agua, saneamiento e higiene: UNICEF garantizará que más de 20.000 pobladores afectados por los desastres naturales, el confinamiento forzado y el desplazamiento tengan acceso a suficiente agua potable y a instalaciones de saneamiento e higiene adecuadas conforme a las normas Sphere. Para lograr ese objetivo se repararán pozos de agua y los sistemas de agua y saneamiento de escuelas, clínicas y comunidades.

Educación: Mediante la distribución de libros de texto y otros elementos escolares, la rehabilitación de instalaciones de agua, saneamiento e higiene y la protección de los alumnos y alumnas de las enfermedades transmitidas por el agua en más de 40 aulas provisionales, se mejorará el acceso a la educación de unos 10.000 niños y niñas afectados por los desastres, el confinamiento forzado y el desplazamiento.

Protección de la infancia: Más de 200.000 niños y niñas afectados por los desastres y los conflictos armados, o gravemente amenazados por la munición sin estallar o el reclutamiento por parte de las agrupaciones armadas, recibirán apoyo psicosocial, conocimientos para la vida, capacitación laboral y servicios de reintegración. A tal fin, se establecerán espacios acogedores para los niños y redes de protección basadas en las comunidades. El subgrupo para la protección de la infancia, que dirige UNICEF, también creará un sistema identificable de signos que indicarán que las escuelas son espacios humanitarios protegidos y prevendrán de esa manera que las instalaciones sean usadas por grupos armados legales o ilegales.

VIH/SIDA: Mediante la distribución de información sobre la transmisión y prevención del VIH, UNICEF y sus aliados incrementarán la capacidad de reducir las probabilidades de contagio de los jóvenes en las zonas afectadas por los desastres naturales o donde se desarrollen conflictos armados y en los asentamientos de personas desplazadas, a fin de reducir sus probabilidades de contagio con el VIH.

Resumen de las necesidades d emergencia de UNICEF para cumplir con los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia en 2010
Sector USS
Salud y nutrición 1.000.000
Agua, saneamiento e higiene 800.000
Educación 900.000
Protección de la infancia 3.100.000
VIH/SIDA 200.000
Total 6.000.000