HAR_graphic_sp
Languages
English
Français

África Occidental y Central Reportaje sobre Chad

© UNICEF Chad/2009/Noy

Unos niños juegan al fútbol en un centro de tránsito para niños ex soldados en Nyamena. UNICEF y CARE International dirigen varios centros que ofrecen asesoramiento, salud y apoyo psicosocial y formación profesional para reintegrar a los niños en sus comunidades.

ALIANZAS PARA LA PAZ: EL RETORNO AL HOGAR DE LOS NIÑOS INVOLUCRADOS EN EL CONFLICTO ARMADO DEL CHAD

NYAMENA, Chad, agosto de 2009 - “Ha sido un largo camino”, susurra Ali 1, de 16 años de edad. “Todavía tengo pesadillas en las que me imagino que continúo perdido en esos combates… Pero luego me despierto, y me doy cuenta de que estoy en el centro y que eso ha terminado. Que nuestra situación está mejorando”.

Ali es uno de los 83 niños que integraban un grupo armado y que fueron capturados por las fuerzas gubernamentales en mayo de 2009, a quienes el gobierno del Chad posteriormente liberó y puso a cargo de UNICEF. 

“Un día estaba cuidando las vacas y los camellos de mi familia”, cuenta Ali recordando las circunstancias en que pasó a formar parte del grupo armado. “Y de pronto, aparecieron varias personas con armas y me robaron el ganado”.

Ali sintió que su familia y su modo de vida corrían grave peligro, y decidió que la única manera en que podría sobrevivir en una región al borde del colapso económico, donde se han derrumbado las normas sociales y donde todos los pobladores están amenazados con el desplazamiento, consistía en alzarse en armas.

“Caminamos, siempre de noche. Recorrimos largas distancias”, continúa recordando. “Durante el día permanecíamos ocultos, para que no nos descubrieran. Cruzamos la frontera de Darfur. Allí había muchos niños como yo. Nos quedamos allí aproximadamente un año, y luego nos internamos más profundamente en el Sudán. Cada vez que nos preparábamos para cruzar la frontera y participar en combates, teníamos mucho miedo”.

Ámbitos más seguros

Ali es uno de los 300.000 niños y niñas que son explotados por las fuerzas o agrupaciones armadas en diversos lugares del mundo. En mayo de 2007, UNICEF y el Gobierno del Chad firmaron un compromiso jurídicamente vinculante para impedir el reclutamiento de menores y para lograr la liberación y reintegración de los niños y niñas involucrados con las agrupaciones y fuerzas armadas.

Tras la firma de ese acuerdo, UNICEF y CARE abrieron varios centros de transición en N’Djamena, que ofrecen un ámbito de seguridad a los niños. El apoyo que se brinda a los menores consiste en alimentos, prendas de vestir y atención médica, además de orientación psicológica durante lo que suele ser para ellos un periodo de tensión e incertidumbre. Mediante estas labores conjuntas se ha logrado la desmovilización y reintegración en sus familias y comunidades de 654 niños que habían tomado parte en los conflictos armados en el Chad.

 “El componente más importante de  nuestras labores  de colaboración con CARE,  organización con la que compartimos la experiencia que hemos cosechado a lo largo de los años, consiste en brindar  apoyo psicosocial y orientación psicológica  a cada uno de esos niños,  que en su mayoría han vivido situaciones de miseria y  traumas inimaginables”, explica Désiré Mohindo,  Oficial de Protección de la Infancia de la Oficina de UNICEF en él Chad.

Ousmane,  un niño de 17 años que pasó a formar parte de una agrupación armada después que  varios hombres mataron a sus padres y  saquearon la granja familiar, está de acuerdo con las  palabras del Sr. Mohindo. Ousmane fue liberado como resultado de un acuerdo que firmaron  el gobierno y el grupo armado que lo tenía en su poder. Tras su liberación, el joven pasó cinco meses en uno de los centros de tránsito  en N’Djamena, donde aprendió francés  y mecánica de automotores  antes de regresar a su pueblo, localizado en la región oriental del Chad. La reintegración de Ousmane fue posible gracias a un programa conjunto de Jesuit Refugee Services, el Ministerio de Sus asuntos Sociales del Chad y UNICEF.

“Estoy muy feliz de haber vuelto a mi pueblo”, comenta Ousmane. “Ahora, mi sueño es tener mi propio taller mecánico”.

UNICEF continúa colaborando con el Gobierno y otros aliados como CARE y Jesuit Refugee Services para mejorar las vidas de los niños y niñas que han quedado en situación de vulnerabilidad y han vivido circunstancias deshumanizadoras pedido a los años que pasaron en los campos de batalla del Chad y el Sudán.

1Los nombres han sido modificados para proteger la identidad de las personas.