har_2009_header_sp
Languages
English
Français
عربي

ACCIÓN HUMANITARIA DE UNICEF Y LOS DESAFÍOS FUTUROS

1. El Informe de Acción Humanitaria

El Informe de Acción Humanitaria es el llamamiento humanitario de financiación anual de UNICEF en favor de los niños y las mujeres afectados por situaciones de emergencia prolongadas. En 2009, los requisitos para apoyar las intervenciones de respuesta a las situaciones de emergencia que reciben la asistencia de UNICEF alcanzan los 1 000 494 205 de dólares, un aumento de un 17% en comparación con 2008. El Informe de Acción Humanitaria de 20091 incluye 36 países, en lugar de los 39 países de 20082, con la incorporación de Myanmar, Tayikistán y Yemen.

En comparación con 2008, las necesidades financieras de la región de África Oriental y Meridional para las situaciones prolongadas de emergencia casi se han duplicado. Etiopía, Somalia y Zimbabwe fueron cruciales en este aumento, ya que Zimbabwe necesita casi cinco veces más financiación. Más de la mitad de los fondos recaudados servirán para garantizar que UNICEF siga apoyando las cinco mayores operaciones humanitarias en el mundo: República Democrática del Congo, Somalia, Sudán, Uganda y Zimbabwe.

Por sector, las necesidades en materia de salud y nutrición representan el 38% del total de la financiación para situaciones de emergencia, seguidas por el sector de agua, saneamiento e higiene con un 22%. UNICEF dirige el grupo de nutrición, de agua, saneamiento e higiene, y de protección de la infancia, y codirige el grupo de educación con Save the Children.

2. El Informe de Acción Humanitaria - Una fracción reducida de la respuesta de UNICEF a las situaciones de emergencia3

Las situaciones de emergencia que figuran en este Informe de Acción Humanitaria representan solamente una fracción reducida de la respuesta a las situaciones de emergencia que reciben apoyo de UNICEF. UNICEF está presente sobre el terreno en más de 150 países, y esto le brinda una ventaja comparativa para abordar las nuevas situaciones de emergencia. Entre 2005 y 20074, UNICEF ha intervenido anualmente en alrededor de 276 situaciones de emergencia en 92 países. Como promedio, solamente un 25% eran situaciones de emergencia en marcha o prolongadas, mientras que el 75% eran nuevas situaciones de emergencia. 
 
Las situaciones de emergencia pueden ser desastres, conflictos sociopolíticos, epidemias, violaciones sistemáticas de los derechos humanos o cualquier otra situación que ponga en peligro los derechos y el bienestar de las mujeres y los niños de tal manera que resulte necesario adoptar medidas extraordinarias. Entre 2005 y 2007, más del 50% de las situaciones de emergencia se debieron a desastres, mientras que las intervenciones relacionadas con conflictos representaron el 30% y las situaciones de emergencia relacionadas con la salud representaron el 19% de la respuesta de UNICEF a las situaciones de emergencia.

3. La importancia de las asociaciones y el fomento de la capacidad

UNICEF se compromete a mejorar y mantener las asociaciones en las situaciones de emergencia, ya que contribuyen a la realización de los derechos de los niños y las mujeres. UNICEF ha establecido asociaciones para la acción humanitaria y de otro tipo con un conjunto notable y diverso de entidades, especialmente con otros organismos de las Naciones Unidas, las ONG, el movimiento de la Cruz Roja y otras organizaciones internacionales y regionales. Estas asociaciones se reflejan en la prestación y coordinación de servicios sobre el terreno, la formulación de normas, la promoción humanitaria y el logro de cambios en las políticas.

UNICEF ha hecho suyos los principios de la Plataforma Humanitaria Mundial (PHM)5, que se están institucionalizando en toda la organización e incorporando en diversos proyectos, entre ellos las funciones de dirección de grupos, el marco del Proyecto de acuerdo de cooperación entre ONG y UNICEF, la capacitación para la respuesta y preparación en casos de emergencia y la revisión de los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia, entre otros. Se seguirán manteniendo los mecanismos de consulta para incorporar más sistemáticamente a las principales ONG humanitarias como asociadas estratégicas de UNICEF en las situaciones de emergencia. El fomento de la capacidad de las ONG en situaciones de emergencia se iniciará conjuntamente para reforzar la preparación y la respuesta en casos de emergencia y los sistemas de alerta temprana. Se mejorará la comunicación en las situaciones de emergencia y se establecerá una función de enlace con las ONG a escala mundial.

Además de establecer y fortalecer las asociaciones, UNICEF se compromete a mejorar aún más su propia capacidad para la preparación y respuesta en casos de emergencia. El Programa mundial de fomento de la capacidad humanitaria de UNICEF tiene por objetivo brindar una mejor acción humanitaria. Entre los logros hasta la fecha cabe destacar: fortalecimiento de los coordinadores de grupo; preparación de directrices financieras y administrativas simplificadas para las situaciones de emergencia; aplicación del mecanismo de seguimiento y presentación de informes sobre violaciones graves de los derechos de la infancia; mejora de la capacidad para abordar la programación de género en el marco de la acción humanitaria; despliegue de personal de emergencia eficaz y mejora de las listas de personal cualificado; ampliación continua de los asociados de reserva; y aumento en la capacidad logística.

Se reforzarán las actividades para la reducción de riesgos a escala de país en las iniciativas de programa y los proyectos piloto con el fin de mejorar el conocimiento, las aptitudes y los recursos de los asociados en todos los puntos del ciclo de gestión del riesgo: antes, durante y después de la situación de emergencia. Se espera que UNICEF trabaje estrechamente con diversos asociados -gobiernos, ONG, organizaciones de la Cruz Roja/Media Luna Roja y otros agentes de la sociedad civil- al tiempo que mantiene un nivel óptimo en la capacidad interna de preparación y respuesta para casos de emergencia.

4. Los desafíos futuros: aumento del precio de los alimentos y cambio climático

Las repercusiones del aumento del precio de los alimentos sobre la acción humanitaria del UNICEF

Una mayoría de los países que se incluyen en el Informe de Acción Humanitaria se han visto negativamente afectados por el aumento del precio de los alimentos que pagan los consumidores, ya que este incremento ha agravado la situación nutricional de los niños y las mujeres que viven en entornos vulnerables. Aunque se calculó que un total de 850 millones6 de personas seguían encontrándose en una situación preocupante de hambre en 2007, el aumento de los precios ha elevado probablemente ese número a 950 millones7. Incluso antes de 2008, muchas familias luchaban para sobrevivir, a pesar de que los precios descendieron un 75% entre 1974 y 2005. Entre mayo de 2007 y mayo de 2008, el índice de los precios de los alimentos aumentó en un 50%8, imposibilitando que algunas familias pudieran adquirir alimentos básicos para sus hijos.

Además, el aumento de los precios de los alimentos agrava y profundiza las vulnerabilidades existentes en países afectados por conflictos prolongados, crisis políticas, desastres y la prevalencia endémica del VIH y el SIDA, al obligar a las familias a adoptar medidas extremas. Las cuestiones relativas a la protección de la infancia cobran una mayor importancia en un entorno de este tipo, debido a que hay grandes probabilidades de que aumente el trabajo infantil, de que el matrimonio infantil sea más frecuente y de que se reduzca la asistencia a la escuela. UNICEF está llevando a cabo una amplia gama de actividades de protección de la infancia contra estas consecuencias adversas.

Mediante el Marco Amplio de Acción9 se han seleccionado alrededor de 27 países10, de los cuales 17 figuran en este informe, para una aplicación intensiva de intervenciones coordinadas relativas al aumento del precio de los alimentos. La asociación mundial REACH, dirigida por UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), es otra iniciativa decisiva para eliminar el hambre y la desnutrición en la infancia.

La respuesta de UNICEF y sus asociados es ayudar a los gobiernos a garantizar la seguridad nutricional, especialmente para los niños y las mujeres embarazadas y lactantes. La seguridad nutricional no solamente implica el acceso a una alimentación adecuada, sino también a los micronutrientes apropiados, al agua potable, a la higiene y el saneamiento, y a unos servicios de atención de la salud de calidad, así como la mejora de las prácticas en el hogar y la comunidad relacionadas con el cuidado infantil y con la higiene y la preparación de los alimentos.

Como se refleja en este informe, UNICEF ha llevado a cabo varias iniciativas para abordar las repercusiones negativas que el aumento de los precios de los alimentos pueda tener sobre la salud y la situación nutricional de los niños. Sin embargo, UNICEF necesitará más recursos para poder responder a las necesidades de los niños y las mujeres en 2009 a escala mundial11.

Las repercusiones del cambio climático sobre la acción humanitaria de UNICEF

Los recientes estudios sobre el cambio climático sugieren una serie de predicciones alarmantes:

UNICEF reconoce que la infancia debe ser una de las preocupaciones principales en los marcos mundiales, nacionales y subnacionales de políticas sobre el cambio climático y la seguridad humana, debido a su excepcional vulnerabilidad. Hay pruebas convincentes de que muchas de las principales causas de mortalidad infantil (paludismo, diarrea y desnutrición) dependen enormemente de las condiciones climáticas. Además, los niños y las mujeres representan por lo general el 65% de las personas que sufrirán todos los años los efectos de desastres relacionados con el clima el próximo decenio; de esas personas, 175 millones serán niños12. Aunque las pérdidas de vidas y de medios de subsistencia caracterizan los efectos de los desastres repentinos, la naturaleza de los desastres relacionados con el clima, como el aumento a largo plazo del nivel del mar o la aparición de periodos constantes de sequía e inundaciones, puede generar un aumento considerable en el número de personas desplazadas a la fuerza. 

Aunque UNICEF está formulando en la actualidad su propia estrategia para abordar los desafíos del cambio climático, reconoce plenamente la contribución importante a la adaptación al cambio climático que suponen las medidas de reducción de riesgos de desastre. Por tanto, UNICEF da prioridad a las medidas que fortalecen la resistencia de los individuos y las comunidades a posibles peligros, al mismo tiempo que refuerza los sistemas de alerta temprana, de preparación y de respuesta para abordar un posible aumento de las situaciones de desastre. UNICEF establecerá también medidas explícitas destinadas a fomentar la capacidad de sus asociados locales y subnacionales para mitigar las situaciones de desastre, prepararse y responder a sus efectos.
En 2008 se llevaron a cabo una serie de iniciativas explícitas de reducción de los riesgos de desastre. Por ejemplo, en Asia Central se estableció una iniciativa regional de reducción de riesgo de desastre en cuatro países, con el objetivo de fortalecer la capacidad de gestión de desastres del gobierno, al mismo tiempo que se promovía la resistencia de la comunidad y una mayor seguridad en las escuelas. Entretanto en Haití, después de una temporada especialmente mortífera de huracanes, UNICEF llevó a cabo actividades para incluir las medidas de reducción del riesgo de desastres en el programa de recuperación y para garantizar la integración de medidas similares en el Plan de Acción del Programa de País a largo plazo. UNICEF considera que la ejecución en 2009 de éstos y otros proyectos similares -en Honduras, India, Madagascar y otras partes- puede desempeñar una función fundamental en la reducción del riesgo que presentan para los niños y las mujeres los peligros relacionados con el cambio climático.

La reducción del riesgo de desastres y la preparación en casos de emergencia son preocupaciones decisivas de UNICEF para mejorar una acción humanitaria eficiente y oportuna y fomentar el fortalecimiento de la capacidad de los asociados, incluidos los gobiernos, las ONG, los organismos de las Naciones Unidas y las comunidades. UNICEF participará cada vez más en actividades relacionadas con la adaptación al cambio climático, la mitigación de riesgos, la alerta temprana y la preparación y respuesta en casos de emergencia, con el objetivo de reducir las repercusiones que los desastres puedan tener sobre las poblaciones vulnerables, especialmente los niños y las mujeres.

5. Conclusión

El aumento del precio de los alimentos ha agravado en 2008 la situación de las poblaciones de muchos países en todo el mundo y probablemente seguirá siendo un motivo de preocupación en 2009. El cambio climático y la mayor frecuencia e intensidad de los desastres supondrán nuevos desafíos. Otras tendencias mundiales, entre ellas el crecimiento de la población, el aumento constante de la urbanización y el incremento en los costos de los combustibles y la energía, tendrán también repercusiones sobre los derechos y el bienestar de los niños y las mujeres. UNICEF se compromete a garantizar la adaptación apropiada de sus medidas de apoyo y sus prácticas a fin de minimizar las pérdidas de vidas y de medios de subsistencia. La mejora y la sostenibilidad de las asociaciones serán fundamentales para resolver los desafíos del futuro. UNICEF desea colaborar con los donantes y otros asociados en la promoción y el cumplimiento de los derechos de los niños y las mujeres más vulnerables. 



 

1  El Informe de Acción Humanitaria complementa el Procedimiento de Llamamientos Unificados. Las necesidades de financiación del informe son iguales o más elevadas que las necesidades de UNICEF que figuran en el Procedimiento de Llamamientos Unificados y el número de países es también mayor.


2  En 2008, Jordania, Líbano, Lesotho, Pakistán, la República Árabe Siria y Swazilandia figuraban en capítulos separados de país.


3  Información basada en el estudio mundial llevado a cabo por la Oficina de Programas de Emergencia (EMOPS) - Unidad de alerta temprana y preparación, UNICEF's Emergency Response in 2007, Resumen de datos, junio de 2008.


4 Los datos para el año 2008 no estaban disponibles en el momento en que se redactó este informe.


5 UNICEF apoya los siguientes principios de asociación de la PHM: igualdad, transparencia, enfoque orientado hacia los resultados, responsabilidad y complementariedad.


6 Programa Mundial de Alimentos, World Hunger Map, PMA, 2007.


7 Programa Mundial de Alimentos, 'WFP says high food prices a silent tsunami, affecting every continent', PMA, abril de 2008.


8 International Food Policy Research Institute, Issue Brief 54, IFPRI, octubre de 2008.


9 El Marco Amplio de Acción fue emitido por el Grupo de Tareas de Alto Nivel, establecido por el Secretario General de las Naciones Unidas en abril de 2008, y del cual UNICEF es miembro.


10 Afganistán, Bangladesh, Benin, Bhután, Burkina Faso, Burundi, Djibouti, Eritrea, Etiopía, Guinea, Guinea-Bissau, Haití, Honduras, Liberia, Madagascar, Malawi, Malí, Mauritania, Mozambique, Nepal, Níger, Pakistán, República Centroafricana, Sierra Leona, Tayikistán, Togo, Yemen (los países en negrita están incluidos en el Informe de Acción Humanitaria de 2009).


11 UNICEF, Aumento de los precios de los alimentos/Seguridad de la nutrición. Medidas en favor de la infancia, 19 de noviembre de 2008.


12 Save the Children Fund, Legacy of Disaster, SCF, 2007.