har_2009_header_sp
Languages
English
Français
عربي

ESARO ETIOPÍA: REPORTAJE

© UNICEF Ethiopia/2008

Shinote Nute, 4 años, recibe tratamiento terapéutico para la desnutrición grave en un centro ambulatorio de salud que recibe apoyo de UNICEF en Sidama. Los trabajadores de salud reciben también capacitación para detectar y tratar la desnutrición aguda.

EN EL MARCO DE UNA CRISIS CONTINUA, LOS AGENTES DE DIVULGACIÓN SANITARIA APOYAN LA GESTIÓN DE LA DESNUTRICIÓN

Fikre Berhanu dice que las familias a las que ella presta servicios no cuentan con suficientes alimentos. Tras la intensa sequía que devastó las reservas de provisiones, las lluvias recientes han representado un alivio para algunos. Pero en muchos otros hogares, las reservas de alimentos siguen siendo alarmantemente limitadas. "En general, hay escasez de alimentos", explica la Sra. Berhanu. Los rostros agotados de muchas madres, niños y niñas que esperan que les atiendan en esta clínica rural comunitaria de Etiopía meridional confirman sus palabras.

Al otro lado de la sala, una colega de la Sra. Berhanu, Meseret Bayena, conversa con la madre de Sambata Shubo, una niña de un año de edad. Sambata es una de los 53 pacientes ambulatorios que reciben tratamiento contra la desnutrición. Mientras escucha las palabras de la Sra. Bayena, Antay Woto acuna a su hija en el regazo y le alimenta con pequeñas porciones de un producto terapéutico de alto valor nutricional hecho con cacahuetes. La Sra. Berhanu y la Sra. Bayena son agentes de divulgación sanitaria que recientemente recibieron capacitación para detectar y tratar la desnutrición. Ambas tienen a su cargo un programa terapéutico para pacientes ambulatorios que funciona en el Puesto Sanitario de Sheluabore y que recibe apoyo de UNICEF. Entre las actividades que realizan ambas agentes sanitarias figuran las evaluaciones nutricionales y el suministro de alimentos terapéuticos y medicamentos de emergencia.

Debido a que muchos pacientes viven cerca de la clínica, la Sra. Berhanu y la Sra. Bayena pueden vigilar su estado de salud mediante visitas domiciliarias semanales. Desde la inauguración del establecimiento sanitario, las familias de la región tienen acceso a atención médica ordinaria y de emergencia. Uno de los aspectos más importantes del programa terapéutico para pacientes ambulatorios es que las madres ya no deben recorrer largas distancias para recibir atención y que las agentes sanitarias pueden mantenerse al tanto de la salud de las familias. "Está cerca de los pobladores de la región", comenta Shaya Asindua Ibrahim, oficial del equipo sobre el terreno de UNICEF en la Región de las Nacionalidades y los Pueblos de las Naciones Meridionales de Etiopía.

Los 24.600 agentes de divulgación sanitaria que, como la Sra. Berhanu, han recibido capacitación y han sido asignados a diversos puntos de todo el país desempeñan una función fundamental como prestadores de los servicios del Programa de Divulgación Sanitaria, una intervención nacional polifacética que puso en marcha el Ministerio Federal de Salud de Etiopía en 2004 con el propósito de aumentar el acceso a los servicios de atención primaria de la salud de las madres, los niños y las niñas de todo el país. Como la mayoría de los agentes de divulgación, la Sra. Berhanu presta servicios en su comunidad de origen. Cuando el programa esté funcionando plenamente, cada puesto sanitario estará a cargo de dos agentes que ofrecerán una amplia gama de servicios, entre ellos los de atención de la salud prenatal y de orientación en materia de nutrición, además de servicios de inmunización, planificación de la familia, higiene y saneamiento.

Con el objetivo de descentralizar el tratamiento de la desnutrición, al plan de actividades básicas del Programa de Divulgación Sanitaria se le agregó un curso suplementario sobre gestión de la desnutrición. Además de brindar a las familias orientación actualizada sobre la alimentación, los agentes sanitarios pueden llevar a cabo exámenes para detectar la desnutrición y enfermedades conexas y brindar el tratamiento adecuado. Los agentes de divulgación sanitaria brindan atención directa mediante el suministro de alimentos terapéuticos y medicamentos a quienes pueden recibir tratamiento como pacientes ambulatorios y remiten a los que necesitan atención más especializada a las clínicas y hospitales donde pueden permanecer internados.

En algunas regiones de Sidama, la ampliación de los servicios ha posibilitado la reducción de la gravedad de los casos con relación a la situación que imperaba hace dos meses, cuando se calculó que unos 75.000 niños y niñas estaban directamente afectados por la desnutrición aguda grave. Sin embargo, a pesar del aumento de la capacidad de UNICEF y sus aliados para dar respuesta a la situación, el número de niños y niñas que requieren tratamiento sigue en aumento.

Los alimentos terapéuticos listos para su consumo y los medicamentos como los que suministra UNICEF constituyen medios muy eficaces para restaurar el equilibrio nutricional. Sin embargo, muchos jóvenes pacientes que reciben el alta regresan a hogares donde la comida no alcanza. Debido a ello, algunos establecimientos sanitarios registran aumentos en el número de pacientes que deben volver a recibir tratamiento de los programas de alimentación terapéutica.