har_2009_header_sp
Languages
English
Français
عربي

ÁFRICA OCCIDENTAL Y CENTRAL REPÚBLICA CENTROAFRICANA: REPORTAJE

© UNICEF CAR/2008/Milaine

Theresia, (con la cámara), participa en un seminario de fotografía en Voix du Cour, un centro para niños y niñas vulnerables en Bangui, que recibe apoyo de UNICEF. Su grupo se dedica a las cuestiones de salud, debido a la elevada tasa de mortalidad en la infancia que hay en su país.

THERESIA - LA INFANCIA Y LA FOTOGRAFÍA EN LA REPÚBLICA CENTROAFRICANA


Theresia es una de las alumnas más trabajadoras de la clase. Esta niña de 16 años sigue con todo detalle cada etapa del taller de fotografía de una semana de duración que UNICEF ha organizado en la República Centroafricana. En este taller se estimula a su grupo, compuesto por niños y niñas de 15 años, a expresar sus puntos de vista y su creatividad en un entorno seguro. A través de fotografías y textos dejarán un testimonio que será visto y oído más allá de las fronteras de su país. 

Al igual que el resto de los niños y niñas que asisten al taller, Theresia ha tenido una infancia difícil. Su padre murió cuando ella era muy joven, y poco después su madre regresó a su aldea de origen. Theresia y sus hermanos pequeños quedaron al cuidado de unos parientes en Bangui, la capital. "Mi madre quería que continuáramos en la escuela y me dejó con mi prima", explica Theresia. "Mi prima me convirtió en la criada de la casa. Hacía de todo, cocinar, lavar y limpiar, y encima me acusaba de perseguir a los chicos. ¿Cómo podía tener tiempo para eso?", dice Theresia mirándose las manos. "Después comenzó a pegarme. Todos los días. Ya no podía más, así que decidí escaparme".

Ahora Theresia y dos de sus hermanos pequeños viven con su tío. "Es una casa pequeña, pero la familia de mi tío nos trata muy bien. Ahora estamos mucho mejor. Cuando huí de la casa de mi prima acudí a una antigua vecina". Theresia parece un poco avergonzada; se remueve en la silla. "Trabajaba como prostituta en otra parte de la ciudad. Me dejó quedarme con ella, no tenía ningún otro sitio donde ir. Normalmente dormía en el patio porque durante la noche venían muchos clientes y sólo había una habitación dividida con sábanas que colgaban del techo".

Es difícil comprender la dureza de las vidas que han llevado los niños y niñas que asisten a este taller de fotografía. Durante toda la semana el aula resuena con risas y jugosos debates. Es una semana llena de color. Ninguno de estos niños y niñas habían tomado fotografías antes; un fotógrafo profesional les enseña los aspectos técnicos básicos de la fotografía. Antes de que les entreguen las cámaras digitales, los niños y niñas se reúnen en grupos más pequeños para decidir acerca de los temas que van a tratar.

El grupo de Theresia decide elegir la 'salud', porque en su país cada diez días mueren cerca de 500 niños y niñas de enfermedades prevenibles y curables. Equipados con cámara, bolígrafo y papel, el grupo visita hospitales y clínicas a fin de documentar la situación de los pacientes en términos de salud y de seguridad.

"Oh, ¡me gusta tanto!" exclama Theresia. "Es emocionante tomar fotografías y hablar con todas estas personas. Si pudiera, querría que este taller continuara para siempre, que no se acabara nunca", dice riéndose.

Theresia asiste regularmente a Voix du Cour, un centro creado con el apoyo de UNICEF para los niños y niñas vulnerables que viven en Bangui. Todos los niños y niñas que participan en el taller están familiarizados con este centro. La mayoría de estos niños y niñas proceden de hogares rotos, viven como huérfanos, en la calle, y acuden a Voix du Cour para que les den de comer, para bañarse, para reunirse con amigos, jugar o asistir a clase. Para algunos de estos niños y niñas este centro les permite un respiro del mundo exterior.

Bangui es una ciudad hostil, la capital de uno de los países más pobres del mundo que ha sufrido décadas de inestabilidad política. Más del 60% de la población vive con menos de 1 dólar al día, lo que ocasiona una lucha generalizada por las necesidades básicas en un mundo en el que los precios no dejan de aumentar. Debido a esta dura realidad muchos niños y niñas son víctimas del abandono, la violencia doméstica, el maltrato y el trabajo infantil. Cientos de niños y niñas han trascendido las puertas de Voix du Cour.

El objetivo del taller de fotografía organizado por UNICEF es lograr que se oiga la voz de algunos de estos niños y niñas que todos los días son víctimas del abandono. En la República Centroafricana, los jóvenes constituyen la mayoría de la población, y sin embargo los problemas que les afectan rara vez se toman en serio.