har_2009_header_sp
Languages
English
Français
عربي

ESARO ANGOLA: REPORTAJE

© UNICEF Angola/2008

Julieta, de cinco años, recibe tratamiento con fluidos de rehidratación intravenosa y sales de rehidratación oral en el centro para el tratamiento del cólera de Lubango. Su madre se encuentra junto a ella.

ACABAR CON EL CÓLERA PASO A PASO

Los visitantes que hoy acuden al centro de tratamiento del cólera de Lubango no pueden imaginarse cómo era este lugar hace un año y medio. En aquel tiempo en que las inundaciones afectaban a la zona meridional de Angola, todos los días ingresaban en el centro un promedio de 100 pacientes. Actualmente, gracias al extraordinario esfuerzo realizado para controlar y prevenir los casos de cólera, el centro tiene menos de una docena de pacientes.

El cólera sigue siendo una amenaza para los niños y niñas de Angola. Dado que tal vez les resulte difícil acordarse de las medidas básicas de prevención del cólera tales como el lavado de las manos con jabón, UNICEF distribuye jabón de forma periódica y promueve actividades de movilización social entre la población, para ayudar a los niños y niñas y a sus familias a adoptar unas prácticas de higiene seguras.

Pese a ser una intervención fundamental y de bajo coste, el lavado de las manos con jabón por sí solo no solventará el problema recurrente del cólera. Las causas subyacentes de los brotes de cólera son problemas que atañen al saneamiento básico y al abastecimiento de agua salubre, ámbitos en los que UNICEF está ayudando al Gobierno de Angola a mejorar los servicios prestados a la población.

Para Abel da Costa, Director Provincial de Agua y Energía de la provincia de Huíla, UNICEF ha sido siempre su principal aliado. Como dice el Sr. da Costa, "UNICEF ha sido un colaborador clave que ha hecho posible realizar numerosas obras relacionadas con el agua, y la organización me ha ayudado siempre a fomentar la capacidad de mis equipos. Tenemos otros aliados, pero ninguno como UNICEF, que nos impulsa a avanzar y se asegura también de que lo hacemos mediante proyectos sostenibles".

Uno de los proyectos a los que hace referencia el Sr. da Costa se encuentra en Capelongo, en el municipio de Matala, a dos horas en coche de la capital de la provincia de Huíla, Lubango. Uno de los principales objetivos de este proyecto es prevenir el cólera. Gracias a un acuerdo alcanzado entre el Gobierno Provincial y UNICEF, los habitantes de Capelongo disponen ahora de agua corriente en sus hogares. Antes tenían que caminar cuatro kilómetros hasta la fuente de agua más cercan. Una de las diferencias más asombrosas entre la situación previa y la actual es que NO se han registrado más nuevos casos de cólera en Capelongo.

Aunque estos progresos son muy alentadores, aún queda mucho por hacer. Los habitantes de Capelongo han asistido a una mejora radical de su calidad de vida, pero aún hay otros que precisan ayuda. Pese a que las cifras han disminuido, aún hay pacientes en el centro de tratamiento del cólera de Lubango. João Neves, oficial residente de programas de UNICEF para la región meridional de Angola recientemente se reunió y conversó con dos de ellos.

Maria Calumbe y su hija Julieta son actualmente pacientes del centro de tratamiento del cólera de Lubango. La Sra. Calumbe llevó a su hija de cinco años al centro porque sospechaba que podía tener el cólera. Julieta recibió tratamiento de inmediato en el centro; el personal profesional le administró fluidos de rehidratación por vía intravenosa y después sales de rehidratación oral. Cuando Julieta se recupere totalmente, ella y su madre mantendrán una reunión con una de las enfermeras del centro, que les hablará de las medidas básicas para prevenir el cólera. Asimismo recibirán información y material educativo suministrado por UNICEF.

Cuando se le preguntó si había oído hablar de UNICEF, la Sra. Calumbe respondió: "Sí, había oído hablar de  UNICEF. Quizás nunca le presté demasiada atención, pero me han ayudado a salvar a mi hija, por lo que estoy muy, muy agradecida".

En cuanto al Sr. Neves, su encuentro con la Sra. Calumbe y con su hija le reafirmó en su creencia de que UNICEF está contribuyendo a salvar vidas. Como dijo: "Estamos aquí para ayudar a las autoridades a hacer frente a situaciones de emergencia como el cólera. En un sentido muy concreto esto significa salvar vidas tan jóvenes como la de Julieta. Pero lo que es aún más importante, significa contribuir a garantizar que Julieta y su familia -y cientos de familias similares a la suya- no tengan que volver a pasar por algo así".