har_header_sp_2008

ÁFRICA OCCIDENTAL Y CENTRAL NÍGER: REPORTAJE

Logrando avances en las emergencias nutricionales en Níger

© UNICEF Niger/2007/Barger

Sa’adé Mouctar se aprovisiona para su bebé en un centro de alimentación suplementaria en Maradi, Níger, gestionado por Acción contra el hambre (España), ONG aliada de UNICEF. A pesar de las mejoras, 300.000 niños y niñas sufren desnutrición aguda en Níger

Sa’adé Mouctar ata a su espalda a Alhassane, de nueve meses, y camina durante más de una hora hasta la ciudad de Mayahi, en la región centromeridional nigeriana de Maradi. En los últimos meses ha recorrido este trayecto cada dos semanas para que Alhassane pueda recibir un tratamiento contra la desnutrición. Había quedado desnutrido después de tener diarrea, vómitos y fiebre. Ahora es un paciente externo del centro de alimentación suplementaria dirigido por el aliado de UNICEF Acción Contra el Hambre-España.

UNICEF apoya a Acción Contra el Hambre-España y a otras 20 organizaciones no gubernamentales que dirigen cerca de 1.000 centros de alimentación en colaboración con el Departamento de Salud de Níger. Desde la crisis nutricional de 2005, han realizado importantes progresos en la reducción de la tasa de desnutrición entre los niños menores de cinco años. Entre octubre de 2005 y julio de 2007, la tasa de desnutrición aguda severa cayó casi un 50 por ciento, y la tasa de desnutrición global aguda descendió de un 15,3 por ciento a un 11,2 por ciento a nivel nacional. Pese a este progreso, todos los años reciben tratamiento para la desnutrición aguda 300.000 niños en todo el país, siendo en su mayoría menores de cinco años.

Gracias a las encuestas nacionales de nutrición, que se efectúan con periodicidad semestral, y a los controles bimensuales de 300 centros que disponen de sistema de vigilancia, UNICEF y sus aliados pueden llegar a las zonas más afectadas con acciones a mayor escala para responder a las necesidades urgentes. A todos los niños en tratamiento por desnutrición se les proporcionan suplementos de alimentos terapéuticos y se vigila su salud. Se les administran alimentos terapéuticos, hierro y suplementos de vitamina A para reforzar su sistema inmunitario, medicación para la eliminación de parásitos, la vacuna contra el sarampión y antibióticos. Además, a los niños que completan su tratamiento durante la “etapa de las vacas flacas” (los meses anteriores a la recolección, de abril a septiembre, cuando escasean las reservas de alimentos en los hogares) se les proporcionan raciones de alimentos que se llevan a casa para prevenir las recaídas.

En las zonas más vulnerables de Níger se lleva a cabo una distribución selectiva de alimentos suplementarios para todos los niños de entre 6 y 35 meses que viven lejos de los centros de tratamiento de la desnutrición. Más de 300.000 niños se benefician de esta iniciativa.

Al tiempo que responden a las necesidades urgentes, UNICEF y sus aliados también hacen frente a las causas que subyacen a la desnutrición de la infancia. Una causa, por ejemplo, es que las madres y otros cuidadores a menudo carecen de información sobre prácticas saludables de alimentación e higiene.

En el centro de alimentación suplementaria de Mayahi, Sa’adé y Alhassane se unen a otras mujeres y niños bajo un refugio hecho con tallos de mijo. Allí escuchan las lecciones de Nana Mariama, trabajadora sanitaria comunitaria, sobre temas como la lactancia materna exclusiva para los primeros seis meses de vida de un bebé, la presentación de alimentos apropiados para los niños de seis meses y la elaboración de comidas equilibradas para la familia.

Durante sus visitas al centro de alimentación suplementaria, Sa’adé ha aprendido cuáles son los alimentos más idóneos para los niños de la edad de Alhassane. “Antes le alimentaba con lo que tuviera a mano, pero ahora le alimento con frijoles, huevos y alimentos que come el resto de la familia.” Gracias al acceso a información vital y un tratamiento que salva vidas, Alhassane puede tener la posibilidad de un desarrollo saludable.

Las mujeres se informan sobre la disponibilidad y efectividad del tratamiento de la desnutrición a través de diversas actividades de divulgación comunitaria. UNICEF, el Gobierno de Níger y aliados procedentes de organizaciones no gubernamentales transmiten programas radiofónicos en las lenguas locales de las regiones sobre temas tales como identificar y tratar la desnutrición. Los trabajadores sanitarios comunitarios, como Nana Mariama, hacen visitas a domicilio en las aldeas rurales para difundir su mensaje de buena salud y nutrición. Trabajan con equipos de promoción del crecimiento con base en la comunidad para identificar a los niños desnutridos y remitirlos a centros de atención y alimentación para su tratamiento.

Aunque se han realizado importantes avances para mejorar la situación nutricional de los niños, todavía son demasiados los que corren el riesgo de sufrir desnutrición. La situación sólo mejorará con un apoyo sostenido que permita aumentar el acceso a la atención de salud, el acceso a la educación y el acceso a información vital sobre la gestión de enfermedades de la infancia, buenas prácticas de higiene y la preparación de dietas equilibradas para reducir la desnutrición y la mortalidad infantil – garantizando de ese modo un crecimiento y desarrollo saludables-.

Sa’adé y Alhassane infunden esperanza a su comunidad. Cuando la vecina de Sa’adé advirtió la mejora de la salud de Alhassane, le preguntó qué debía hacer con su propio hijo, cuyo peso es inferior al normal. En el centro de alimentación suplementaria de Mayahi, Sa’adé comenta, “La llevé conmigo hoy para enseñarle dónde encontraría ayuda para su hijo.”

* Le total comprend un taux de recouvrement maximal de 7%. Le taux réel de recouvrement pour les contributions sera calculé conformément à la décision 2006/7 du Conseil d’administration du 9 juin 2006.