har_header_sp_2008

ÁFRICA OCCIDENTAL Y CENTRAL REPÚBLICA CENTROAFRICANA: REPORTAJE

Las escuelas provisionales ayudan a los niños desplazados por los conflictos a recuperar la normalidad

© UNICEF CAR/2007/Holtz

Una escuela en la parte controlada por los rebeldes de la región de Vakaga, en el noreste de la República Centroafricana. UNICEF y sus aliados trabajan para que “aprender” siga siendo posible en las partes del país afectadas por conflictos.

Agnès Sadoua acaba de cumplir siete años. Sentada en el borde de un banco de madera, balancea despreocupadamente las piernas hacia adelante y hacia atrás. Como muchos otros niños de su edad, le faltan los dientes delanteros. Su rostro se ilumina cuando habla sobre su amor por la escuela, sus amigos y su familia. Sin embargo, la situación no siempre ha sido ésta. Hace tres meses, Agnès, junto con muchos otros niños y sus familias, se vio obligada a huir de su hogar y refugiarse en el monte. 

“Mamá me despertó muy temprano; nos vestimos apresuradamente y salimos de casa. Estaba muy asustada. No entendía qué estaba sucediendo.” Agnès no tenía por costumbre levantarse tan temprano. “Salimos de casa en silencio, todavía estaba oscuro,” recuerda la niña. Mientras bajaban la calle, se les fueron sumando los otros habitantes de la aldea.

Agarrando firmemente la mano de su hermano menor, Agnès explica cómo comenzó el largo camino hacia la seguridad. El único equipaje que la familia pudo llevarse era el pequeño fardo que la madre llevaba sobre la cabeza. “Recuerdo la caminata por la espesura del monte y cómo me dolían las piernas,” comenta con una mueca de dolor. El aterrado grupo evitaba circular por las carreteras por temor a los bandidos y a los grupos armados que patrullan habitualmente la zona de Paoua. Por la noche se detuvieron en una choza abandonada junto a un prado, donde permanecen desde entonces alimentándose exclusivamente de mandioca, que cultivan cerca de su vivienda. Agnès describe la soledad que sentía: “No había ningún otro niño en varios kilómetros a la redonda, y mamá me decía que era muy peligroso ir a buscarles”.

Sin embargo, varias semanas después las cosas cambiaron. “Algunas personas con sombreros iguales vinieron a hablar con mi madre,” recuerda la niña. “Trajeron mantas, utensilios de cocina y cereales.”

Algunos de los padres de otras familias habían despejado un pedazo de terreno en el bosque y habían construido un cobertizo con palos y una lona. “Al día siguiente volvieron las mismas personas,” explica Agnès, “esta vez con pizarras, materiales de papelería y otros artículos escolares. También llegó alguien y empezó a dar clases bajo la lona.” Agnès recuerda con cariño cuando pudo reunirse con los demás niños de su aldea y volver a la escuela. 

En 2006, UNICEF y la organización no gubernamental italiana COOPI lanzaron un programa conjunto, gracias al cual Agnès, junto con más de 10.000 niños, ahora puede asistir a la escuela en el bosque – una solución provisional en una región del país que sufre desde hace tiempo las consecuencias de la guerra. Los planes de UNICEF contemplan la ampliación del programa, la creación de escuelas permanentes y la promoción de una campaña de “Vuelta a la escuela” de gran alcance. No obstante, por ahora, las escuelas cumplen con su propósito de brindar educación y un ambiente de normalidad a algunos de los niños más vulnerables del país. 

Por esta razón, UNICEF emprenderá estas actividades con el objetivo de integrar tantos niños internamente desplazados como sea posible en escuelas formales o escuelas provisionales, permitiéndoles así continuar su educación. A los niños de estas escuelas también se les ha proporcionado un set completo de materiales escolares (incluidos libros de texto). Un enfoque similar se ha aplicado en la región de Vakaga, donde UNICEF trabaja en colaboración con Triangle Génération Humanitaire (Francia).

* Le total comprend un taux de recouvrement maximal de 7%. Le taux réel de recouvrement pour les contributions sera calculé conformément à la décision 2006/7 du Conseil d’administration du 9 juin 2006.