Informe de acción humanitaria 2007 – Página principal

AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

CUESTIONES CRÍTICAS PARA LA INFANCIA

El duradero conflicto en Colombia, la continua inestabilidad en Haití y los desastres naturales que afectan a las comunidades vulnerables de toda la región, crearon, en 2006, unas condiciones humanitarias desastrosas para cientos de miles de niños y mujeres de la región. A las tormentas tropicales y a los huracanes que generaron necesidades limitadas y a la continua lucha de las comunidades afectadas por los huracanes Stan y Wilma en 2005 hay que añadir las inundaciones de 2006 en Guyana, Haití y otros países de Centroamérica, las repetidas explosiones de los volcanes en Ecuador y Colombia, la continua sequía en Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba y Paraguay, y las recurrentes olas de frío en Bolivia y Perú. Estas catástrofes, así como los continuos conflictos armados en Colombia y Haití, llaman la atención sobre la vulnerabilidad de muchas comunidades a lo largo del continente, y sobre los deficientes esfuerzos de preparación ante las emergencias, y en ocasiones, sobre la inadecuada respuesta humanitaria.

ACCIÓN HUMANITARIA PLANIFICADA PARA 2007

Apoyo técnico a la preparación ante emergencias en 35 países: La Oficinal Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe ofrecerá apoyo técnico a nivel nacional, para actualizar la preparación y respuesta  ante una emergencia en 35 países donde UNICEF actúa en cooperación con otros participantes del Comité Permanente Interagencias (IASC, por sus siglas en inglés). Se dará prioridad a los países en situación de emergencia compleja y a países propensos a sufrir desastres naturales, así como a las comunidades altamente vulnerables de toda la región.

Apoyo técnico y desarrollo de capacidades de las contrapartes nacionales de acuerdo con los estándares de los Compromisos Básicos para la Infancia en Situaciones de Emergencia: Reconociendo el papel clave de las entidades nacionales en materia de ayuda humanitaria, la Oficina Regional apoyará las acciones de las oficinas de país para que las contrapartes nacionales asuman los Compromisos Básicos para la Infancia en Situaciones de Emergencia (CCC, por sus siglas en inglés), en todos los sectores y para todos los instrumentos de preparación ante las emergencias a nivel nacional, a través del apoyo técnico y del desarrollo de las capacidades de las contrapartes nacionales, para ofrecer una mejor respuesta a las emergencias.

Desarrollo de la capacidad de UNICEF y de los socios del IASC para ofrecer una respuesta específica en el marco de la coordinación ‘en grupo’: la Oficina Regional trabajará con otros miembros del IASC para identificar las brechas en la capacidad de respuesta nacional y regional ante una emergencia, en todos los sectores y para capacitar al personal de UNICEF y a los otros miembros y socios del IASC para colmar esas brechas. Los esfuerzos se centrarán, en particular, en los sectores en los que UNICEF ha sido designado, por parte del IASC, para liderar acciones específicas, o en los sectores donde tenga un papel de liderazgo reconocido.

Capacidad de aceleración de la respuesta a nivel regional: suministros, logística, ficheros de personal: La Oficina Regional mantendrá su capacidad para ofrecer asistencia directa a las oficinas de país que se enfrenten a emergencias de media y gran escala, a través del mantenimiento de un stock de artículos esenciales en Panamá y en tres bases logísticas gestionadas por el PMA, en colaboración con los centros subregionales de organismos internacionales ubicados en Barbados, Ecuador y El Salvador. También continuará actualizando el fichero de candidatos internos para su rápido despliegue en caso de emergencia y les ofrecerá formación. UNICEF además ampliará el fichero de candidatos externos y creará un mecanismo, en  coordinación con otros miembros del grupo de trabajo regional del IASC, para que las oficinas de país puedan revisar y modificar las acciones de alerta temprana/acción temprana.

Apoyo a las iniciativas de reducción de riesgos, dando la prioridad al sector de la educación: La Oficina Regional continuará colaborando con las entidades subregionales que gestionan los riesgos y con organizaciones internacionales que tienen como mandato reducirlos, para asegurar que todos los programas apoyados por UNICEF incluyan la reducción de los riesgos y para promover iniciativas encaminadas a reducirlos. Los esfuerzos se centrarán en el sector de la educación, dadas las iniciativas llevadas a cabo en 2006 y la oportunidad que ofrece la campaña internacional 2006/2007 sobre reducción de riesgos en el sector de la educación.

Necesidades de emergencia de la Oficina Regional de UNICEF para 2007

Sector

US$

Apoyo a la preparación ante emergencias en 35 países

500.000

Apoyo técnico y desarrollo de capacidades de las contrapartes nacionales de acuerdo con los CCC

400.000

Desarrollo de la capacidad de UNICEF y de los socios del IASC para ofrecer una respuesta específica en el marco de la coordinación ‘en grupo’

300.000

Capacidad de aceleración de la respuesta a nivel regional: suministros, logística, ficheros de personal

600.000

Apoyo a las iniciativas de reducción de riesgos, dando la prioridad al sector de la educación

600.000

Total*

2.400.000


* El total incluye una tasa de recuperación máxima del 7%. La tasa de recuperación real de las contribuciones individuales se calculará de acuerdo con la Decisión de la Junta Ejecutiva 2006/7 de 9 de junio de 2006.

© UNICEF/HQ05-0873/Shehzad Noorani