Informe de acción humanitaria 2007 – Página principal

TIMOR-LESTE

Habilidades para la vida en Timor-Leste

Cuando Jacinta dos Santos Guterres buscó refugio en el Seminarui São José el Menor en junio, vio lo frustrados que estaban los niños en el campamento que acogía a 1.500 personas que habían huido de sus hogares ante los recientes acontecimientos violentos en Timor Leste.

“Sin nada que hacer y ningún sitio al que ir, los jóvenes simplemente daban vueltas por ahí todo el día,” comenta la Sra. dos Santos Guterres, que previamente había trabajado como coordinadora de un proyecto apoyado por UNICEF para los niños y los jóvenes en el barrio de Comoro en Dili, la capital.

Sabía que con tanto tiempo libre disponible, algunos de los jóvenes del campamento se meterían en problemas dentro de poco. Lo mejor, pensó, sería enseñarles algunas habilidades útiles para que ocupen su tiempo, y también ayudarles a tomar mejores decisiones antes de tomar parte en cualquier tipo de actividad.

Ya se ha informado de que algunos jóvenes que viven en los campamentos se han enfrentado a aquellos que subsisten en los barrios de alrededor.

Así que tras recibir el visto bueno de los administradores del campamento y el apoyo de UNICEF, la Sra. dos Santos Guterres y UNICEF adaptaron los módulos de educación basados en las habilidades para la vida de la organización, diseñados para adaptarse a las necesidades de los jóvenes en situaciones de emergencia, a cinco días de sesiones de formación.

La formación cubre cómo mejorar la auto-conciencia, saber sobrellevar el estrés emocional y comunicarse eficazmente. También se tratan temas tales como el VIH/SIDA, las drogas y el alcohol.

Niñas especialmente vulnerables ante los abusos

Cuando UNICEF visitó el Seminario de São José el Menor, un grupo de 30 jóvenes se había reunido en la azotea del edificio para una sesión de formación educativa basada en las habilidades para la vida. Bajo un sol de mañana abrasador, se movían constantemente por allí en sus sillas. Pero a pesar de los limitados recursos y las duras condiciones, todos estaban muy atentos.

Entre ellos estaba Jaquelina Fonseca, de 16 años. “Me dio dolor de cabeza cuando me senté en el campamento a oír a la gente chismorrear,” comentó. “Me estresaba. Así que estoy contenta de estar en esta formación. Puedo hacer amigos y al mismo tiempo aprender cosas nuevas.”

Las niñas son especialmente vulnerables en los campamentos, pues se enfrentan constantemente a la amenaza de abusos físicos y sexuales. Al participar en las sesiones de formación, pueden enfrentarse con más éxito al estrés y alejarse de las situaciones violentas. Para agosto, ya se habían denunciado en Rede Feto, una red de mujeres timorenses que da seguimiento a los casos de violencia de género que tienen lugar en los campamentos, 10 casos de violencia doméstica, agresiones sexuales y abuso infantil (incluidos dos casos de violación).

“Quería tomar parte en esta formación porque no me conozco a mí mismo lo suficientemente bien,” cuenta un joven del grupo, Albino Fatima, de 25 años. Como otras miles de personas de esta nueva nación independiente, no tiene trabajo y está frustrado. Sin embargo, en lugar de unirse a los manifestantes en las calles, Albino ha encontrado esperanza en la formación de habilidades para la vida.

Mensajes de prevención frente al VIH/SIDA

“En ocasiones por la noche, puede verse a hombres y mujeres jóvenes sentados juntos en lugares oscuros,” comenta la Sra. dos Santos Guterres. “Nadie se atreve a decirles que se vayan. Simplemente hacemos como que nos les vemos y pasamos andando rápido.”

En una sociedad en la que mucha gente prefiere ‘no ver el peligro,’ es crucial difundir mensajes entre los jóvenes para que sepan cómo protegerse frente a enfermedades como el VIH/SIDA. “Tradicionalmente no tenemos una cultura de decir ‘no’, que es lo que aprenderán en este curso,” cuenta la Asistente del Oficial de Proyectos de UNICEF para la Prevención del VIH/SIDA, Milena Rangel. “También vamos a hablar de lo que constituyen abusos deshonestos o un comportamiento inapropiado para que las jóvenes pueden entender sus riesgos y ser más firmes.”

Las lecciones aprendidas no sólo deben ayudar a los jóvenes a sobrellevar esta emergencia, sino también a reconstruir sus vidas cuando finalmente vuelva la paz. UNICEF ha formado a mediadores adultos en Baucau, Los Palos y Dili, para realizar más sesiones de esta índole. También se ha asociado con la ONG timorense Fundasaun Hari Timor (‘Fundación Construir Timor’) con el fin de atender, antes de que acabe el año, a cerca de 400 jóvenes que viven en campamentos para desplazados internos en Dili.

© UNICEF Timor-Leste/2006

Un grupo de 30 jóvenes asiste a un curso de educación para la vida de cinco días de duración, en la Academia para Menores de São José.