Acción Humanitaria para la Infancia fomentar la capacidad de resistencia
Languages
English
Français
عربي

ÁFRICA ORIENTAL Y MERIDIONAL Reportaje sobre Somalia

© UNICEF Somalia/2010/Morooka

Abdi Ibrahim sostiene a su hija Sahra de 16 meses de edad frente a su hogar en la aldea de Hayaayabo. Hace seis meses, su hija de dos años murió de sarampión pero Sahra fue inmunizada durante los recientes Días de la salud infantil.

Los días de la salud infantil aportan servicios que salvan vidas a los niños somalíes en comunidades remotas y desatendidas

Por Iman Morooka
 
7 de junio 2010, pueblo de Hayaayabo, distrito de Boroma, noroeste de Somalia: Entre las numerosas madres que acudieron con sus hijos al sitio de la campaña del día de la salud infantil, Abdi Ibrahim era uno de los pocos padres presentes. Debido a que su esposa trabaja vendiendo comida en una escuela cercana para ayudar a mantener a la familia, el Sr. Ibrahim, de profesión barbero, acudió muy temprano por la mañana con su hija de 16 meses de edad, Sahra, para asegurarse de que recibe una inmunización fundamental.
 
Las condiciones de vida son malas en la aldea de Hayaayabo, situada en una zona montañosa en las afueras de la ciudad Boroma, cerca de la frontera con Etiopía. Aunque no está demasiado lejos de la ciudad principal, el pueblo carece de servicios básicos como agua potable y atención primaria de la salud. El punto de agua más cercano está a más de 2 kilómetros de la aldea, mientras que el establecimiento de salud más próximo se encuentra a 5 kilómetros de distancia.
 
La campaña de los días de salud infantil ofrece una posibilidad de sobrevivir a aquellos que no pueden darse el lujo de viajar para buscar atención médica preventiva. La iniciativa de divulgación, que recibe apoyo de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, está haciendo posible que los niños y las mujeres que viven en zonas mal atendidas reciban intervenciones fundamentales y gratuitas que pueden salvarles la vida. La campaña ofrece la vacunación contra el sarampión, la poliomielitis, la difteria, la tos ferina y el tétanos a todos los niños y niñas de Somalia; también se les somete a un examen sobre su estado nutricional y reciben suplementos de vitamina A, sales de rehidratación oral y tabletas de purificación de agua. Las mujeres en edad de procrear reciben una vacuna contra el tétanos neonatal.
 
El Sr. Ibrahim supo de los servicios por medio de los automóviles que llegaron a la zona promoviendo la campaña con carteles y megáfonos. "Estaba muy feliz de saber que el equipo llegaría a nuestro pueblo", dijo. "Había estado esperándolos y fui uno de los primeros en llegar al lugar".
 
La determinación del padre para garantizar un comienzo saludable para su hija es el resultado de una tragedia por la que pasó su familia. Hace seis meses, Nagat, otra hija de dos años de edad, murió de sarampión.
 
"Yo no vacuné a Nagat porque la clínica está muy lejos, y no había equipos como éste que vinieran a nuestro pueblo", dijo el Sr. Ibrahim, que se echa la culpa por la muerte de su hija pequeña. "Mi hija se enfermó cuando yo estaba de viaje, y cuando volví a casa, ya llevaba enferma tres días. Tenía fiebre y dejó de comer, incluso su comida favorita. Traté de hacerle beber leche, pero lo vomitó todo". Nagat falleció después de ocho días.

El Sr. Ibrahim dijo que ya no volverá a correr riesgos con sus hijos. "Ahora me doy cuenta de la importancia de la vacunación y de no cometer el mismo error otra vez. A partir de ahora, siempre me aseguraré de llevar a mis hijos a que los vacunen".
 
La campaña se repite cada seis meses para aumentar la cobertura de inmunización y asegurar la supervivencia infantil. A mediados de 2010, y desde su creación en diciembre de 2008, ha beneficiado a 1,5 millones de niños menores de cinco años y a 1,3 millones de mujeres en edad de procrear mediante la campaña de los días de salud infantil a nivel nacional.
 
Desde el comienzo de la campaña, las autoridades locales, las comunidades y las ONG han recibido fondos y apoyo para la ejecución de parte de gobiernos como el de Dinamarca, Japón y Noruega, y de numerosas organizaciones -como la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (CIDA), el Comité de Dinamarca en pro de UNICEF, la Alianza GAVI, Comité de Italia en pro de UNICEF, la Agencia Sueca para la Cooperación y el Desarrollo Internacional (Sida), UKaid (Departamento para el Desarrollo Internacional), UNICEF, el Fondo Rotatorio Central para Emergencias (CERF), la Fundación de las Naciones Unidas, el Fondo del Reino Unido en pro de UNICEF y la OMS.
 
Sólo mediante este compromiso, y el de todos los padres y las madres que acudieron con sus hijos, será posible ayudar a transformar la trágica historia de Nagat en la esperanzadora historia de Sahra.