Acción Humanitaria para la Infancia fomentar la capacidad de resistencia
Languages
English
Français
عربي

ASIA Y EL PACÍFICO Filipinas

© UNICEF Philippines/2010/Palasi

Un niño juega en una guardería de la Provincia de Isabela, una de las regiones afectadas este año por los tifones. Filipinas sufre ciclos constantes de desastres naturales y conflictos.

LOS NIÑOS Y LAS MUJERES EN CRISIS

En Filipinas, las mujeres y los niños hacen frente a un ciclo reiterado de conflictos y desastres. Por lo general, el país sufre desplazamientos todos los años debido a los conflictos políticos o los desastres naturales. El tifón Ketsana (conocido en Filipinas como Ondoy), golpeó el país en 2009, y sus secuelas -desplazamiento a gran escala, enfermedades, nutrición deficiente, agua contaminada- causaron enormes dificultades a millones de personas, que se prolongaron hasta bien entrado el año 2010. Después de esto, el tifón Megi sacudió al país en octubre de 2010. Estos desastres naturales, en combinación con los conflictos armados prolongados y la exposición a la violencia, menoscaban los intentos por aliviar los efectos de la pobreza, del agua no apta para el consumo y de las instalaciones de saneamiento inadecuadas, de la prestación limitada de servicios de salud y de una deficiente gobernanza.

SATISFACER LAS NECESIDADES URGENTES Y AUMENTAR LA CAPACIDAD DE RESISTENCIA EN 2011

En 2011, UNICEF trabajará con el Gobierno de Filipinas, los organismos de las Naciones Unidas y los aliados de las ONG para responder a las necesidades de más de 300.000 mujeres y niños en las zonas afectadas por los conflictos y los desastres.

LA FINANCIACIÓN HUMANITARIA EN ACCIÓN: LO MÁS DESTACADO DE 2010

UNICEF estimó que se necesitaban 17.890.000 dólares de los EE.UU. para las actividades humanitarias de la organización en Filipinas, según la solicitud revisada de mediados de 2010. Hasta octubre de 2010 se había recibido un total de 6.067.089 dólares de los EE.UU., o un 34% de la meta. Una gestión rápida y eficaz de los desastres permitió a UNICEF lograr resultados clave: un millón de personas se beneficiaron de suministros de emergencia para la salud y cerca de 20.000 niños (de 6 meses a 15 años) recibieron una dosis de la vacuna contra el sarampión por medio de equipos móviles de salud en los centros de evacuación. Se examinó a más de 16.000 niños por medio del programa de gestión de la desnutrición aguda basado en la comunidad y aproximadamente 500 de estos niños recibieron un tratamiento para la desnutrición grave aguda. Por medio de la cooperación con los aliados, se prestaron servicios de agua, saneamiento e higiene a por lo menos 40.000 familias. Alrededor de 27.000 niños en edad preescolar, de 3 a 5 años, y más de 50.000 escolares se beneficiaron de entornos de aprendizaje seguros y espacios amigos de la infancia en las zonas afectadas por los desastres y los conflictos.

LAS NECESIDADES DE FINANCIACIÓN PARA 2011

UNICEF solicita 14.022.000 para sus actividades humanitarias en Filipinas a fin de ocuparse de las zonas afectadas por los conflictos en Mindanao y los posibles desastres naturales -terremotos, inundaciones, tifones- que puedan producirse en cualquier parte del país, así como de las consecuencias de los recientes tifones en el norte.

Para obtener más información sobre los logros de 2010 y la acción humanitaria prevista en 2011 para Filipinas, sírvase visitar www.unicef.org/Spanish/hac2011 o el sitio web de la oficina del país en www.unicef.org/philippines. 

NECESIDADES DE EMERGENCIA DE UNICEF PARA 2011 (en dólares de los EEUU) Total 14.022.000