Acción Humanitaria para la Infancia fomentar la capacidad de resistencia
Languages
English
Français
عربي

Europa Central y Oriental y la Comunidad de Estados Independientes Reportaje sobre Kirguistán

© UNICEF Kyrgyzstan/2010/McBride

Akbolush Kyzy Janylai y Jumabai Kyzy Nargiza, de 10 y 9 años respectivamente, posan cerca de un espacio acogedor para la infancia de UNICEF en la provincia de Osh. Se han creado 45 de tales espacios para los niños de la región tras el brote de violencia étnica ocurrido en junio.

La reconciliación entre kirguisos y uzbecos comienza en las escuelas

Por Rob McBride
 
14 de septiembre de 2010, Osh, Kirguistán: "Será triste porque ella está en una clase diferente en la escuela y no la veré tanto". Nargiza, una niña de nueve años de origen uzbeco, comentó lo que supone decir adiós a su nueva amiga Janylai, una niña de 10 años de origen kirguiso que conoció en un centro amigo de la infancia de UNICEF.
 
Esta es una de las muchas amistades que han florecido entre niños y niñas de origen étnico kirguiso y uzbeco en los 45 espacios amigos de la infancia que se establecieron en Osh y Djalal-Abad, en el sur de Kirguistán, después de los episodios de violencia que se produjeron en junio de 2010, y que costaron la vida de cientos de personas y el desplazamiento de alrededor de 375.000. Estos espacios permiten a los niños recuperarse al proporcionarles un sentimiento de normalidad por medio de diferentes actividades como dibujar, cantar, participar en pequeños conciertos e incluso asistir a espectáculos de marionetas. Los niños se encontraban en un ambiente seguro y esto contribuyó a restablecer la confianza entre las comunidades de origen kirguiso y uzbeco.
 
Para algunos de los niños más jóvenes que empezaban la escuela por primera vez, estos espacios amigos de la infancia les han ayudado a entrar en el ritmo de la escuela. Como parte de la iniciativa "Bienvenido a la escuela" de UNICEF y sus aliados, los niños ingresaron en clases multiétnicas y se les proporcionó material didáctico y métodos de enseñanza diseñados para fomentar la reconciliación y promover la ausencia de violencia dentro y fuera de los espacios de aprendizaje y las escuelas. Una de las maestras, Sharipa Tarykchieva, explicó: "Al principio, los padres no querían dejar que sus hijos vinieran, pero al final vinieron muchos de todas las comunidades diferentes y se integraron realmente bien".
 
En las ciudades y pueblos del sur de Kirguistán había preocupaciones reales de que los padres tendrían demasiado miedo para permitir a sus hijos regresar a la escuela durante el nuevo año escolar. Por ello, UNICEF colaboró con las comunidades locales y las organizaciones no gubernamentales para garantizar el acceso seguro a la escuela y promover la paz y la prevención de conflictos.

La Sra. Abdullaeva, Viceprimera Ministra de la República de Kirguistán, reconoció el aumento de la confianza entre los uzbecos y kirguisos, y la esperanza de la reconciliación por medio de la escuela. "Gracias a la iniciativa 'Bienvenido a la escuela'", dijo, " hemos convencido a la gente para que envíen a sus hijos a la escuela y ahora podemos ver los resultados de esta confianza".
 
Los espacios amigos de la infancia han sido una medida positiva en favor de la reconciliación, pero en esta ciudad profundamente dividida hay grandes retos por delante. Aunque al principio UNICEF distribuyó suministros vitales de emergencia en materia de salud, nutrición y abastecimiento de agua, organizó los espacios amigos de la infancia y puso en marcha la iniciativa "Bienvenido a la escuela", ahora la atención se centra en los objetivos a largo plazo, que son garantizar la paz y la reconciliación. "Para que haya paz y tolerancia entre las comunidades, la educación es absolutamente fundamental para el futuro del país", dijo Jonathan Veitch, representante de UNICEF en Kirguistán. "Por tanto, necesitamos que los donantes ofrezcan apoyo a UNICEF".
 
A medida que los niños y niñas de los espacios amigos de la infancia se despiden cariñosamente de los nuevos amigos que han hecho durante un verano que sus comunidades preferirían olvidar, es preciso consolidar la reconciliación mediante un compromiso a largo plazo y el apoyo de los donantes internacionales, con el fin de garantizar que este tipo de violencia no vuelva a producirse.