Copa Mundial FIFA 2006

Los jugadores angoleños en la Copa Mundial apoyan una campaña de inmunización

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola video 2006
El delantero angoleño Pedro Mantorras (izq.) y el capitán de la selección nacional, Fabrice Akwa, protagonizan anuncios breves de televisión para promocionar la próxima campaña de inmunización en Angola.

Por Brigitte Stark-Merklein

LUANDA, Angola, 21 de junio de 2006 –En medio del clima de enorme entusiasmo que genera la disputa de la Copa Mundial FIFA 2006, los integrantes del seleccionado angoleño se han convertido en los más admirados modelos de conducta, ya que inspiran un sentimiento de éxito que resulta muy positivo en este país asolado por la guerra.

Pero el éxito en su primera participación en la Copa Mundial no es la única meta por la que luchan los deportistas.

A principios de julio, el gobierno pondrá en marcha una vasta campaña para liberar a Angola de las enfermedades infantiles mortales. Jugadores de las talla de Akwa, Mantorras, Lebo Lebo y Jamba ya han comenzado a aparecer en las pantallas de televisión para alentar a la población a que participe en la campaña de inmunización.

Tarjeta roja para el sarampión

Los anuncios de televisión, que apelan al fútbol como metáfora, muestran a los delanteros pateando a la poliomielitis fuera del campo de juego mientras que las redes de las porterías les cierran el paso a los mosquitos. El sarampión, entretanto, recibe una tarjeta roja por juego sucio.

Los anuncios, que son copatrocinados por la Federación de Fútbol de Angola, constituyen “un ejemplo perfecto de la manera en que los deportes, y en especial el fútbol, pueden ponerse al servicio de la movilización social", según José Paulo de Araujo, Jefe de Comunicación de Programas de la Oficina de UNICEF en Angola. “Esos jugadores son modelos de conducta para los hombres y mujeres de todas las edades, y su participación puede convencer a los padres y madres de que deben inmunizar a sus hijos", agrega el funcionario.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2006/Stark-Merklein
Lucrécia Sakwila y su hijo, que sufre paludismo, en el Hospital de Luena, en la provincia angoleña de Moxico.

La campaña nacional “Viva a Vida com Saúde” se llevará a cabo del 5 al 26 de julio y durante la misma se inmunizará a más de 3,6 millones de niños y niñas menores de cinco años contra el sarampión y la poliomielitis.

Los niños también recibirán suplementos de vitamina A y medicamentos antiparasitarios que mejorarán su condición nutricional e incrementarán su resistencia a las enfermedades. Además de ello, se distribuirán 800.000 mosquiteros de protección contra el paludismo, que es la principal causa de muertes infantiles en Angola.

El retorno de la poliomielitis

Aunque en Angola no se ha registrado un solo caso de poliomielitis desde noviembre de 2005, el carácter urgente de la campaña se debe a la reaparición imprevista de esa enfermedad en las vecinas Namibia y República Democrática del Congo a principios de junio. Según la Organización Mundial de la Salud, los virus causantes de esos brotes pueden haber provenido de Angola.

La campaña de inmunización forma parte de un plan estratégico gubernamental orientado a la conquista de los dos Objetivos de Desarrollo del Milenio referidos a la reducción de las tasas de mortalidad maternoinfantil y de los menores de cinco años.

En el caso de Angola, esas dos tasas figuran entre las más elevadas del mundo. En ese país, las probabilidades de muerte materna son de 1 en 7, mientras que en Suecia, por ejemplo, son de 1 en 29.800. La tasa de mortalidad de menores de cinco años es de 260 por 1.000.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2006/Stark-Merklein
Un grupo de movilizadores sociales analiza cuestiones logísticas de la campaña de inmunización en la Provincia de Moxico.

Una campaña complicada

Ajenos a la conmoción causada por la Copa Mundial FIFA 2006, los equipos de movilizadores sociales y agentes sanitarios se reunieron recientemente en los 164 municipios de las 18 provincias angoleñas para analizar los aspectos logísticos de la campaña.

En Luena, una de las capitales provinciales, los planificadores, reunidos en un salón de conferencias mal ventilado, hicieron cuentas con sus calculadoras hasta bien entrada la noche. Lo que estaban calculando era el número de vacunadores y movilizadores que se necesitarían para la campaña, así como las distancias que éstos tendrían que recorrer; la cantidad de jeringas, vacunas y algodón, y, por supuesto, el número de niños y niñas que habría que inmunizar.

“Yo he participado en todas las campañas de inmunización de este país en los últimos años, pero ninguna ha resultado tan complicada como ésta", comenta Vitorina Soi Mariano, de la Dirección Provincial de Salud. "Tomemos el caso de los mosquiteros", amplía la funcionaria. "No se trata simplemente de distribuirlos, sino que también hay que explicarle a la población cómo emplearlos correctamente".

Los futbolistas son promotores

Una visita al Hospital de Luena permite comprender el grado de urgencia que reviste la prevención del paludismo. "Durante la época de lluvias, de septiembre a marzo, nos llegan unos 30 casos de paludismo por día", comenta el jefe de la Unidad de Emergencia, Martins Matchica. “En un 80% de esos casos, se trata de niños y niñas menores de cinco años".

Ismael Gabriel, de apenas cuatro meses de edad, tuvo suerte. Su madre, Lucrécia Sakwila, de 19 años, lo llevó a la Unidad de Emergencia no bien se percató de que el niño tenía fiebre, diarrea y vómitos, que son los síntomas típicos del paludismo. El niño ha permanecido una semana en el hospital de Luena, y finalmente está mejorando. Su madre comenta que Ismael Gabriel nunca contó con la protección de un mosquitero.

“La gente como la Sra. Sakwila constituye precisamente el sector de la población al que nos dirigimos", señala el Sr. de Araujo. “Y para eso no hay mejores promotores que los astros del fútbol".


 

 

Búsqueda

 
UNICEF - FIFA World Cup 2006 - UNITE FOR PEACE