¿Qué relación hay entre el VIH/SIDA y las situaciones de emergencia?

Imagen del UNICEF
© UNICEF/ HQ05-0891/Noorani
Un edredón decorado utiliza una imaginería visual para concienciar sobre la violencia sexual contra los niños y sobre el SIDA en Haití.

La relación que existe entre el VIH y las situaciones de emergencia es compleja. Las emergencias agravan la situación de los niños que ya habían quedado vulnerables debido al SIDA, entre ellos los huérfanos, los niños con VIH y aquellos que viven en hogares encabezados por un niño. Las poblaciones desplazadas y los niños refugiados deben hacer frente a contextos sociales y de subsistencia completamente nuevos en los que son vulnerables, lo que facilita la transmisión del VIH y acentúa las repercusiones del SIDA sobre su bienestar.

Las situaciones de emergencia privan a los niños de cualquier oportunidad de instruirse sobre, entre otras cosas, la epidemia y los servicios básicos de salud.Los niños que viven en situaciones de conflicto armado, así como los niños desplazados, inmigrantes y refugiados, son particularmente vulnerables a la explotación sexual en todas sus formas. Su vulnerabilidad al VIH puede ser aún mayor debido a la pérdida de sus medios de subsistencia y el derrumbe de las redes y las instituciones de asistencia y protección, tanto en la familia como en la sociedad; esto puede obligar a las mujeres y a las niñas a practicar relaciones sexuales a cambio de dinero, de alimentos o de protección. Como la mayor parte de las personas desplazadas dejan en su hogar abandonando prácticamente todas sus posesiones, los alimentos, la ropa, el agua, los medicamentos, el dinero y la protección adquieren una importancia fundamental. Recientes pruebas procedentes de Sudáfrica –un país sometido a sequías e inundaciones crónicas– indican que la insuficiencia alimentaria es un factor importante para que las mujeres asuman riesgos en el plano sexual (mientras que los hombres no corren más riesgos sexuales debido a la insuficiencia alimentaria).

Ocurre a menudo que los servicios y las infraestructuras esenciales –comprendidos el personal y los equipos materiales– dejan parcialmente de funcionar, especialmente en los países que sufren conflictos de larga duración. Es posible citar como ejemplo Mozambique, Rwanda y el norte de Uganda. Durante un conflicto armado, los hospitales no disponen de los medios necesarios para realizar un escrutinio de sus bancos de sangre y deben a veces reciclar agujas y guantes que han estado en contacto con la sangre, lo que multiplica los riesgos de infección.

Algunos han sugerido que otras circunstancias relacionadas con las situaciones de emergencia podrían reducir el riesgo de transmisión del VIH como por ejemplo el aislamiento y la falta de acceso de ciertas poblaciones afectadas por una emergencia, la reducción de la movilidad tanto durante una situación de emergencia grave como durante un conflicto prolongado y, sobre todo en los casos posteriores a una emergencia, la mejora en los servicios de protección y de gestión del VIH con respecto a los que se ofrecen a los grupos de la población que no están directamente afectados.

Por otra parte, la transmisión del VIH puede acelerarse después de una situación de emergencia y durante los períodos de recuperación y reconstrucción debido a la mejora en el acceso y los transportes, y al aumento de la movilidad, especialmente entre las regiones rurales y urbanas (parece que éste ha sido el caso en Mozambique). Aunque el VIH no se puede curar, existen tratamientos y es posible evitar su transmisión. La prevención de nuevas infecciones es lo que permitirá vencer al SIDA en última instancia.

Las actividades para definir una política mundial de lucha contra la epidemia en situaciones de emergencia son relativamente recientes y siguen en marcha. Las directrices tituladas Guidelines for HIV and AIDS Interventions in Emergency Settings, preparadas en 2003 por el Grupo de Trabajo del Comité Permanente entre Organismos sobre el VIH en las situaciones de emergencia, es el documento de consulta para responder a las necesidades de las personas afectadas por una situación de este tipo. En estas Directrices figuran recomendaciones sobre numerosas cuestiones de programación, entre ellas la prevención, la atención básica, la protección de las personas afectadas, así como programas en el lugar de trabajo para el personal humanitario en las diferentes etapas de las intervenciones: preparación en casos de emergencia, intervenciones mínimas e intervenciones a gran escala.


 

 

Español Français

Grupo de Trabajo del Comité Permanente entre Organismos sobre el VIH en las situaciones de emergencia

El Comité Permanente entre Organismos ha publicado unas directivas que se refieren a las intervenciones contra el VIH/SIDA en las situaciones de emergencia (Guidelines for HIV and AIDS Interventions in Emergency Settings) para ayudar a los individuos y las organizaciones que tratan de responder a las necesidades especiales de las personas infectadas y afectadas por el VIH durante una situación de emergencia.

Publicaciones

¿Qué es una situación de emergencia?

UNICEF ha intervenido siempre en situaciones de emergencia, tanto naturales como causadas por los seres humanos. Para obtener más información, consulte los Compromisos básicos para la infancia en situaciones de emergencia de UNICEF.