Facts for Life
Version française | English version      

 
 

Mensajes clave de Para la Vida

A continuación, una serie de mensajes clave extraídos de Para la Vida.

  1. La salud de las mujeres y los niños puede mejorar considerablemente si se espacian los nacimientos al menos dos años, se evitan los embarazos antes de los 18 años y después de los 35 y se limita a cuatro el número total de embarazos.
  2. Todas las mujeres embarazadas deben visitar a un agente de salud para recibir atención prenatal y todos los partos deben contar con la asistencia de una persona calificada. Todas las mujeres embarazadas y sus familias deben saber cómo reconocer los síntomas de alarma que indican la posibilidad de que se produzca algún problema durante el embarazo y disponer de un plan para obtener ayuda inmediata de un agente capacitado si surge algún problema.
  3. Los niños comienzan a aprender desde que nacen. Crecen y aprenden más rápidamente cuando reciben atención, afecto y estímulos, además de una buena nutrición y una atención de la salud adecuada. Alentar a los niños a observar y expresarse por su cuenta, a jugar y a explorar, les ayuda en su aprendizaje y en su desarrollo social, físico e intelectual.
  4. La leche materna sola es el único alimento y bebida que el niño necesita durante los primeros seis meses de vida. A partir de este período, los niños necesitan otros alimentos además de la leche materna.
  5. Una alimentación deficiente de la madre durante el embarazo o durante los dos primeros años del niño puede frenar el desarrollo mental y físico del niño para el resto de su vida. Desde el nacimiento hasta los dos años, es necesario pesar a los niños todos los meses. Algo malo ocurre si un niño no aumenta de peso durante un período de dos meses.
  6. Todos los niños tienen que completar en su primer año las vacunaciones que le protegen contra varias enfermedades que pueden causar un desarrollo deficiente, la discapacidad e incluso la muerte. Todas las mujeres en edad de procrear deberían estar inmunizadas contra el tétanos. Incluso cuando la mujer haya sido vacunada anteriormente, necesita consultar con un agente de la salud.
  7. Un niño con diarrea tiene que beber los líquidos apropiados de manera abundante: leche materna, jugo de frutas o sales de rehidratación oral (SRO). Si la diarrea presenta trazas de sangre o es acuosa y demasiado frecuente, el niño se encuentra en peligro y es preciso llevarlo a un centro sanitario para que reciba tratamiento inmediato.
  8. La mayoría de casos de tos o catarros se curan por sí solos. Pero si un niño con tos respira más rápido de lo normal o con dificultad, es que se encuentra grave y entonces es necesario llevarlo rápidamente a un centro de salud.
  9. Muchas enfermedades pueden evitarse mediante buenas prácticas higiénicas: usando letrinas o retretes limpios; lavándose las manos con agua y jabón o ceniza y jabón después de usar las letrinas y antes de manipular los alimentos; usando sólo agua de fuentes seguras y manteniendo limpios los alimentos y el agua.
  10. El paludismo, que se transmite mediante las picaduras de mosquitos, puede ser mortal. En los lugares donde el paludismo sea frecuente se deben utilizar mosquiteros impregnados con un insecticida recomendado; todos los niños que tengan fiebre deben ser examinados por un agente capacitado de la salud; las mujeres embarazadas deben tomar tabletas antipalúdicas recomendadas por un agente de salud.
  11. El SIDA es una enfermedad mortal pero que se puede prevenir. El VIH, el virus que causa el SIDA, se propaga por medio de las actividades sexuales sin protección (relaciones sin condón), las transfusiones de sangre que no ha sido sometida a prueba, las agujas y jeringas contaminadas (que se utilizan en general para inyectarse drogas) y de una madre infectada a su hijo durante el embarazo, el parto o el amamantamiento. Resulta esencial que todo el mundo conozca el VIH/SIDA y la manera de prevenirlo. Es posible reducir el riesgo de infección por la vía primaria sexual mediante la práctica del sexo seguro. Las mujeres que están infectadas con el VIH o que corren el peligro de contraer la enfermedad deben consultar a un agente calificado de la salud y solicitar información, una prueba del SIDA y orientación para proteger su salud y reducir el riesgo de contagiar a sus hijos.
  12. Es posible prevenir muchos accidentes graves si los progenitores o las personas que cuidan a los niños los vigilan con atención y mantienen un entorno seguro.
  13. En las situaciones de emergencia o de desastre, los niños deberían recibir atención esencial de la salud, inclusive vacunas contra el sarampión y suplementos de micronutrientes. En las situaciones de tensión, siempre es preferible que sean sus progenitores o sus familiares adultos quienes cuiden a los niños. La lactancia materna es especialmente importante en estas ocasiones.
  << Página anterior   Página siguiente >>