Facts for Life
Version française | English version      

 
 

Una guía para los comunicadores de Para la Vida

La comunicación es mucho más que ofrecer información a la gente. Requiere también escuchar a los demás, compartir información de una manera interesante y accesible y ayudarles a comprender la importancia que tiene esta información para sus vidas. Comunicar Para la Vida conlleva un proceso interactivo y recíproco para compartir ideas, conocimientos y opiniones. Esta guía tiene como objetivo contribuir a este proceso.

Llegar a las personas encargadas del cuidado del niño

Los progenitores y las personas encargadas del cuidado del niño, entre ellos sus hermanos mayores y otros miembros de la familia, son el público principal de Para la Vida. Para llegar a ellos, es necesario combinar los canales interpersonales y los medios de difusión. Los comunicadores más eficaces son aquellos que tienen alguna influencia en las prácticas de salud de la gente. Puede tratarse de trabajadores de la salud, maestros, trabajadores de difusión gubernamentales, dirigentes religiosos y comunitarios, miembros de grupos juveniles y de mujeres y organizaciones no gubernamentales, empleados y empresarios, miembros de sindicatos, trabajadores sociales, artistas y personas del espectáculo.

Factores que influyen en la comunicación

Las reacciones de las personas ante cualquier tipo de información que resulte novedosa están influidas por tres factores: cómo, dónde y de quién reciben la información. Estos factores pueden resultar determinantes para que la gente aplique o no la información después de recibirla. Existen más posibilidades de que la gente confíe en la información y la ponga en práctica si:

  • la escuchan varias veces de fuentes diferentes.
  • la persona que la comunica es muy conocida y la gente confía en ella.
  • comprenden la forma en que puede ayudar a sus familias.
  • se comunica en un lenguaje fácil de entender.
  • se les alienta a que la discutan y a que realicen preguntas para aclarar qué es necesario hacer, cuándo y dónde.

Traducir y adaptar los mensajes

Los mensajes que se presentan en las versiones internacionales de Para la Vida tienen que traducirse y, en muchos casos, adaptarse a las situaciones y costumbres locales. Al hacerlo, es fundamental, antes de imprimir y difundir los textos adaptados, contrastarlos con las autoridades locales de la salud, a fin de garantizar que los mensajes siguen siendo válidos desde el punto de vista técnico.

Una comunicación efectiva

Existen muchas maneras diferentes de comunicar una información, pero tanto si el comunicador trabaja de persona a persona en una comunidad, o realiza tareas de promoción con dirigentes políticos, o prepara mensajes para difundirlos en los medios de comunicación, los principios básicos son los mismos:

  • Sepa quién necesita la información de Para la Vida y averigüe sus condiciones de vida, su idioma, sus costumbres y su nivel de conocimientos. Esto le ayudará a definir los mensajes más pertinentes, los que se comprenden con mayor facilidad y aquellos que tienen más posibilidades de ser aceptados y de influir en las actividades futuras.
  • Cuando adapte o traduzca los mensajes, asegúrese de que el lenguaje que utiliza es simple para que la gente lo comprenda. No conviene saturar los mensajes con muchas acciones o detalles técnicos. Es preciso ceñirse a la información verificada en Para la Vida. Si es preciso adaptar los mensajes, hay que verificar su exactitud.
  • Asegúrese de que el público comprende la información y sabe cómo ponerla en práctica. Esto puede conseguirse compartiendo los borradores de los mensajes y de los materiales gráficos con los progenitores y con otras personas encargadas del cuidado del niño en la comunidad, realizando preguntas abiertas y alentando el debate para saber si comprenden claramente el mensaje y si éste es viable. Aproveche estos comentarios para ajustar los mensajes y los materiales gráficos.
  • Procure que el mensaje sea pertinente para las vidas de las personas. Trate de conseguir que los mensajes de Para la Vida sean interesantes y valiosos para cada comunidad. Un método efectivo es ilustrarlos con ejemplos locales.
  • Seleccione los canales de comunicación y los medios de difusión que sean más eficaces para llegar al público escogido. Preste una atención especial a los medios de difusión existentes y utilícelos tanto como sea posible. No dependa de un solo medio de comunicación. Trate de utilizar una mezcla de canales y de medios de difusión para que el público reciba el mensaje repetidas veces y de muchas formas. Esta combinación debe incluir:
    • medios de difusión, como la radio, la televisión, los periódicos, las revistas y los libros de dibujos;
    • los medios de escala reducida, como los carteles, los audio cassettes, los panfletos, los folletos, los vídeos, las diapositivas, los juegos de láminas, las camisetas, las insignias y los anuncios por altoparlante;
    • los canales interpersonales, como los trabajadores sanitarios, los dirigentes religiosos o comunitarios, las organizaciones de mujeres jóvenes, los maestros de escuela, los trabajadores del desarrollo y los funcionarios del gobierno.
  • Repita la información a fin de reafirmarla.

Fracasos en la comunicación

Las actividades destinadas a comunicar mensajes de salud no siempre consiguen alcanzar los resultados deseados. Estos problemas pueden evitarse por lo general si los comunicadores intentan primero comprender las actitudes, creencias y factores sociales que determinan la conducta de la gente y los problemas que pueden surgir a medida que las personas comienzan a cambiar sus comportamientos.

  • Puede que el mensaje llegue solamente a una parte del público seleccionado debido a que los canales de comunicación no resultan efectivos.

    Ejemplo: La utilización exclusiva de materiales impresos –como por ejemplo artículos de periódicos y folletos– no resultan eficaces entre aquellas personas que no pueden leer, mientras que el uso de la radiotelevisión solamente llega a aquellas personas que tienen acceso a estos medios.

    Solución: Si es posible, utilice una combinación de medios de difusión para informar al público y de comunicación de persona a persona para reafirmar el mensaje. Lleve a cabo una investigación de participación para averiguar cuáles son los canales de comunicación con mayor credibilidad y que tienen más probabilidades de llegar al público.

  • Puede que la gente reciba el mensaje pero no lo comprenda.

    Ejemplo: Puede que el mensaje utilice una terminología excesivamente técnica o esté expresado en el idioma o dialecto equivocados.

    Solución: Cuando se traduzcan o se adapten los mensajes, utilice un lenguaje simple y sin tecnicismos. Someta a prueba los mensajes para averiguar si el público seleccionado los comprende.

  • Puede que la gente reciba el mensaje pero no sepa interpretarlo y lo aplique de manera incorrecta.

    Ejemplo: Puede que las madres que han aprendido a utilizar la solución de rehidratación oral (SRO) echen no obstante demasiada agua, lo que resta efectividad a la solución, o muy poca, lo que hace que resulte potencialmente peligrosa.

    Solución: Cuando se necesiten aptitudes para realizar algo, es necesario ofrecer capacitación adecuada y realizar un seguimiento sistemático para descubrir y corregir cualquier problema, ofrecer apoyo adicional y revisar el mensaje.

  • Puede que la gente reciba y comprenda la información pero no la aplique debido a que entra en conflicto con las actitudes y las creencias existentes.

    Ejemplo: Puede que las mujeres que reciben instrucciones para seguir alimentando a un hijo que padece diarrea no apliquen la información debido a que entra en conflicto con la creencia tradicional común de que el estómago necesita “descansar” durante un periodo de diarrea.

    Solución: Prepare mensajes para disipar los mitos perjudiciales de una manera culturalmente correcta.

  • Puede que las personas reciban y comprendan la nueva información pero no puedan aplicarla debido a varias razones, como la pobreza o la falta de servicios disponibles.

    Ejemplo: Las campañas en los medios de difusión pueden incrementar la demanda de sobres de SRO. Pero si los sobres son muy caros o no se pueden conseguir en la localidad, el dinero que se emplea en estas campañas es un gasto inútil.

    Solución: Póngase en contacto con las autoridades locales de salud antes de llevar a cabo una campaña de medios de difusión a fin de asegurar que los servicios o productos recomendados están disponibles y son asequibles.

La comunicación en los medios de difusión de masas

La radio, los periódicos y la televisión son instrumentos excelentes para llegar a un gran número de personas y presentar y reafirmar nueva información. La repetición refuerza la memoria, por lo que difundir el mismo mensaje en varios medios de difusión contribuye a que las personas retengan el mensaje y alienta su aplicación. La información puede presentarse por medio de entrevistas, artículos noticiosos, debates, programas dramáticos de radiotelevisión, espectáculos de marionetas, tiras cómicas, canciones, adivinanzas, concursos y programas en los que el público realiza sus propias preguntas.

  • Los artículos en periódicos y revistas son más eficaces allí donde las tasas de alfabetización son elevadas. En las zonas donde estas tasas sean reducidas, deben utilizarse otros medios para llegar al público seleccionado. En algunas situaciones, las tiras cómicas y las ilustraciones pueden utilizarse para comunicarse con los adultos y los niños por igual.
  • Si los mensajes se emiten en la radio o en la televisión, trate de asegurar que salgan al aire durante un horario en el que el público seleccionado esté escuchando la radio o viendo la televisión. No dependa únicamente de los anuncios de servicio público que se emiten durante las horas de menor audiencia. Emita los mensajes durante las horas de mayor audiencia para que lleguen a un mayor número de personas. Colabore con productores de programas de radiotelevisión para integrar los mensajes en los libretos de los programas de televisión o seriales de radio más populares, o comuníquese con disc jockeys conocidos para intentar que debatan los mensajes en los programas de radio que admiten la intervención del público.
  • Utilice a personalidades públicas o de los medios de difusión con credibilidad para comunicar y reafirmar los mensajes en los programas de los medios de difusión.

La comunicación de persona a persona

La mayoría de la gente no se siente cómoda poniendo en práctica una nueva información que han aprendido en los medios de difusión a menos que dispongan de la oportunidad de analizarla con alguien en quien confían. Por esta razón, resulta más efectivo utilizar al mismo tiempo los medios de difusión y la comunicación de persona a persona para alentar a la gente a que ponga en práctica nuevos comportamientos relacionados con la salud.

La comunicación de persona a persona puede llevarse a cabo en cualquier parte: de manera informal en la bomba de agua, entre los miembros de un equipo deportivo o durante una conversación con familiares y amigos; o mediante presentaciones y discusiones en el aula, la clínica de salud, reuniones comunitarias, reuniones de grupos de mujeres y clases de alfabetización o en grupos de trabajo. La comunicación de persona a persona ofrece la posibilidad de realizar preguntas y aclarar dudas, analizar los factores que obstaculicen los cambios y formular soluciones.

Un aprendizaje eficaz requiere un ciclo de información, acción y reflexión. Las personas aprenden mejor cuando participan de manera activa en la identificación de un problema, formulando y poniendo en práctica una solución y analizando los resultados. El proceso de comunicar los mensajes de Para la Vida tiene que permitir a los participantes desempeñar una función activa.

  • Comience un debate sobre uno de los problemas que la persona o el grupo consideren importante. Empiece a hablar de lo que ya todos conocen y concéntrese en las principales inquietudes. Evite utilizar un lenguaje técnico o científico.
  • Anime a los presentes a que realicen preguntas y expresen sus inquietudes. Oriente el debate a fin de explorar las causas del problema y las posibles soluciones.
  • Recuerde la utilidad de escuchar, que es tan importante para la comunicación como la de hablar. Escuchar ayuda a establecer quién es –o quién no es– la gente que debe aplicar una recomendación. En algunas ocasiones es necesario tomar medidas intermedias para abordar los problemas imprevistos que impiden a la gente aplicar el mensaje de salud.
  • Muestre respeto ante las opiniones, conocimientos y capacidad de cambiar de los demás. La gente aprende mejor en aquellas situaciones en que se intenta ganar su confianza, y suelen tomar medidas cuando se sienten comprendidos y respetados.
  • Apoye a la persona o el grupo para que tomen medidas a fin de resolver el problema.
  • Ofrezca asistencia para vigilar los progresos, evaluar los resultados de las medidas y considerar cualquier cambio o nuevas medidas que sean necesarias.

De la información a la acción

El objetivo de Para la Vida es reducir las enfermedades y la mortalidad de la infancia. La publicación recomienda actividades que pueden requerir cambios fundamentales en la manera en que las personas realizan determinadas cosas.

El comportamiento está basado en creencias y valores culturales profundamente arraigados y cambiarlos exige confianza y valor. Puede que la gente resista al cambio debido a que carecen de la comprensión, la motivación y los medios necesarios para resolver el problema. El gráfico que aparece continuación muestra cómo se produce el cambio, una evolución que va desde la falta de concienciación sobre un problema hasta la comprensión de la situación y la toma de medidas.

Obstáculo Cómo resolverlo
Falta de concienciación sobre el problema
  • Utilice los medios de difusión y/o la comunicación y la promoción de persona a persona para aumentar la conciencia sobre el problema
Falta de comprensión sobre el alcance del problema, sus causas y su solución
  • Proporcione la información de una manera interesante, utilizando ejemplos locales.
Falta de conocimientos sobre la manera en que se puede resolver el problema
  • Ofrezca información, ayude a las personas a descubrir las soluciones y promueva el aprendizaje de nuevas aptitudes, si es necesario.
  • Analice las ventajas y los inconvenientes del nuevo comportamiento y cómo se relaciona y se complementa con los conocimientos y las prácticas existentes.
  • Analice qué cambios se pueden realizar ahora y que cambios deben realizarse cuando el proceso se encuentre más avanzado.
Necesidad de apoyo y de aliento
  • Analice los problemas y los beneficios que supone tomar una medida en los planos individual, familiar y comunitario. Involucre a grupos o individuos influyentes en el plano local como aliados en el proceso.
Necesidad de motivación
  • Facilite los cambios y ofrezca apoyo. Aliente el debate sobre los cambios.
Necesidad de mantener un comportamiento nuevo
  • Analice los resultados que se han producido después de la toma de medidas. Si se han producido resultados inesperados o negativos, explore las causas y formule soluciones.
  • Realice un seguimiento para supervisar los acontecimientos y mantenga las medidas o tome en consideración nuevos problemas.

Gracias por apoyar la comunicación de los mensajes de Para la Vida.

Para la Vida: lecciones de la experiencia es una publicación complementaria muy útil que analiza numerosas experiencias en el terreno sobre la utilización de las dos ediciones anteriores de Para la Vida. Es posible obtener ejemplares gratuitos en español, francés e inglés. Diríjase a la oficina más cercana del UNICEF o la sede del UNICEF de Nueva York para realizar los pedidos.

  << Página anterior   Página siguiente >>