Facts for Life
Version française | English version      

 

La prevención de lesiones

Información complementaria

Mensaje fundamental 1:

Muchas lesiones graves pueden evitarse si los progenitores o las personas encargadas de la atención vigilan con cuidado a los niños de corta edad y mantienen el entorno seguro.

Los niños que tienen entre 18 meses y cuatro años de edad corren el riesgo de morir y sufrir graves lesiones. La mayoría de estas lesiones ocurren en el hogar. Casi todas ellas se pueden evitar.

Las causas más frecuentes de lesiones en el hogar son:

  • quemaduras debidas a fuegos, cocinas, hornos, utensilios de cocina, comida caliente, agua hirviendo, vapor, grasas calientes, lámparas de parafina, planchas y electrodomésticos
  • cortes debidos a vidrios rotos, cuchillos, tijeras o hachas
  • caídas de cunas, ventanas, mesas y escaleras
  • presencia de objetos pequeños como monedas, botones o frutos secos, que pueden ahogar al niño
  • envenenamiento debido a la parafina (kerosene), insecticidas, lejía y detergentes
  • calambres eléctricos debidos a electrodomésticos o cables descompuestos, o a que el niño introduce palos o cuchillos en los enchufes.

Cualquier objeto que pueda resultar peligroso para un niño activo de corta edad debe guardarse fuera de su alcance.

Los niños no deben trabajar nunca largas horas o realizar labores peligrosas o que interfieran con su escolarización. Es preciso protegerles contra el trabajo intenso, los instrumentos peligrosos y la exposición a químicos venenosos.

  << Página anterior   Página siguiente >>