Facts for Life
Version française | English version      

 

El VIH/SIDA

Información complementaria

Mensaje fundamental 9:

Las personas que tienen una enfermedad de transmisión sexual corren un mayor peligro de contraer el VIH y de propagarlo a otras personas. Las personas con infecciones transmitidas sexualmente deben procurar un tratamiento rápido y evitar relaciones sexuales o practicar actividades sexuales seguras (sin penetración o con preservativo).

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son enfermedades que se transmiten durante las relaciones sexuales, ya sea a causa de un intercambio de los fluidos corporales (semen, fluidos vaginales o sangre) o por el contacto de la piel con la zona genital (sobre todo si hay lesiones como ampollas, abrasiones o cortes, causadas a menudo por la propia ITS).

Estas infecciones causan graves lesiones y sufrimientos físicos.

Cualquier ITS como la gonorrea o la sífilis puede aumentar el riesgo de contraer o transmitir el VIH. Las personas que sufren una infección de este tipo tienen de 5 a 10 veces más probabilidades de infectarse con el VIH si llevan a cabo relaciones sexuales sin protección con una persona seropositiva.

  • Usar un preservativo en forma correcta y sistemática en cada relación sexual –vaginal, anal u oral– reduce el riesgo de contraer la infección por el VIH y otras ITS.
  • Las personas que creen que padecen una infección transmitida sexualmente deben visitar a un agente de la salud a fin de recibir un diagnóstico y un tratamiento. Deben evitar la actividad sexual o practicar relaciones sexuales seguras (sexo sin penetración o el uso de un condón). Si el agente les diagnostica que padecen una ITS, deben informar a su compañero o compañera. Si ninguno de los dos compañeros sexuales recibe tratamiento contra la ITS, seguirán contagiándose mutuamente la enfermedad. La mayoría del las ITS tienen curación.

Un hombre infectado con una ITS suele tener dolor o malestar cuando orina; exhudación del pene; o llagas, ampollas, bultos o erupciones en los genitales o dentro de la boca. Una mujer infectada con una ITS puede tener flujos vaginales con un color extraño o un mal olor, dolor o irritación en torno a la zona vaginal, y dolor o una hemorragia inesperada de la vagina durante las relaciones sexuales o después. Otras infecciones más graves pueden causar fiebre, dolores en el abdomen e infertilidad. Sin embargo, muchas mujeres con ITS no tienen ningún síntoma; lo mismo ocurre con algunas ITS entre los hombres.

De igual modo, no todos los problemas en la zona genital son una ITS. Hay algunas infecciones como la candidasis y las infecciones del aparato urinario que no se transmiten por medio de relaciones sexuales, pero que causan grandes molestias en la zona genital.

El método tradicional para diagnosticar una ITS es una prueba de laboratorio. Sin embargo, suelen estar poco disponibles o son demasiado caras. Desde 1990, la OMS ha recomendado la gestión de las ITS según el síndrome entre las personas con síntomas de ITS. Los elementos principales de la gestión según el síndrome son:

  • Clasificación de los principales microbios según los síndromes clínicos producidos
  • Uso de organigramas derivados de esta clasificación para gestionar un síndrome particular
  • Tratamiento de todas las causas importantes del síndrome
  • Notificación a los compañeros sexuales y tratamiento
  • Uso de procedimientos de laboratorio asequibles.

El enfoque según el síndrome mediante el uso de organigramas ofrece un tratamiento accesible e inmediato que es eficaz en relación a los costos y eficiente.

  << Página anterior   Página siguiente >>