Facts for Life
Version française | English version      

 

El VIH/SIDA

Información complementaria

Mensaje fundamental 2:

Todas las personas, inclusive los niños, corren el riesgo de contraer el VIH/SIDA. Todo el mundo necesita recibir información y educación sobre la enfermedad y acceso a condones para reducir el riesgo.

Los recién nacidos y los jóvenes que viven con VIH/SIDA necesitan de manera especial una buena alimentación, inmunización y atención sistemática de la salud para evitar complicaciones derivadas de las enfermedades más frecuentes de la infancia, que pueden resultar fatales. Si el niño está infectado, es muy probable que la madre, y posiblemente también el padre, estén infectados. En esta circunstancia, es muy posible que necesiten recibir atención en el hogar.

En los países donde existe una tasa elevada de infección del VIH, los niños no solamente corren el peligro de contagiarse, sino también de sufrir las repercusiones del VIH/SIDA sobre sus familias y sus comunidades.

  • Si, como consecuencia del VIH/SIDA, los niños pierden a sus progenitores, sus maestros y a las personas que se encargan de su cuidado, necesitan ayuda para comprender lo que ocurre y para confrontar la pérdida y el duelo.
  • Es muy posible que los niños que han quedado huérfanos tengan que asumir responsabilidades como cabezas de familia y que se enfrenten sin duda a graves dificultades económicas. Si otras personas se ocupan de los niños que han quedado huérfanos, entonces las familias tendrán que estirar al máximo sus recursos limitados para hacer frente a las nuevas necesidades de estos niños.
  • Existe la posibilidad de que los niños que viven con el VIH/SIDA o con familias afectadas por el VIH/SIDA, sufran el estigma derivado de la enfermedad o que sus comunidades les aíslen y les denieguen acceso a servicios de salud y educación. La provisión de capacitación sobre el VIH/SIDA de buena calidad para los maestros y los monitores puede servir para aumentar la comprensión y la compasión y reducir la discriminación.

Es preciso tomar medidas para mantener juntas a las familias afectadas por el SIDA. También es necesario evitar que los niños que han quedado huérfanos sean enviados a instituciones oficiales. Los huérfanos suelen sentirse menos traumatizados si reciben el cuidado de la familia ampliada o de la comunidad.

Muy pocos jóvenes reciben la información precisa y apropiada que necesitan. Los niños en edad escolar deberían recibir una información sobre el VIH/SIDA apropiada para su edad y aprender técnicas Para la Vida diaria antes de que comiencen a practicar relaciones sexuales. Se ha demostrado que en esta etapa, la educación sirve para posponer la actividad sexual e inculcar un sentido de responsabilidad.

Los niños que viven en las instituciones, en las calles o en los campamentos de refugiados, corren un mayor peligro que otros niños de contagiarse con el VIH. Por tanto, es necesario que reciban servicios de apoyo.

  << Página anterior   Página siguiente >>