Facts for Life
Version française | English version      

 

El VIH/SIDA

Información complementaria

Mensaje fundamental 1:

El SIDA es una enfermedad incurable pero que se puede evitar. El VIH, el virus que causa el SIDA, se transmite por medio del contacto sexual, las transfusiones de sangre que no ha sido sometida a pruebas, las agujas y jeringuillas contaminadas (que se utilizan la mayoría de las veces para inyectar drogas) y cuando una madre infectada se lo transmite a sus hijos durante el embarazo, en el alumbramiento o al amamantarlos.

El causante del SIDA es un virus, denominado virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que destruye los sistemas de defensa del organismo.

Las personas infectadas con el VIH suelen pasar varios años sin manifestar ningún síntoma de la enfermedad. Pueden sentirse perfectamente sanos y tener una apariencia normal y saludable. Sin embargo, toda persona infectada con el VIH puede contagiárselo a otras personas.

El SIDA es la última fase de la infección por el VIH. La persona afectada de SIDA muere porque su organismo ya no es capaz de combatir otras enfermedades. Entre los adultos, suele tardar una media de 7 a 10 años en desarrollarse, a partir del momento en que la persona queda infectada inicialmente. Entre los niños de corta edad suele desarrollarse más rápidamente. El SIDA no tiene cura, aunque se han descubierto algunos medicamentos que permiten mantener en mejor estado de salud a las personas con SIDA durante un período más prolongado de tiempo.

En la mayoría de los casos, el VIH se transmite de una persona a otra por medio de las relaciones sexuales sin protección, durante las cuales el semen, el fluido vaginal o la sangre de una persona infectada se introduce en el cuerpo de otra persona.

El VIH puede contagiarse también de una persona a otra por medio del uso de agujas o jeringuillas no esterilizadas (que se utilizan por lo general para inyectar drogas), hojas de afeitar, cuchillas y otros utensilios que se empleen para inyectarse o efectuar cortes o perforaciones en el cuerpo o por transfusiones de sangre infectada. Es necesario analizar toda la sangre destinada a transfusiones para detectar que no contenga el VIH.

No es posible contraer el VIH/SIDA por el mero contacto con las personas infectadas. La enfermedad no se contagia a través de abrazos o apretones de manos ni tampoco por la tos o los estornudos. El VIH/SIDA no puede transmitirse a través de los asientos de los retretes, de los teléfonos, platos, vasos, utensilios de comer, toallas o ropa de cama, ni en las piscinas o baños públicos. El VIH/SIDA no se propaga por los mosquitos u otros insectos.

  << Página anterior   Página siguiente >>