Facts for Life
Version française | English version      

 
 

Por qué es importante actuar y compartir información sobre:

El VIH/SIDA

En todos los países del mundo hay personas afectadas por el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Cada día que pasa, el SIDA se transforma cada vez más en una crisis internacional. En la actualidad, 40 millones de adultos y niños viven con el VIH/SIDA y por lo menos 10,4 millones de niños menores de 15 años han perdido a la madre, o a ambos progenitores, a causa del SIDA.

La enfermedad afecta con mayor frecuencia a los jóvenes. En 2001, alrededor de la mitad de los 5 milliones de nuevas infecciones se produjeron entre jóvenes de 15 a 25 años. Las mujeres jóvenes son especialmente vulnerables. Se calcula que unos 11,8 millones de jóvenes viven con el VIH/SIDA, de los cuales 7,3 millones son mujeres y 4,5 millones son hombres.

El causante del SIDA es el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que destruye los sistemas de defensa inmunológicos del organismo contra otras enfermedades. Los medicamentos pueden prolongar la vida de las personas con SIDA, pero por el momento no existe ninguna vacuna o cura de la enfermedad.

La prevención es la estrategia más eficaz contra la propagación del VIH/SIDA. Todos los habitantes de todos los países del mundo deberían conocer técnicas para evitar el contagio de la enfermedad y su propagación.

El uso de condones puede salvar vidas al evitar la transmisión sexual del VIH. Una de las prioridades principales de todos los países debe ser proporcionar acceso a las pruebas para detectar la enfermedad y a los servicios de orientación. Todo el mundo tiene derecho a someterse a pruebas voluntarias y confidenciales y recibir orientación sobre el VIH/SIDA, y también a obtener protección contra la discriminación de cualquier tipo relacionada con su estado serológico.

Las personas que padecen el VIH/SIDA o están de alguna manera afectados por la enfermedad, necesitan recibir atención y compasión. Es preciso tomar medidas para eliminar los obstáculos sociales, culturales, políticos y religiosos que puedan impedir el acceso a los servicios y programas destinados a las personas con VIH/SIDA.

  << Página anterior   Página siguiente >>