Facts for Life
Version française | English version      

 

La higiene

Información complementaria

Mensaje fundamental 5:

Los alimentos crudos o las sobras pueden ser peligrosos. Los alimentos crudos deben lavarse o hervirse. Los alimentos cocinados deben comerse enseguida sin retraso o deben recalentarse completamente.

Cocer bien los alimentos permite matar los gérmenes. Es preciso asegurarse de que los alimentos estén siempre bien cocinados, sobre todo la carne y las aves.

Los gérmenes se crían rápidamente en los alimentos tibios. Un alimento cocido debe consumirse lo más pronto posible después de su preparación para evitar que en él se acumulen gérmenes.

  • Si es necesario guardar un alimento preparado durante más de dos horas, éste debe conservarse a una temperatura muy caliente o muy fría.
  • Cuando se guardan alimentos ya cocinados para comerlos en otra ocasión, es importante taparlos para mantener alejados los insectos y las moscas y luego calentarlos a fondo antes de volver a comerlos.
  • El yoghurt y las gachas agrias son muy adecuadas para las comidas porque el ácido que contienen evita que surjan gérmenes.

Los alimentos crudos, especialmente los pollos, las aves y el marisco, suelen contener gérmenes. Es posible que los alimentos cocinados adquieran gérmenes mediante el contacto con alimentos crudos. Por tanto, es preciso guardar siempre por separado los alimentos cocinados y los crudos. También deben limpiarse siempre bien los cuchillos, las tablas de cortar carne y las superficies donde se preparan los alimentos después de manipular un alimento crudo.

  • La leche materna es la más segura para los recién nacidos y los niños de corta edad. La leche de animal pasteurizada o recién hervida es más segura que la leche sin hervir.
  • Es posible guardar a una temperatura ambiente durante ocho horas leche materna previamente extraída y depositada en un recipiente limpio y cubierto.
  • Siempre que sea posible, la preparación de los alimentos para recién nacidos y niños de corta edad debe realizarse con sumo cuidado. Estos alimentos deben prepararse inmediatamente antes de consumirlos y no guardarlos para más tarde.
  • Es necesario pelar y lavar con agua limpia las frutas y las verduras, especialmente si se van a dar crudas a recién nacidos y niños de corta edad. Aunque no es posible apreciar a primera vista la presencia de químicos y pesticidas en las frutas y las verduras, pueden sin embargo ser muy peligrosos.
  << Página anterior   Página siguiente >>