Facts for Life
Version française | English version      

 

La higiene

Información complementaria

Mensaje fundamental 4:

Utilizar solamente agua que provenga de una fuente segura o esté purificada. Es preciso mantener siempre tapados los recipientes de agua para conservar el agua limpia.

Las familias que disponen de suministro abundante de agua limpia y saben cómo evitar que se contamine con gérmenes sufren menos enfermedades.

Si el agua no está limpia, es posible purificarla hirviéndola o filtrándola.

Entre las fuentes de agua limpia se encuentran los sistemas de abastecimiento por tubería bien construidos y conservados, los pozos entubados, los pozos excavados protegidos y las fuentes. Es posible utilizar agua de fuentes poco seguras, como lagunas, ríos, tanques abiertos o pozos, si se hierve antes de utilizarla. El agua debe almacenarse en un recipiente tapado para conservarla limpia.

Las familias y las comunidades pueden proteger su abastecimiento de agua con las siguientes medidas:

  • mantener los pozos tapados e instalar una bomba de agua
  • mantener bien alejadas las heces y las aguas residuales (sobre todo las procedentes de las letrinas y la limpieza del hogar) de cualquier reserva de agua destinada a cocinar, beber o lavarse
  • construir letrinas por lo menos a 15 metros de una fuente de agua y siempre aguas abajo
  • mantener lo más limpios posible los cubos, cuerdas y jarras que se utilizan para recoger y conservar el agua, guardándolos en un lugar limpio en vez de dejarlos en el suelo
  • mantener apartados a los animales de las fuentes de agua para beber y de las zonas donde vive la familia
  • evitar el uso de pesticidas o sustancias químicas cerca de una fuente de agua.

Las familias pueden mantener el agua limpia en el hogar mediante las siguientes medidas:

  • guardar en un recipiente limpio y tapado el agua para beber
  • tratar de no tocar el agua con las manos sucias
  • sacar el agua del recipiente con una cuchara o una taza limpias
  • poner un grifo en el recipiente de agua
  • impedir que cualquier persona meta las manos en el recipiente o beba directamente del mismo
  • mantener a los animales lejos del agua guardada.

Si hay dudas sobre la seguridad del agua para beber, es preciso consultar a las autoridades.

  << Página anterior   Página siguiente >>