Facts for Life
Version française | English version      

 

La tos, los catarros y otras enfermedades más graves

Información complementaria

Mensaje fundamental 1:

Cuando un niño tiene tos o catarro es preciso arroparlo y procurar que coma y que ingiera abundantes líquidos.

Los recién nacidos y los niños pequeños pierden con facilidad el calor corporal. Cuando tosan o tengan un catarro, es importante mantenerles abrigados y calientes.

Los niños con accesos de tos, catarros, destilaciones nasales y dolores de garganta, pueden recibir tratamiento en el hogar y recuperarse sin medicinas. Deben mantenerse abrigados, pero sin sentir demasiado calor, y deben comer y beber de manera abundante. Los medicamentos deben utilizarse sólo si los prescribe un agente de la salud.

A los niños que padecen fiebre es necesario pasarles una esponja o bañarlos con agua fresca pero no fría. En las zonas donde hay casos frecuentes de paludismo, la fiebre puede ser peligrosa. Es preciso que un agente de la salud examine inmediatamente al niño.

Debe despejarse con frecuencia la nariz de un niño con accesos de tos o catarro, sobre todo antes de alimentarlo o de acostarlo para dormir. Un ambiente húmedo puede ayudar a facilitar la respiración. También puede ser útil que el niño inhale el vapor de una olla de agua caliente pero no hirviendo.

Amamantar a un niño acatarrado o con tos puede resultar difícil. Sin embargo, la lactancia materna ayuda a combatir las infecciones al mismo tiempo que protege el desarrollo del niño. Por ello, es importante que la madre le siga dando el pecho con frecuencia. Cuando el niño no puede succionar, lo mejor es extraer manualmente la leche del pecho y dársela a beber en una taza limpia.

A los niños que no son amamantados, se les debe inducir a comer con frecuencia en pequeñas cantidades. Una vez superada la enfermedad, se debe dar al niño una comida adicional al día durante una semana. La recuperación no puede considerarse completa hasta que el niño no pesa al menos lo mismo que antes de contraer la enfermedad.

La tos y los catarros pueden transmitirse con facilidad. Las personas que tienen accesos de tos o están acatarrados deben evitar toser, estornudar o escupir cerca de los niños.

  << Página anterior   Página siguiente >>