Facts for Life
Version française | English version      

 

La diarrea

Información complementaria

Mensaje fundamental 1:

La excesiva pérdida de líquidos corporales provocada por la diarrea puede causar la muerte por deshidratación. Por ello es esencial que, en cuanto comience la diarrea, los niños reciban líquidos adicionales, así como los alimentos y bebidas habituales.

Un niño tiene diarrea cuando hace una o varias deposiciones acuosas en un solo día. Cuanto mayor sea el número de deposiciones acuosas, más peligrosa será la diarrea.

Algunas personas piensan que beber líquidos puede empeorar la diarrea. Tal recomendación es errónea. Un niño que padezca diarrea debe recibir líquidos con la mayor frecuencia posible hasta que se detenga la diarrea. Beber grandes cantidades de líquidos ayuda a sustituir los fluidos perdidos durante la diarrea.

Líquidos recomendados para un niño con diarrea:

  • leche materna (las madres deben amamantar más de lo normal)
  • sopas
  • agua de arroz
  • jugos de frutas frescas
  • té poco cargado con un poco de azúcar
  • agua de coco
  • agua limpia de una fuente segura. Si existe la posibilidad de que el agua no esté limpia, es preciso hervirla o filtrarla
  • sales de rehidratación oral (SRO) mezcladas con la cantidad apropiada de agua limpia.

Para evitar la deshidratación, el lactante debe recibir leche materna con la mayor frecuencia posible, mientras que los demás niños deben beber la siguiente cantidad de líquidos cada vez que hacen una deposición acuosa:

  • en el caso de niños menores de dos años: entre una cuarta parte y la mitad de una taza grande
  • en el caso de niños de dos años o más: entre media y una taza grande llena.

La bebida debe darse directamente en una taza limpia, nunca con un biberón. Resulta difícil limpiar completamente los biberones y cuando están sucios pueden provocar diarrea.

Si el niño vomita, la persona que lo cuida debe esperar unos diez minutos y luego comenzar de nuevo a darle de beber despacio, con pequeños tragos cada vez.

El niño debe seguir recibiendo una cantidad adicional de líquidos hasta que cese la diarrea.

La diarrea suele terminar al cabo de tres o cuatro días. Si dura más de una semana, las personas encargadas del cuidado del niño deben procurar la ayuda de un agente capacitado de la salud.

  << Página anterior   Página siguiente >>