Facts for Life
Version française | English version      

 

La inmunización

Información complementaria

Mensaje fundamental 3:

Es posible vacunar sin riesgo alguno a un niño que padezca una enfermedad leve, una discapacidad o que se encuentre desnutrido.

Uno de los principales motivos por el que los padres no llevan a vacunar a sus hijos es porque el niño tiene fiebre, tos, catarro, diarrea, o cualquier otra afección de menor importancia, el día que le corresponde recibir la vacuna. Pero lo cierto es que un niño con una enfermedad de menor importancia puede recibir una vacuna sin riesgo alguno.

También es posible que a veces los agentes de salud desaconsejen la vacunación cuando se les lleva a vacunar a un niño discapacitado o desnutrido. Esto es un error. No existe el menor riesgo cuando se vacuna a un niño discapacitado o desnutrido.

Es posible que después de inyectarle la vacuna el niño llore, tenga fiebre o presente una erupción o una pequeña ulceración. Es algo normal. El niño debe recibir leche materna con mayor frecuencia, una alimentación abundante y muchos líquidos. Si el niño tiene fiebre alta, hay que llevarlo a un centro de salud.

Debido a que el sarampión puede ser muy peligroso para un niño desnutrido, es necesario vacunarlo contra el sarampión, especialmente si la desnutrición es grave.

  << Página anterior   Página siguiente >>