Facts for Life
Version française | English version      

 

La nutrición y el desarrollo

Información complementaria

Mensaje fundamental 7:

Durante una enfermedad, el niño necesita comer con regularidad. Después de una enfermedad, el niño necesita tomar por lo menos una comida adicional diaria durante una semana como mínimo.

Cuando el niño está enfermo, sobre todo si sufre una afección diarreica o sarampión, su apetito disminuye y el organismo absorbe menor cantidad de alimento. Si esto se repite en varias ocasiones a lo largo de un año, se retrasará el desarrollo del niño.

Es esencial procurar que el niño siga comiendo y bebiendo mientras esté enfermo. Esto suele resultar muy difícil si el niño se niega a comer. Por ello hay que ofrecerle con insistencia los alimentos que más le gusten en pequeñas cantidades y con la mayor frecuencia posible. La lactancia materna es particularmente importante en este caso.

Es esencial procurar que el niño beba la mayor cantidad de líquidos posible. La deshidratación es un grave problema para los niños con diarrea. Beber muchos líquidos ayudará a evitar la deshidratación.

Si la enfermedad y la pérdida de apetito se prolongan por más de unos cuantos días, el niño debe ser examinado por un agente de salud. Un niño no está plenamente restablecido hasta que no alcanza al menos el peso que tenía antes de iniciarse la enfermedad.

  << Página anterior   Página siguiente >>