Facts for Life
Version française | English version      

 

La nutrición y el desarrollo

Información complementaria

Mensaje fundamental 5:

Los niños necesitan alimentos ricos en hierro para proteger su capacidad física y mental. Las mejores fuentes de hierro son el hígado, las carnes poco grasas, el pescado, los huevos, y los alimentos enriquecidos con hierro o suplementos de hierro.

La anemia –una carencia de hierro– puede poner en peligro el desarrollo físico y mental. Los síntomas de la anemia incluyen palidez de la lengua, las palmas de las manos y la parte interior de los labios, cansancio y dificultades para respirar. La anemia es el trastorno alimentario más frecuente en todo el mundo.

  • Incluso una anemia moderada entre los recién nacidos y los niños de corta edad puede perjudicar el desarrollo intelectual.
  • La anemia entre los niños menores de dos años puede causar problemas de coordinación y equilibrio. Los niños con este trastorno parecen retraídos y tímidos, lo que puede limitar la capacidad del niño para relacionarse con los otros y dificultar su desarrollo intelectual.

La anemia durante el embarazo aumenta la gravedad de las hemorragias y el peligro de infección durante el parto, y por lo tanto es una de las causas más frecuentes de mortalidad derivada de la maternidad. Los recién nacidos de madres con anemia sufren a menudo bajo peso al nacer y anemia. Los suplementos de hierro para las mujeres embarazadas protegen tanto a las mujeres como a sus hijos.

El hierro se encuentra en el hígado, las carnes magras, los huevos y los cereales. Los alimentos enriquecidos con hierro evitan también la anemia.

El paludismo y los parásitos pueden causar o empeorar la anemia.

  • Para evitar el paludismo es necesario dormir bajo un mosquetero impregnado con un insecticida recomendado.
  • Los niños que viven en zonas donde los parásitos son una enfermedad endémica deben recibir dos o tres veces al año un medicamento antiparasitario recomendado. Las buenas prácticas higiénicas evitan los parásitos. Los niños no deben jugar cerca de la letrina, deben lavarse a menudo las manos y deben estar calzados para evitar la infección con parásitos.
  << Página anterior   Página siguiente >>