Facts for Life
Version française | English version      

 

La maternidad sin riesgos

Información complementaria

Mensaje fundamental 3:

Todas las mujeres embarazadas necesitan consumir alimentos especialmente nutritivos y más descanso de lo habitual durante el embarazo.

Una mujer embarazada debe recibir una dieta variada de los mejores alimentos al alcance de la familia: leche, frutas, verduras, carne, pescado, huevos, cereales y legumbres. La ingestión de estos alimentos durante el embarazo no presenta ningún riesgo para la salud.

La mujer que come alimentos ricos en hierro, vitamina A y ácido fólico se sentirá más fuerte y saludable durante el embarazo. Estos componentes se encuentran en la carne, el pescado, los huevos y las verduras, así como en las frutas y las legumbres naranjas o amarillas. Los agentes de la salud pueden administrar a las mujeres embarazadas tabletas de hierro para evitar o tratar la anemia y, en las zonas con escasez de vitamina A, una dosis adecuada de esta vitamina para evitar infecciones. Las mujeres embarazadas no deberían consumir más de 10.000 unidades internacionales (UI) de vitamina A al día, o 25.000 UI a la semana.

La sal que se utilice debe estar yodada. Las mujeres que no consumen suficiente yodo en su régimen alimentario tienen más probabilidades de sufrir abortos espontáneos y pueden correr el riesgo de dar a luz a niños con discapacidades físicas o mentales. El bocio, una inflamación en la zona anterior del cuello, es una señal de que la mujer no recibe la cantidad suficiente de yodo.

Si se sospecha la presencia de anemia, paludismo o parásitos, la mujer embarazada debe consultar con un agente de la salud.

  << Página anterior   Página siguiente >>