Facts for Life
Version française | English version      

 

La maternidad sin riesgos

Información complementaria

Mensaje fundamental 2:

Una persona capacitada para atender un parto, como por ejemplo un médico, una enfermera o una partera diplomada, debe examinar a la mujer por lo menos cuatro veces durante el embarazo y prestar asistencia en todos los partos.

Es preciso prestar atención a todos los embarazos, debido a que siempre existe el peligro de que se presente un problema. Muchos de los riesgos pueden evitarse si la futura madre acude a un centro de salud o a un obstetra capacitado en cuanto crea estar embarazada. Durante el embarazo, todas las mujeres deben someterse a cuatro reconocimientos médicos. También deben ser examinadas durante las 12 horas posteriores al parto y seis semanas después de haber dado a luz.

Si se producen hemorragias o dolores abdominales durante el embarazo, o cualquiera de los síntomas de alarma señalados anteriormente, es preciso consultar inmediatamente a un agente de la salud o una persona capacitada para atender un parto.

La presencia de una persona capacitada que atienda el parto en un establecimiento sanitario y que realice un reconocimiento de la madre durante las 12 horas posteriores al parto, reduce la posibilidad de que la madre o el recién nacido se enfermen o incluso mueran.

Una persona capacitada para atender un parto (un médico, una enfermera o una partera diplomada) contribuye a asegurar que el embarazo sea seguro y el recién nacido saludable, al:

  • controlar la evolución del embarazo con el fin de poder trasladar a la mujer a un hospital para el parto si existen probabilidades de que surja algún problema
  • controlar la posible presencia de hipertensión, que representa un riesgo para la madre y el niño
  • administrar sistemáticamente suplementos de hierro o ácido fólico para prevenir la anemia
  • prescribir la dosis adecuada de vitamina A para proteger a la madre y al recién nacido contra cualquier infección (en las zonas donde haya carencia de vitamina A)
  • detectar cualquier infección durante el embarazo, especialmente infecciones del aparato urinario e infecciones transmitidas por vía sexual, y tratarlas con antibióticos
  • administrar las dos vacunas que protegerán a la madre y al recién nacido contra el tétanos
  • alentar a todas las mujeres embarazadas a que utilicen solamente sal yodada en la preparación de los alimentos para protegerse contra el bocio y proteger a sus hijos de futuras discapacidades físicas y mentales
  • controlar el desarrollo adecuado del feto
  • administrar tabletas contra el paludismo en caso necesario
  • preparar a la madre para el parto y aconsejarla sobre la lactancia materna y el cuidado del recién nacido
  • aconsejar a la mujer embarazada y a su familia sobre el lugar donde debe realizarse el alumbramiento y cómo obtener ayuda en caso de que surja algún problema durante el parto o inmediatamente después
  • ofrecer orientación sobre cómo evitar el contagio de infecciones transmitidas por la vía sexual
  • ofrecer servicios voluntarios y confidenciales de asesoramiento y de detección del VIH. Todas las mujeres tienen el derecho a recibir servicios voluntarios y confidenciales de asesoramiento y de detección del VIH. Las mujeres embarazadas o las madres recientes que estén infectadas, o que sospechen que pueden estar infectadas, deberían consultar con un agente capacitado de la salud para recibir orientación sobre la manera de reducir el riesgo de transmisión al recién nacido y ocuparse de ellas mismas.

Durante el parto, una persona capacitada para atenderlo sabrá:

  • detectar cuándo un parto se está prolongando demasiado (más de 12 horas) y es necesario el traslado a un hospital
  • determinar si es necesario contar con asistencia médica y cómo obtenerla
  • cómo reducir los riesgos de infección (manos limpias, instrumentos asépticos y un espacio higiénico para el parto)
  • qué se debe hacer si el niño se encuentra en una posición incorrecta
  • qué se debe hacer cuando la madre pierde mucha sangre
  • cuándo se debe cortar el cordón umbilical y cómo hacerlo de forma aséptica
  • qué se debe hacer si el recién nacido no comienza a respirar de inmediato
  • cómo secar y mantener caliente al recién nacido después del parto
  • cómo ayudar al recién nacido a empezar la lactancia natural inmediatamente después del parto
  • cómo lograr que el período después del parto sea seguro y cuidar a la madre después del nacimiento del niño
  • cómo administrar gotas en los ojos del niño para evitar que sufra ceguera.

Después del parto, la persona capacitada para atender un parto puede:

  • examinar a la mujer durante las 12 horas posteriores al parto y seis semanas después de dar a luz
  • aconsejar a la mujer sobre cómo evitar o retrasar un nuevo embarazo
  • aconsejar a la madre sobre cómo evitar las infecciones trasmitidas por la vía sexual, como el VIH, o reducir el riesgo de contagio al recién nacido.
  << Página anterior   Página siguiente >>