Facts for Life
Version française | English version      

 

El espaciamiento de los nacimientos

Información complementaria

Mensaje fundamental 1:

El embarazo antes de los 18 años, o después de los 35, aumenta los riesgos para la salud de la madre y del recién nacido.

Unas 515.000 mujeres mueren todos los años por causas asociadas al embarazo y al parto. Por cada mujer que muere, aproximadamente 30 más sufren graves problemas que las incapacitan. La planificación de la familia puede evitar muchas de estas muertes y discapacidades.

Al posponer el primer embarazo hasta que la joven tiene al menos 18 años de edad se asegura que el embarazo y el parto sean más seguros y se reduce el riesgo de que el niño nazca con bajo peso al nacer. Esto es especialmente importante en los países donde el matrimonio a una edad temprana sea la costumbre.

Una mujer sólo empieza a estar físicamente preparada para tener hijos a partir de los 18 años. Hay más posibilidades de que el parto sea más difícil y peligroso para una adolescente que para una mujer adulta. Los hijos de madres demasiado jóvenes tienen muchas más probabilidades de morir antes de cumplir el primer año de vida. Cuanto más joven es la madre, mayores son los riesgos tanto para ella como para su hijo.

Las mujeres jóvenes precisan una asistencia especial para retrasar el embarazo. Las mujeres jóvenes y sus familias deberían recibir información sobre los riesgos del embarazo precoz y la mejor manera de evitarlo.

A partir de los 35 años vuelven a aumentar los riesgos asociados al embarazo y al parto. En el caso de las mujeres mayores de 35 años que ya han tenido cuatro o más embarazos, un nuevo embarazo representa un grave riesgo tanto para su propia salud como para la del futuro hijo.

  << Página anterior   Página siguiente >>