Panorama: Yemen

Debido a la intensificación del conflicto en el Yemen, la infancia necesita ayuda con carácter urgente

Imagen del UNICEF
© AFP/Getty Images/Fazaa
Una mujer desplazada de la provincia de Sa’ada, en la región septentrional del Yemen, con su hijo en brazos en un campamento establecido por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en la localidad de Mazraq, en la región de Hajja.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 9 de septiembre de 2009 - Al cumplirse el segundo mes consecutivo de violento conflicto armado en la región septentrional del Yemen, UNICEF ha exhortado a todas las partes involucradas a que permitan que los organismos de ayuda internacional cuenten con acceso inmediato e incondicional a la población civil atrapada en las zonas de combate.

Pese a que no se tiene información precisa, los observadores consideran elevado el número exacto de las bajas causadas por los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y las tropas rebeldes en la zona de Sa’ada, a unos 240 kilómetros al norte de la capital Sana. Además, se cree que muchas personas han quedado aisladas en la zona donde se llevan a cabo los enfrentamientos armados.

El conflicto que se ha desarrollado de manera esporádica en los últimos cinco años se recrudeció el mes pasado. Los enfrentamientos han provocado el desplazamiento de unas 150.000 personas ahora alojadas en campamentos o con familias de acogida.

“Se supone que la mayor parte de la población desplazada está constituida por niños y niñas”, afirma Sigrid Kaag, Directora Regional de UNICEF para Oriente Medio y África del Norte. “En las actuales condiciones, los desplazados tienen un nivel de acceso extremadamente limitado al agua potable, el saneamiento adecuado, la alimentación y la atención de la salud. Esas personas necesitan techo, alimentos y agua potable”.

Suministros de emergencia

El 4 de septiembre, UNICEF despachó hacia el Yemen tres toneladas y media de suministros médicos y alimentos desde su depósito central, en Copenhague. Ese cargamento contenía alimentos terapéuticos listos para el consumo que se emplearán para tratar la desnutrición grave, y sales de rehidratación oral con las que se combate la deshidratación diarreica.

La población afectada ya ha recibido otros suministros de emergencia, como filtros de agua, bidones, mantas y jabón. UNICEF ha solicitado nuevos fondos por valor de más de seis millones de dólares en el marco de un esfuerzo más amplio de las Naciones Unidas para satisfacer las necesidades de las familias desplazadas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Yemen/2009
En el campamento de desplazados de Mazraq, en la región septentrional del Yemen, varios hermanos esperan a que su madre llene un recipiente con agua potable de un tanque suministrado por UNICEF.

A UNICEF también le preocupa la situación de unos 55.000 niños y niñas yemenitas en edad escolar que se han visto desplazados y que necesitan nuevos entornos de aprendizaje, material escolar y maestros y maestras capacitados.

Graves consecuencias

Resulta evidente que no será posible satisfacer las necesidades de los desplazados si los organismos de ayuda humanitaria no tienen acceso a ellos. Todas las partes en pugna tienen obligación de proteger a los niños y niñas de las enfermedades y la violencia y de cualquier otro tipo de peligro.

“Hemos visto una y otra vez, en lugares como Darfur y Gaza, que cuando se restringe el acceso a la ayuda humanitaria, los civiles pagan las graves consecuencias las, y especialmente los niños y niñas”, señaló Kaag. “Los niños y niñas del Yemen necesitan ayuda con carácter urgente. Tenemos la obligación de brindársela”.


 

 

Búsqueda